Rendición de cuentas

Noticias

Ayuda por Comercio: la “distracción” de un mal arreglo

20 February 2006

El consenso entre los observadores de la sociedad civil fue que los acuerdos conseguidos en diciembre de 2005 en Hong Kong en la reunión de los Ministros de Comercio de la Organización Mundial del Comercio (OMC), fueron un mal arreglo para los países en desarrollo, y que el Plan de ‘Ayuda por Comercio’ apoyado por las IFIs fue una ‘gran distracción.’

En el período anterior a la reunión ministerial, el Departamento de Comercio del Banco Mundial emitió la última de una serie de publicaciones sobre las charlas de comercio multilaterales, titulada ‘Comercio, Doha y el Desarrollo: Vista sobre los Asuntos desde la Ventana’. En este documento se explicaba por qué el Banco se había visto forzado a retractarse de su estimativo relacionado con los beneficios de un acuerdo para los países en desarrollo, diciendo que una de las razones principales para el ajuste fue que “las economías más protegidas habían estado creciendo más rápidamente que aquellas menos protegidas.”

Aunque la mayoría de los países en desarrollo sacó algo de la reunión, los puntos más importantes sobre los artículos manufacturados y los servicios fueron contrarios a sus intereses. Aileen Kwa, de Foco sobre el Sur Global, cree que el acuerdo “forzará a los países en desarrollo a proveer a los inversionistas extranjeros los mismos derechos que tienen los nacionales. Esto congelará la habilidad de los nacionales para desarrollar sus propios sectores de servicio.”

Durante las reuniones anuales de septiembre, el Banco Mundial y el FMI anunciaron que los elementos claves de su agenda ‘Ayuda por Comercio’ reempaca planes ya existentes para el aumento de préstamos relacionados con el comercio, la asistencia técnica y el apoyo para los costos de ajuste (ver Boletín 48). En Hong Kong los países industrializados se unieron al coro de ‘Ayuda por Comercio’, con UE, EUA y Japón anunciando grandes aumentos en sus gastos.

El Instituto para la Política de Comercio Agrario (IATP – Agricultural Trade Policy) llamó al paquete ‘Ayuda por Comercio’ una “importante distracción.” Otros críticos del arreglo ‘Ayuda por Comercio’ han subrayado la falta de nuevo dinero disponible y el hecho de que la mayor parte de éste está en la forma de préstamos que hundirán más a los países en la deuda. Añadiendo que la ayuda no es un sustituto de reglamentaciones comerciales multilaterales fuertes que prevengan el ‘dumping’ y protejan el derecho de los países para diseñar políticas domésticas de acuerdo con las necesidades de sus gentes.

A pesar de semejantes aprensiones, al Director General de la OMC se le instruyó en la declaración ministerial que consultara con las IFIs y con las organizaciones internacionales relevantes, sobre cómo asegurar los recursos financieros adicionales para la ‘Ayuda por Comercio’, y además deberá crear un grupo de trabajo que “produjera recomendaciones sobre cómo ejecutar la ‘Ayuda por Comercio.’ El grupo de trabajo presentará sus recomendaciones en julio de 2006. Este grupo es adicional a aquel que trabajará en el Marco de Trabajo Integrado (IF) para la asistencia técnica (una iniciativa multiagencia para coordinar a los ministerios nacionales, a los donantes y las agencias multilaterales en la provisión de la construcción de capacidades relacionadas con el comercio, (ver Boletines 38 y 34), el cual deberá presentar sus recomendaciones para abril de 2006.