Gobernanza de las IFI

Noticias

Renovación de la gobernabilidad del FMI: pintura fresca y cimientos en descomposición

11 April 2008

Los accionistas del FMI han dilapidado la voluntad política existente de llevar a cabo una reforma a la gobernabilidad de la institución al haber realizado solo cambios marginales que no lograrán modificar el equilibrio de poder.

Hace más de dos años que los miembros del Fondo vienen discutiendo acerca de cómo reformar la fórmula que determina los derechos de voto en la institución (ver Update 51). Buena parte del encono ha sido con Europa que ha representado un obstáculo para el logro de rápidos avances. Finalmente el directorio del FMI aprobó un acuerdo a fines de marzo, el cual a su vez fue enviado para aprobación a la junta de gobernadores de la institución. El incremento total para los países en desarrollo, si los gobernadores aprueban la resolución, es tan solo de 1,6 puntos porcentuales, lo cual implica que los países ricos, que representan aproximadamente al 15 por ciento de los miembros del FMI, continuarán ejerciendo el 60 por ciento de los derechos de voto.

La fórmula final para el cálculo de cuotas incluía cierta utilización del PBI calculado sobre la base de la Paridad del Poder Adquisitivo (PPA) – una demanda fundamental de los países en desarrollo – como parte del aumento de peso del PBI dentro de la fórmula. La nueva fórmula continúa utilizando la apertura comercial, que el grupo de 24 países en desarrollo (G24) ha calificado repetidamente de defectuosa dado que se halla altamente correlacionada con el PBI y tiende a favorecer a los pequeños países ricos con mucha actividad comercial. Al igual que antes, la fórmula emplea la variabilidad del comercio y los flujos de inversión así como la cantidad de reservas internacionales. También se ha introducido un pequeño factor de compresión. El tamaño total de las cuotas se verá incrementado un 9,5 por ciento, distribuyéndose solo las cuotas nuevas de acuerdo con esta fórmula y utilizándose varios mecanismos para determinar qué países son candidatos a recibir aumentos.

"En lo inmediato, es mejor apostar a 'nada' que a 'algo' inadecuado

Si se ajustara automáticamente la totalidad de las cuotas de acuerdo con la nueva fórmula, la ponderación del voto se inclinaría a favor de los países ricos a costa de los países de pequeño y mediano ingreso, un problema que ya se había identificado en el año 2006 (ver Update 53). Para alcanzar la meta comprometida de aumentar la ponderación del voto de los países en desarrollo, los votos básicos que se otorgan en base a una cantidad fija a cada miembro del Fondo, habrán de pasar del 2,1 al 5,5 por ciento del total. De todos modos esto los deja muy por debajo del nivel más alto de casi el 16 por ciento.

Adicionalmente, Estados Unidos desistirá de cualquier aumento de cuota. En 2006 se comprometió a no incrementar sus cuotas más allá del nivel establecido en la resolución previa a la reunión de Singapur. En la negociación final, fuentes oficiales informaron al Proyecto Bretton Woods que aceptaban mantenerse en el nivel algo inferior de cuotas que tenían en la actualidad pero esperaban a cambio que todos los demás países integrantes del directorio se abstuvieran de reclamar públicamente con respecto al acuerdo final.

Ralph Bryant, académico de la Institución Brookings con sede en Washington, calificó a este arreglo de inadecuado: “La imagen a tener en mente es la de un edificio de muchas décadas que necesita grandes arreglos y una remodelación. La plomería es añeja y debe ser urgentemente renovada. El techo gotea en algunos sitios. Se han encontrado termitas en las vigas de soporte del sótano. Lo que se ofrece, esencialmente, es una mano de pintura fresca en el hall de entrada y el arreglo de algunos vidrios rotos de los ventanales que dan a la calle”.

Uno de los pocos funcionarios que se mostró dispuesto a realizar comentarios fue Yash Tandon, director del South Centre, una organización intergubernamental de países en desarrollo con sede en Ginebra. Tandon recibió con agrado que se reconociera la necesidad de realizar cambios pero sintió que los mismos “no van lo suficientemente lejos como para subsanar el desequilibrio de gobernabilidad en el FMI. Lo que se propone es muy poco y mantiene el control de los países desarrollados sobre el FMI. .La verdadera cuestión es cómo los países en desarrollo pueden tener mayor ‘voz’ en lo que refiere a definir la manera de manejar la institución. Esto implica que también se deben abordar otros aspectos en materia de gobernabilidad del Fondo”.

La junta de gobernadores todavía debe aprobar el acuerdo, lo que se espera tendrá lugar a fines de abril. Debido a que altera el Convenio Constitutivo del FMI, el acuerdo también debe ser ratificado por las legislaturas de algunos estados miembros, como Estados Unidos. Esto deja abierta una posibilidad de que pueda ser rechazado.

Hay noticias que indican oposición dentro del directorio de parte de algunos mercados emergentes que llevan las de perder, a saber Rusia, Irán, Egipto, Indonesia y Kenia. Sin embargo, admiten que las reformas habrán probablemente de seguir adelante. La mayoría de los países en desarrollo consideran que se trata del mejor acuerdo posible en este momento por lo cual se han conformado con cambios menores. Bryant preferiría una mayor resistencia, expresando en un documento técnico del G24: “En lo inmediato, es mejor apostar a ‘nada’ que a ‘algo’ inadecuado”.

La reforma del directorio sigue fuera de la mesa

Parte del problema es que la reforma de las cuotas está siendo discutida en forma aislada de otros elementos inherentes a la reforma en materia de gobernabilidad. Al tiempo que el dominio europeo sobre el directorio se convierte en un tema candente, la reforma de las cuotas se acordó sin llegar a ningún arreglo en lo que respecta al tema de la representación.

En un discurso pronunciado en febrero, el subsecretario del Tesoro para asuntos internacionales, David McCormick, lanzó un disparo de aviso contra Europa: “El directorio ejecutivo es simplemente demasiado grande, demasiado ineficiente, demasiado costoso, y no es para nada representativo. exhortamos a los demás países a trabajar con nosotros para reducir el número de asientos en el directorio del Fondo. al hacer esto, deberíamos mantener el número de asientos correspondiente a los países en desarrollo y mercados emergentes. También abogamos por una reforma del Convenio Constitutivo de modo que todos los miembros del directorio ejecutivo resulten ‘electos’, aboliendo de esta forma la práctica actual de ‘asientos designados’ para los cinco mayores accionistas”.

Sin mencionar a Europa, McCormick apuntó al continente. El hecho de poner fin a la designación de asientos facilitaría una consolidación de la representación en el caso de los tres países europeos que ocupan dichos asientos: el Reino Unido, Francia y Alemania. Ted Truman del think tank estadounidense Petersen Institute concluyó asimismo que: “todos sabemos lo que se debe hacer para salir de este atolladero: una drástica consolidación de la representación europea”. Las ONG de toda Europa han estado presionando sobre este punto tanto en las capitales como en las instituciones de la Unión Europea en Bruselas.

El Parlamento europeo coincidió con esto en el año 2006 (ver Update 50) y ahora el comisionado de la Unión Europea para Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia – lo más parecido a un ministro de economía que tiene la UE – pronunció un discurso en enero en el que reconoció la necesidad de moverse más rápidamente. “Lograr un asiento único como zona del euro en los foros internacionales ha sido hasta ahora considerado como un objetivo a largo plazo. Pero el mundo se está moviendo más rápido y debemos reconsiderar nuestro cronograma. no podemos evitar presionar a los estados miembros para que sigan adelante con este asunto”. No obstante, el cronograma de Almunia, fijado en años y no meses, parece timorato.

Todavía quedan por resolverse otras cuestiones en materia de gobernabilidad. A los directores ejecutivos africanos se les asignó un subdirector adicional, incrementando así su capacidad para manejar una mayor carga de trabajo, pero el congelamiento del presupuesto implica que esto tendrá probablemente que compensarse con una menor cantidad de asesores. La renuncia del ex ministro de economía italiano, Tommaso Paddoa-Schioppa, al cargo de presidente del Comité Financiero y Monetario Internacional (CFMI), a raíz del colapso de su gobierno en Italia, podría impulsar al CFMI a finalmente otorgar la presidencia a un país en desarrollo (ver Update 58). Sin embargo, la demora en realizar una revisión a la política de transparencia del Foro ha provocado el encono de la sociedad civil que ha enviado una nota al director gerente de la institución, Dominique Strauss-Kahn, protestando por haber sido excluida del proceso de reforma del FMI.