Género

Antecedentes

El enfoque del Banco Mundial para la integracion de genero

14 April 2011 | Inside the institutions

El enfoque actual del Banco Mundial sobre la integración de la perspectiva de género promueve el empoderamiento de las mujeres como una "economía inteligente", diciendo que tiene un doble propósito: la igualdad y el desarrollo. Este enfoque, que ignora en gran medida las fuentes no económicas de la desigualdad de género, ha sido criticado por su enfoque limitado impulsado por el mercado.

Desde la década de 1990, el Banco ha abogado por un acercamiento que enfrente la desigualdad de género, basado en un sentido de propiedad del país. La Política Operacional del Banco 4.20 (OP – Operational Policy), introducida en 1994, y su Estrategia de Género 2011, fueron implementadas con la intención declarada de promover el género como tema transversal en todos los sectores (ver Boletín 33). La Evaluaciones Nacionales de Género (CGAs – Country Gender Assessments) fueron introducidas como una herramienta para determinar los sectores prioritarios para la integración de género en los países clientes, por la OP 4.20, y se convirtieron en el "medio principal" para el análisis de género de los países en la estrategia de 2001. Las CGAs fueron diseñadas para ser coordinadas con las Estrategias de Asistencia al País del Banco (CASs – Country Assistance Strategies, ver Boletín 70). Entre los años fiscales 2002 y 2008, las evaluaciones de género se llevaron a cabo en 46 del total de 140 estrategias de país.

El Plan de Acción de Género del Banco (GAP – Gender Action Plan), Igualdad de Género para una Estrategia Rentable, es un plan de cuatro años con US$63 millones, elaborado en 2007 para "mejorar las oportunidades económicas de las mujeres por medio del acceso a los puestos de trabajo, los derechos a la tierra, los servicios financieros, los insumos agrícolas y la infraestructura" (ver Boletín 54). Los compromisos del Banco para la integración de género en el trabajo económico y sectorial (ESW – Economic and Sector Work) fueron priorizados en el marco del Plan de Acción. El ESW es sobre todo la información sobre el país y la recopilación de estadísticas sobre las necesidades de infraestructura existentes, las prácticas gubernamentales y la política económica y social. Alrededor de la mitad del presupuesto de GAP fue a ESW; lo que asciende a un poco menos del 7 por ciento del gasto total en todo el Banco en ESW, entre los años 2003 y 2006, el último período de cuatro años para los que se dispone de estadísticas para la comparación. El GAP se basó en indicadores cuantitativos de desempeño para medir el progreso en la perspectiva de género, tales como "el aumento de la cantidad de crédito disponible para las mujeres en los países específicos" y "el aumento en el número de ESW en los subsectores de infraestructura que realizan un análisis de género."

En 2010, se le dio un presupuesto de US$68 millones a un plan 2011 a 2013, para la transición post-GAP. Se incluyen en este Plan US$2 millones para el Informe de Desarrollo Mundial 2012, que el Banco ha dedicado a la igualdad de género (ver Boletín 72). Se espera que el Informe mantenga el acercamiento polémico del Banco de un enfoque de mercado orientado a la perspectiva de género. El plan post-GAP mantiene el enfoque del GAP en la promoción de la igualdad de género a través del empoderamiento económico de las mujeres, pero fue ampliado para incluir la inversión en la educación y la salud reproductiva como objetivos principales. Aunque menciona a los hombres y los niños vulnerables, el GAP se centra completamente en las mujeres y las niñas.

El plan de transición está constituido de cuatro áreas de acción específica para el trabajo de género: "Estudios económicos y sectoriales y las operaciones", "Creación de conocimiento y participación", "Desarrollo de capacidades para fortalecer la perspectiva de género", y "La participación de la sociedad civil." Al igual que el GAP, los indicadores del plan post-GAP de rendimiento son mediciones de la cantidad de análisis de género en las estrategias nacionales y las estadísticas. Sin embargo no existen indicadores universales dentro del Banco para medir la integración de género en la política y los proyectos relacionados con los préstamos. Una evaluación del IEG de 2009 declaró que la cobertura de género en las operaciones del Banco se incrementó entre 2002 y 2005, pero "se debilitó notablemente" después del año fiscal 2005. La cobertura "adecuada" de las cuestiones de género se redujo tanto a nivel de país/CAS como en los proyectos de 2006 a 2008, en un 60 por ciento y 46 por ciento, respectivamente. El IEG determinó la adecuación de la cobertura de género utilizando medidas cuantitativas y cualitativas específicas, a nivel nacional, de sector y de proyecto. Cada una hizo hincapié en la recopilación y análisis de datos desglosados por género y en el diagnóstico de las principales barreras de género para el desarrollo. Tanto el plan post-GAP, como el GAP, han sido criticados por las ONGs por carecer de un marco de derechos humanos.

La débil aplicación de las políticas de género fue identificada tanto por el Grupo de Evaluación Independiente (IEG, el organismo de control del Banco) como por observadores de las ONGs como un obstáculo importante para la integración de la perspectiva de género (ver Boletín 69). Un informe de 2009 del IEG dice que el sistema de rendición de cuentas de la estrategia de integración de género 2001 no había sido institucionalizado, y que "había pocos o ningún sistema de control en todos los niveles para garantizar la aplicación de la política de género." El Informe del Plan de Transición 2011 a 2013 pide una mayor y más clara rendición de cuentas en su aplicación, en particular en los más altos niveles (directores de país y otros niveles superiores). Sin embargo, todavía no han sido introducidas las políticas específicas para incentivar e insistir en el compromiso de la directiva respecto a la perspectiva de género. En 2008, el Banco clasificó al 0,5 por ciento de su personal como "expertos en género." A nivel corporativo, el número de miembros del personal oficial dedicado al género fue de 16 en 2009, en contraste con los 267 miembros del personal dedicados al medio ambiente en ese año.