Condicionalidad

Noticias

Leyendo del guión

El PSI del FMI invade a África

16 February 2007

Las decisiones de Ghana y Tanzania de utilizar el Instrumento de Apoyo a la política (PSI – Policy Support Instrument) reflejan el éxito del FMI al convencer a los países para aceptar la condicionalidad sin ninguna financiación, a pesar de las evidencias de Uganda y de todos lados las cuales muestran que las condiciones del PSI son numerosas y obligatorias.

El PSI, inaugurado en octubre del 2005, (ver Boletín 48), ha sido diseñado para países de bajos recursos que no necesitan financiación pero aceptan la participación del Fondo y su consejo en la elaboración de las políticas. A pesar de que no proporciona fondos, el PSI requiere condiciones que son actualizadas cada seis meses durante las revisiones del programa. El PSI también sirve al dar indicaciones a los donantes de que el FMI respalda el programa económico del país. Se supone que el PSI, como el Instrumento para el Crecimiento Reducción de la Pobreza (PRGF – Poverty Reduction and Growth Facility) toma sus condiciones del Documento Estratégico de Reducción de la Pobreza del país.

Ghana anunció su decisión de no negociar otro PRGF en mayo del 2006 (ver el Boletín 51), por la excesiva condicionalidad relacionada con los niveles de deuda gubernamental. Sin embargo, como seguimiento al PRGF, el Ministro de Finanzas, Kwadwo Baah-Wiredu, optó por permanecer dentro de los límites de la condicionalidad al adoptar el PSI del FMI. En el informe del presupuesto para el 2007 publicado en noviembre del 2006, Baah-Wiredu dijo que el “Gobierno ve esto como un momento decisivo en la historia económica de Ghana y se acercará a él con todas las precauciones necesarias.” Sin embargo, al justificar la decisión de utilizar el PSI, el informe del presupuesto copia casi la mitad de su texto, palabra por palabra, de la hoja de información del FMI sobre el PSI. Todavía no está claro cuándo empezarán las negociaciones del PSI o si las condiciones sobre la deuda externa serán incluidas en el programa PSI.

De acuerdo con Taaka Awori, un miembro del Foro de Pobreza y Crecimiento, una coalición de ONGs de desarrollo ghaneses, normalmente no hay consulta previa con la sociedad civil sobre tales decisiones. Ella dice: “No está claro cuáles son las implicaciones de esta medida para la reducción de la pobreza o la participación de la sociedad civil en Ghana.” Awori piensa que esto es algo que las organizaciones de la sociedad civil examinarán este año.

Tanzania lista para Alistarse

Las negociaciones PSI concluyeron en Tanzania durante la revisi ón final del PRGF en septiembre del 2006. Se esperaba que la Junta Ejecutiva del FMI hubiera aprobado el PSI en enero del 2007, pero la reunión de la Junta ha sido inexplicablemente retardada hasta Febrero. Tanzania se convertirá en el cuarto país en usar el PSI después de Nigeria, Uganda y Cabo Verde (ver Boletines 48 y 52).

A pesar de la demora, el PSI es un hecho consumado pero sus implicaciones no son claras. El Parlamento de Tanzania y las OSC no han considerado todavía las condiciones implícitas en el programa y no las podrán ver sino hasta que la Junta del FMI apruebe el programa. El periódico East African comentó: "en vez de ofrecer apoyo financiero, el papel del FMI más bien será de agencia internacional calificadora que le dice a las otras agencias donantes si deben prestar o no a Tanzania… Por lo tanto, aún sin recibir fondos del FMI, el país aún estará sujeto a las condicionalidades del FMI."

Rose Mushi, la Directora Nacional de ActionAid Tanzania, le dio una bienvenida con reservas a la medida que Tanzania acaba de tomar pues ayuda a terminar la dependencia financiera del FMI por parte del Gobierno. Sin embargo advirtió: "eso dependerá de la capacidad del Gobierno de Tanzania de negociar el consejo político con el FMI."

¿Se fortalece la condicionalidad?

Mientras algunos ven el PSI como una versión más suavizada de cómo se involucra el FMI en la política económica de los  países en desarrollo, no está claro si esto es verdad. Un estudio de seis documentos disponibles del programa PSI publicados – dos de Uganda, tres de Nigeria y uno de Cabo Verde – revelan que en promedio los acuerdos contienen 12 condiciones estructurales (criterios de evaluación o ‘benchmarks’). Esto se compara desfavorablemente con la revisión de las condiciones del PRGF llevada a cabo por la ONG belga Eurodad en el 2006, la cual encontró un promedio de 11 condiciones estructurales por cada documento PRGF revisado. En la revisión de cada documento PSI de Nigeria hay tres condiciones de privatización, las cuales constituyen unas de las formas más controversiales de las condicionalidades de la política económica.

El FMI parece dispuesto a utilizar el proceso PSI para convencer a los países de seguir sus prescripciones políticas, aunque ya no está en posición de negar financiación. En Uganda la misión de revisión FMI expresó desaprobación de un plan gubernamental de préstamos rurales. El East African reporta que el Plan Bonna Bagagawale, un nuevo programa diseñado para dar préstamos subsidiados a las personas pobres en Uganda, fue denominado por el Banco como de “préstamo directo".

En diciembre del 2006, la Junta del FMI completó su primera revisión semestral del PSI ugandés, y prolongó la duración del programa de 16 meses a tres años. Sin embargo, en el anuncio público de la decisión el Director Diputado en funciones Akatoshi Kato dijo: “será importante para el Gobierno evitar dar préstamos directos.” Como parte de los compromisos del PSI, el Gobierno se había comprometido a no financiar cooperativas rurales de crédito.

El Jefe de la División del FMI en Uganda, John Green, indicó que el programa PSI apoya la provisión de crédito rural y la expansión de servicios en las áreas rurales, pero en el momento de la misión del FMI, las propuestas tempranas del Gobierno no estaban bien definidas dentro de los límites del presupuesto. Sin embargo, y a pesar de las preocupaciones del Fondo, parece que el programa sigue adelante. Ruhinda Maguru, un oficial de Microfinanzas del Ministerio, defendió la decisión del Gobierno diciendo que el plan no era de préstamos directos: “El Gobierno mira el Plan Bonna Bagagawale como una forma de cerrar la brecha ocasionada por el fracaso del mercado de proveer servicios financieros con tasas de interés asequibles  en áreas que no alcanzan a ser atendidas por el sistema bancario.” Existen indicaciones de que el Ministro está tratando de atraer el apoyo de los países donantes para expandir el programa, el cual será implementado a través de la red de oficinas del servicio postal en vez de utilizar las cooperativas rurales de crédito tradicionales.

Soren Ambrose de la ONG keniana Red de Solidaridad Africana (Solidarity África Network) cuestiona la razón de haber adoptado el PSI, diciendo que es más útil para los políticos que “usan el PSI como un punto político de orgullo – pueden ufanarse de que están progresando al independizarse del FMI. Sin embargo las condiciones continúan igual, y siguen siendo igual de estrictas.”