Condicionalidad

Noticias

Cancelación de la deuda del FMI: un acuerdo victorioso

23 February 2006

En diciembre de 2005, la Junta del FMI aprobó la cancelación del 100 per cent de la deuda de 19 países bajo la Iniciativa Multilateral de la Cancelación de la Deuda (Multilateral Debt Relief Initiative – MDRI) por un total de $3.3 billones. Los 19 países que calificaron fueron: Benín, Bolivia, Burkina Faso, Cambodia, Etiopía, Ghana, Guyana, Honduras, Madagascar, Mali, Mozambique, Nicaragua, Níger, Rwanda, Senegal, Tajikistán, Tanzania, Uganda y Zambia. Para este grupo de países, los pagos de la deuda al FMI se suspendieron en enero del 2006.

Habrá otros paises que serán elegibles para la cancelación bajo el MDRI una vez hayan calificado como Países Pobres Muy Endeudados (PPME), (Heavily Indebted Poor Country – HIPC). Esto incluye a diez países que en el momento están en medio del proceso PPME (Burundi, Chad, la República Democrática del Congo, Gambia, Guinea-Bissau, Malawi, Santo Tome y Príncipe, Sierra Leona, Camerún and Guinea). Hay otros países que aún podrían calificar para el programa PPME bajo la ‘cláusula del crepúsculo’ (sunset clause), que expira a finales de 2006. Una lista revisada de los países que calificarán para el alivio de la deuda bajo la ‘cláusula del crepúsculo’ basada en los niveles de finales de año será presentada a la Junta en febrero de 2006.

Njoki Njehu, Director de la Red de Solidaridad Africa en Acción (Solidarity Africa Network in Action) proclamá “esta es una victoria para las personas en los 19 países que finalmente van a tener la oportunidad de liberarse de la esclavitud de la deuda. Sin embargo, hay docenas de otros países que también necesitan el 100 per cent de la cancelación de la deuda multilateral pero que fueron dejados por fuera de este acuerdo. Continuaremos haciendo campaña por la justicia completa para la gente empobrecida y oprimida por deudas ilegítimas.” Los activistas continuarán oponiéndose a lo que ellos consideran que son condiciones económicas onerosas impuestas a los países que califican para el programa PPME.

A los países elegibles se les hizo pasar un ‘examen de salud’ asegurándose de que: el desempeño macroeconómico no se había ‘deteriorado substancialmente’ desde que se completó el programa PPME; se había instalado una Estrategia de Reducción de la Pobreza; y de que hubiera sistemas operando el manejo de los gastos públicos. Antes del anuncio al final del arreglo, existían inquietudes iniciales sobre la presión ejercida por varios países donantes para imponer ciertas condiciones sobre los países antes de recibir el alivio a la deuda, y luego temores de que por lo menos unos 6 países no pasarán el ‘examen de salud’ del FMI. Sin embargo estos argumentos no fueron de gran impacto ante la Junta del FMI.

Mauritania fue el único país que no pasó el ‘examen de salud’. Mientras el FMI rehusó declarar públicamente sus razones de excluir a Mauritania, algunos documentos FMI internos que se filtraron argumentan que había un “deterioro substancial” en la formulación del presupuesto y en el seguimiento de los gastos públicos. Se rumora que el régimen anterior falsificó la información dada al FMI para satisfacer las condiciones para llegar al punto de ingreso al nivel PPME. El actual primer ministro de Mauritania, Sidi Mohammed Weld Bu Bakker, bajo una Junta Militar que tomó el poder en agosto pasado, le pidió una prórroga al FMI. El dijo que “a la gente de Mauritania no se le debía responsabilizar por los errores cometidos por el régimen anterior.” El congresista de EUA, Bennie Thompson, durante su visita de final de año a Mauritania prometió “hacer todo lo posible para conseguir la cancelación de la deuda de Mauritania al FMI y al Banco Mundial.” Habrá un período de prueba de seis meses durante el cual el FMI monitoreará la política económica de Mauritania.

El FMI está usando sus propios recursos para cubrir la anulación de la deuda. Será financiado a partir de tres fuentes: la Facilidad para el Desarrollo Económico y la Reducción de la Pobreza (Poverty Reduction and Growth Facilities – PRGF), el fideicomiso PPME, la cuenta de ingresos de la venta del oro del FMI, y la cuenta del subsidio PRGF (que subvenciona la tasa de interés de los préstamos para los prestatarios más pobres). Para que el FMI pueda prestar los fondos PRGF restantes a la tasa de interés reducida, los donantes necesitarán reemplazar los fondos tomados de la cuenta del subsidio PRGF – el personal de FMI estima que se necesitan $285 millones.

El Banco Mundial: menos y más tarde

No se espera que el Banco Mundial entregue su parte de la cancelación de la deuda hasta julio de 2006, pues dice que iniciar la cancelación de la deuda antes de principios del año fiscal de 2007, interrumpirá las asignaciones de la Asociación Internacional de Desarrollo (IDA – International Development Association). La evaluación de cuáles países calificarán para la cancelación de la deuda del IDA estará incluida en un documento a ser elaborado antes de finales de marzo de 2006. El documento también esbozará cómo los donantes compensarán al IDA por las pérdidas que sufrirá como consecuencia del plan de la cancelación de la deuda.

Desafortunadamente, la fecha límite para la deuda incluida en la iniciativa fue fijada para finales de 2003. Esto significa que solo las deudas contraídas hasta diciembre de 2003 serán elegibles para cancelación por el IDA. Por otro lado, la fecha límite del FMI fue el final de 2004. La Red Europea sobre la Deuda y el Desarrollo (EURODAD) dijo que esto muestra -que para los donantes el punto es cuánto les va a costar el plan, más que un compromiso real de liberar tantos recursos como sea posible para invertirlos en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).