Derechos

Noticias

El Banco Mundial está “forzando grandes represas” a través de Asia

20 February 2006

Durante los últimos años el Banco ha vuelto a apoyar grandes represas, con una financiación de hasta $449 millones en 2005. Los recientes ejemplos de Pakistán, India y China revelan una falta de confianza pública respecto a la afirmación del Banco de que “ha aprendido de sus errores.”

“Forjando el consenso”

El Banco anuncia que apoyará la controversial represa Kalabagh de 3600 megawatts en Pakistán, una vez el Presidente Mujsharraf haya “conseguido el consenso.” El FMI también aprobó la viabilidad del proyecto. Éste forma parte de un plan mayor aprobado por el Banco para construir tres represas en el 2016 para el desarrollo de la agricultura y el crecimiento industrial, y para generar energía hidroeléctrica barata, según se esboza en el reciente informe nacional sobre la Estrategia de Asistencia al Recurso Hidráulico: La Economía del Agua se Está Secando. Ha habido una fuerte oposición a Kalabagh, incluyendo la de los partidos políticos de tres provincias (Provincia de la Frontera Occidental (NWFP), [sigla en inglés NWFP]Sindh y Balochistan). De acuerdo con los manifestantes en una marcha en NWFP, la Provincia de Sindh perderá el suministro del agua del río Indus, y &aacutereas de la Provincia de NWFP se verán sumergidas e inundadas frecuentemente.

Beneficios cuantificables

La ONG canadiense Probe International señala que el Banco Mundial le dio a China el segundo proyecto hidro más grande, la represa Ertan, con una evaluación satisfactoria para el reasentamiento de 46.000 personas, (a pesar de la gran ausencia de datos al respecto). Un informe del Banco en 2005, del Departamento de Evaluación de Operaciones (OED, sigla en inglés) recientemente llamado Grupo Independiente de Evaluación dice que “el reasentamiento parece haber sido exitoso.” Sin embargo, el mismo informe dice que es “imposible cuantificar el grado de progreso (del reasentamiento de Ertan) o el grado de la caída de ingresos de las personas reasentadas” porque no se recolectaron datos de los hogares reasentados. La represa de $2.2 billones, ahora en su octavo año de operaciones recibió más de $1 billón en préstamos y una década de asistencia, el paquete de asistencia más grande extendido por el Banco.

El noreste de la India no está a la venta

Unas 20 organizaciones populares del noreste de la India participaron en una demostración durante la reunión consultiva de dos días sobre los recursos hidráulicos de la región, llevada a cabo por el Banco y el Ministerio del Desarrollo en la región del noreste. Bajo la Iniciativa de la Sociedad Civil en Contra de las IFIs (CSIIFI – Civil Society Initiative Against International Financial Institutions), las organizaciones opusieron un plan que proponía la construcción de 116 represas y demandaron que el Banco se fuera de la región. Se alega que el plan no tiene en cuenta ninguna consideración de los derechos tradicionales que los lugareños y los indígenas tienen sobre la tierra y no consulta a los grupos de la sociedad civil. En octubre de 2005, John Briscoe, quien era el Consejero Senior del Agua en esa época para el Sur del Asia, anunció la decisión del Banco de “aumentar los préstamos a la India con respecto al agua, de $200 millones al año a $1 billón al año durante los próximos cuatro años.” Los detalles se encuentran en el borrador del Informe de la Economía Hidráulica de la India: Preparándose Para Un Futuro Turbulento. El informe ha recibido fuertes críticas tanto dentro de la India como internacionalmente. Himanshu Thakkar, coordinador de la Red Surasiática Represas, Ríos y Gente, dijo “la abogacía del Banco no está informada por una revisión creíble del estado o del desempeño de las facilidades de almacenamiento del agua en la India.”

¿Resuelven las grandes represas el cambio del clima?

Durante la Cumbre del Clima en Montreal, el Banco refutó las críticas de que había fracasado en “tomar el liderazgo para crear un nuevo marco de trabajo para una energía limpia para el desarrollo,” que había convenido en la cumbre de los G8, reclamando que había más que duplicado sus inversiones en energía renovable y eficiencia de la energía (RE & EE – Regards to investments in renewables and energy efficiency) durante el año pasado. El Banco luego se contradijo en un informe de diciembre de 2005, en el cual reveló que el 60% de su supuesto apoyo de RE & EE, fue de hecho invertido en los grandes proyectos de represas. Patrick McCully de la ONG Red Internacional de Ríos (International Rivers Network) concluyó: “En vez de promover el rápido escalonamiento de la inversión tan necesitada en tecnologías de energía renovable, el Banco Mundial está regresando a sus viejos malos hábitos de forzar las grandes represas. Esto ni va a ayudar al clima, ni va a entregar los sistemas de energía descentralizada y barata necesarios para proveer electricidad a 1.6 billones de personas que no la tienen.”