Medio ambiente

Noticias

La política de préstamos del Banco Mundial socava las metas sobre clima

21 April 2017 | Traducción por: Gustavo Alzugaray

Clearing for a coal mine, Kalimantan forest,
Borneo. Credit: Andrew Taylor/WDM

Clearing for a coal mine, Kalimantan forest, Borneo. Credit: Andrew Taylor/WDM

Un informe de fines de enero de la ONG estadounidense Bank Information Center (BIC), junto a socios en Egipto, Indonesia, Mozambique y Perú, mostró que el Banco Mundial está socavando sus compromisos sobre el clima al apoyar incentivos para la inversión en proyectos de carbón, gas y petróleo a través de su mecanismo de Financiamiento de Apoyo para Políticas de Desarrollo (FPD). El FPD representa cerca de un tercio del financiamiento total del Banco y ofrece recursos para programas de políticas y reformas institucionales acordadas por el Banco y el gobierno receptor (véase el Update 82). El informe argumenta que el financiamiento del Banco a través del FPD contradice la meta internacionalmente acordada de limitar el crecimiento promedio de la temperatura mundial a 2ºC.

El informe del BIC observó las medidas del FPD en Egipto, Indonesia, Mozambique y Perú. Descubrió que el programa introduce subsidios al carbón en todos los países, excepto Perú. Por ejemplo, el informe observa que los subsidios apoyados por el Banco para la infraestructura en carbón ayudó a Indonesia a transformarse en uno de los mayores exportadores de carbón del mundo. También muestra algún apoyo del FPD a la energía renovable pero afirma que el Banco podría hacer más. Por ejemplo, mientras que el FPD de Perú ofrece subsidios a las Asociaciones Público Privadas para el desarrollo de infraestructura en petróleo y gas, no incluye planes para proyectos de energía solar o eólica.

La respuesta al informe del Banco Mundial de fines de febrero, lo señaló como “objetivamente incorrecto” con relación a la cartera de energía del Banco y argumentó que “hace una descripción limitada y distorsionada” al observar solamente el PFD “sin el contexto del programa completo”. El BIC hizo otras aclaraciones sobre los hechos contrarrestados por el Banco en un documento de marzo, señalando que el informe “fue producto de una extensa investigación y contrastado con la realidad con varias fuentes, incluyendo personal del Banco Mundial”. Además, aunque el BIC reconoció que el informe solo analiza el PFD y “no pretende representar todas las actividades de apoyo a las iniciativas sobre clima del Banco Mundial”, señaló que tampoco busca “capturar la totalidad del apoyo del Banco Mundial a los combustibles fósiles, incluso [a través de] intermediarios financieros no transparentes” (véase el Observador de invierno de 2017).

Uno de los problemas principales es la negativa del Banco a evaluar de forma adecuada los riesgos sociales y medioambientales de sus políticas de préstamoHarlem Mariño, Derechos, Ambiente y Recursos Naturales

Harlem Mariño, de la ONG peruana Derechos, Ambiente y Recursos Naturales comentó: “Uno de los problemas principales es la negativa del Banco a evaluar de forma adecuada los riesgos sociales y medioambientales de sus políticas de préstamo. Lo vemos en las leyes aprobadas como resultado de la política de préstamos, que promueve la inversión reduciendo la capacidad del Estado para sancionar los abusos medioambientales”.