Finanzas

Noticias

Persisten las dudas sobre la participación del FMI en el nuevo programa griego

15 February 2017

La canciller alemana Merkel y el director gerente del FMI Lagarde; Crédito: FMI

La canciller alemana Merkel y el director gerente del FMI Lagarde; Crédito: FMI

A medida que prosiguen las negociaciones entre la Troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI) y Grecia sobre un tercer paquete de préstamos de USD 92 millones en 2018 (véase el Observador de verano de 2016), la participación y el papel del Fondo permanecen inciertos. Mientras Alemania ha permanecido firme contra el rescate de la deuda griega, el Fondo pidió un rescate de la deuda “adelantado” e “incondicional” y enfatizó que su participación en el tercer paquete de ayuda dependerá de su evaluación de la sostenibilidad de la deuda de Grecia de EUR 330.000 millones (USD 353.000 millones). Al tiempo que Grecia sugirió recientemente que está feliz de seguir adelante sin el Fondo, Alemania considera su participación en el nuevo paquete políticamente importante y amenazó con bloquear un nuevo acuerdo sin el FMI.

El FMI afirma que no está pidiendo más austeridad

A mediados de diciembre altos funcionarios del FMI publicaron un blog debatiendo la afirmación del gobierno de Grecia de que está presionando por medidas de austeridad adicionales, argumentando que “el FMI no está pidiendo más austeridad” y que “la deuda de Grecia es sumamente insostenible y ninguna cantidad de reformas estructurales la volverían sostenible nuevamente sin un rescate de deuda significativo”. El blog concluye que “si Grecia acuerda con sus socios europeos sobre objetivos fiscales ambiguos, no critique al FMI por ser el que insiste con la austeridad”.

De acuerdo al periódico The Guardian, en diciembre el ministro de finanzas griego declaró que “el FMI no dice toda la verdad cuando afirma que no está pidiendo más austeridad”, y enfatizó que “el FMI estuvo impulsando políticas que obligatoriamente incrementan la desigualdad y al exclusión social – en contradicción con su auto-proclamada meta de crecimiento inclusivo”. Al comentar sobre la presión continua por reformas laborales y de las pensiones adicionales, el ministro de economía enfatizó que “el gasto de Grecia en pensiones y otros subsidios ronda el 70% del promedio europeo y el 52% del de Alemania”.

El FMI no dice toda la verdad cuando afirma que no está pidiendo más austeridadEuclid Tsakalotos, ministro de Finanzas griego

A mediados de diciembre el servicio de noticias Reuters citó a la vocera de la Comisión Europea, Annika Breidthardt, “las instituciones europeas consideran que las políticas del programa del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF) son sólidos y, aplicadas completamente, pueden devolver a Grecia al crecimiento sostenible y permitirle volver a tener acceso al mercado”. El FMI y el MEEF no están de acuerdo sobre el monto del superávit presupuestario exigido, con el FMI argumentando que una exigencia de superávit de 3,5% del PIB en 2018 es inalcanzable sin medidas adicionales contraproducentes y posiblemente insostenibles. EL FMI propuso que Grecia apunte a un 1,5% de superávit.

Un sindicato denuncia casos de violaciones de los derechos humanos vinculados a la austeridad.

En octubre de 2016 la agencia de noticias AP informó que el mayor sindicato de Grecia ha llevado un caso ante el Consejo de Europa alegando que la austeridad de los últimos seis años ha producido violaciones de los derechos humanos, afirmando que las “sucesivas medidas … han erosionado la protección que se ofrece en los convenios colectivos de salarios, recortado el salario mínimo e impuesto recortes repetidos y arbitrarios a los salarios y las pensiones”. Los argumentos del sindicato son consistentes con las conclusiones de Cephas Lumina, relator especial de la ONU sobre deuda externa y derechos humanos, quien luego de su visita a Grecia en 2013 alertó que las “condiciones para el rescate de la Troika están socavando los derechos humanos” (véase el Update 86).