IFI governance

News

El Banco Mundial y el FMI lanzan revisiones de transparencia

23 April 2009

Los grupos de la sociedad civil sintiéndose muy conscientes de los problemas que tienen para ganar el acceso a la información en el Banco Mundial y el FMI, confían que las revisiones sobre la transparencia y la revelación de este año produzcan una mejora radical.

Las comunidades y los individuos frecuentemente no pueden participar en las decisiones del Banco y tampoco tienen la suficiente información para pedirle una rendición de cuentas.

Por ejemplo, los planes de programación de país del Banco generalmente no son revelados en borrador. Las valoraciones de los proyectos son reveladas solo después de la aprobación, al igual que los documentos para el desarrollo de política – por lo tanto la condicionalidad se mantiene secreta. Realmente no se revela ninguna información durante la implementación del proyecto, y las traducciones de los documentos más importantes tampoco son accesibles. Además los documentos de la asistencia técnica y de los servicios de asesoría frecuentemente son poco claros, o no se logra acceso a ellos. Si desean monitorear la posición de su gobierno con el Banco ¡les deseamos mucha suerte! La Junta del Banco opera en medio de gran secreto: las reuniones son cerradas, solo hay esbozos de minutas, y no hay acceso a las declaraciones del director ejecutivo.

Propuestas del Banco

A mediados de marzo de 2009 el Banco comenzó una revisión de su Política de Revelación con la publicación de un ‘Documento de Acercamiento’, proceso en el cual se aceptan comentarios electrónicos hasta el 22 de mayo de 2009, y además se han planeado muchas consultas en los países, aunque no se ha dado todavía información adecuada sobre los lugares y las fechas. El borrador de la política será publicado para comentarios en mayo/junio de 2009, para su aprobación en una fecha tan temprana como julio de 2009.

El documento articula cuatro principios muy bienvenidos para la base de la nueva política: El máximo acceso a la información; un conjunto limitado de excepciones de revelación; una clara información sobre los procedimientos de solicitud; y el derecho de apelar contra la denegación del acceso a la información. Actualmente el Banco considera que todos los documentos son secretos a menos que estén en una lista especificada. De acuerdo con el nuevo acercamiento, el Banco deberá revelar toda la información que hay en el Banco, con algunos documentos reservados cuando están en la lista de ‘excepciones’ de revelación.

El documento también propone que se revelen los informes de supervisión, los ‘aide memoires’, las revisiones del portafolio de los países, los documentos de evaluación, y los documentos que ya fueron considerados por la Junta.

Desafortunadamente, algunas excepciones propuestas son trazadas en forma general, permitiendo que haya muchas categorías de documentos que permanezcan secretos, socavando el principio del ‘acceso máximo.” Las categorías importantes de información tales como los procedimientos de la Junta, los borradores de documentos, y la información sobre las terceras partes serán debidamente consideradas. El documento propone un proceso de apelación en caso de denegación de las solicitudes, pero el organismo que estará bajo el control de la gerencia no es independiente.

Algunas de estas propuestas reflejan las normas encontradas en los sistemas nacionales de libertad de información, y en la Carta de la Iniciativa de Transparencia Global, para las Instituciones Financieras Internacionales. A pesar de todo lo anterior, el documento deja demasiado espacio para la interpretación y no da suficiente información para la completa evaluación del nuevo acercamiento.

El FMI próximo en la línea

A finales de marzo de 2009, el FMI inició una revisión ya muy retrasada de su Política de Transparencia, pero dio muy poca información sobre el proceso. El Fondo publicó tres cuestionarios – para la sociedad civil, para los participantes del mercado y para los investigadores – donde los comentarios públicos a estos cuestionarios deben ser recibidos antes del 30 de abril de 2009.

La política actual del FMI cubre solo una parte de la información del Fondo. Ha habido pocos documentos publicados en borrador, lo cual ha bloqueado el acceso externo a la toma de decisiones. Revelar los documentos relacionados con el país tales como los informes del Artículo IV, requiere del consentimiento explícito del país miembro para su publicación. Las ‘cartas adjuntas’ secretas (side letters), permiten conservar secreta la información que pueda tener un interés público permanente. El FMI no provee un proceso de garantías sobre cómo manejar las solicitudes de información, como tampoco un proceso de apelación para aquellos a quienes se les ha negado acceso.

Al tiempo que la Junta del FMI publica más información que el Banco a través de las Notas de Información Pública (Public Information Notices), las reuniones del FMI son cerradas y las minutas y declaraciones de los directores ejecutivos se mantienen secretas por 10 años o aun indefinidamente.

El FMI no dio información al público sobre recomendaciones para cambiar su política de Transparencia, y todavía no tiene un plan para publicar un borrador de su política, para que el público pueda comentar antes del final del período. Aparte de una sesión informativa durante las Reuniones de Primavera del Banco/Fondo, el FMI no planea realizar consultas. A pesar de las grandes infusiones de dinero público, el FMI continúa siendo acusado de mantener una actitud arrogante hacia la participación de los actores.