Tierra

Noticias

CIF: ‘Cowboys’ en el Amazonas

18 April 2007

En marzo del 2007 la CIF (Corporación Internacional Financiera parte del Banco Mundial -International Finance Corporation) aprobó $90 millones como contribución para los $424 millones del programa de expansión y modernización del procesador líder brasileño de cuero y de res Bertin Ltd. Los informes procedentes de las ONGs brasileras e internacionales reportan que este proyecto fue aprobado a pesar de la gran oleada de oposición en el país, ya que no cumple con muchas de las políticas de salvaguardas de la CIF y del Banco Mundial. Probablemente empeorará la deforestación del Amazonas, producirá más emisiones de gas de invernadero y además apoya a una compañía que está siendo investigada por fraude. A pesar de eso, la CIF ve este proyecto como una oportunidad de “trabajar con una compañía líder del sector privado para enfrentar los asuntos ambientales y sociales más serios de la región amazónica del Brasil.”

Una carta de marzo del 2007, elaborada por más de 30 ONGs y movimientos sociales del Foro Brasilero de ONGs y Movimientos Sociales (FBOMs), dice que de acuerdo con los estudios utilizados por la CIF, el incremento anual proyectado en ganados del matadero en Marabá de Bertin – el único aspecto sujeto de una evaluación ambiental – llevará a la deforestación de unas 270.000 a 320.000 hectáreas de selva. Esto violaría tanto la ley nacional como el dictado federal de la Directiva de Selvas Sostenibles del gobierno, lanzado en febrero del 2007. Roberto Smeraldi de FBOMs añade: “Si se lleva a cabo este incremento planeado en la forma usual comercial de expansión de pastos, sin los controles efectivos, esto llevaría a la deforestación de un área de selva más o menos del tamaño de Jamaica.”

Un informe de la ONG de EU, Sierra Club, presentado a la Junta de la CIF en febrero del 2007 y firmado por 12 ONGs internacionales del medio ambiente y el desarrollo, se refiere a este plan diciendo que es “un proyecto de alto riesgo para producir: reses, cuero, alimento para mascotas y juguetes para perros – lo cual no justifica el enorme costo e impacto ambiental y social.” Las ONGs recordaron a la CIF su responsabilidad de asegurarse de que sus decisiones de inversión sean consistentes con los intereses del Banco Mundial de combatir las emisiones de gas de invernadero y el cambio climático y urgieron a la CIF para que financiara proyectos agrícolas de menor riesgo, particularmente aquellos que apoyan a los pequeños granjeros. Las ONGs recomendaron a la CIF que comisionara un estudio a ser realizado bien por el Consejero de Cumplimiento Ombudsman (CAO – Compliance Advisor Ombudsman) del Banco, o por su Grupo de Evaluación Independiente para estudiar el impacto del sector ganadero en el cambio climático y sus implicaciones para las inversiones de la CIF en la agroindustria. Otros resultados del informe de las ONGs incluyen:

  • La CIF ha ignorado sus propios requisitos para proyectos que generen 100.000 toneladas anuales equivalentes o más, de CO2 – las emisiones proyectadas de Bertin son de 9.360.000 toneladas de CO2 al año.
  • La información revelada sobre la evaluación ambiental y el impacto social de Bertin es extremadamente inadecuada, ya que subestima el riesgo de deforestación del proyecto y falla al no estipular las medidas de mitigación necesarias. La evaluación de Bertin solo ha tenido en cuenta los impactos sociales y ambientales de una fracción del proyecto total.
  • Bertin, compañía que está siendo procesada por el gobierno brasilero, ya pudo haber violado nuevos reglamentos sobre fraude y corrupción adoptados por la CIF en enero del 2007.
  • No se le está exigiendo a Bertin que cumpla con los estándares de desempeño de la CIF sino hasta un tiempo después del desembolso de la inversión.
  • Este proyecto contradice directamente la inversión del Banco Mundial de aproximadamente US$1.400 millones en 19 proyectos de conservación y amazónica y de la biodiversidad.

Después de la aprobación del proyecto, una carta de FBOMs dirigida a la CIF señala las graves inconsistencias entre la información técnica presentada a la Junta de la CIF el 8 de marzo del 2007, y el documento oficial del proyecto publicado el 1 de marzo del 2007. Las inconsistencias radican en el cronograma para el cumplimiento legal mínimo de la compañía y el número de mataderos y plantas de subprocesamiento que la compañía opera en el Amazonas, número que fue reducido en la información técnica presentada a la Junta. Esa sesión informativa en la que se basó la Junta de la CIF para dar su aprobación del proyecto, dice que la compañía tiene “un matadero, y dos plantas de subprocesamiento en el Amazonas.” Sin embargo un anexo del documento oficial del proyecto habla de tres curtidurías, dos mataderos y una facilidad no especificada en áreas críticas del Amazonas.