Los papeles del BM/FMI

Noticias

Reflexión sobre el rol del Banco Mundial en los estados en conflicto

1 julio 2008

Un nuevo informe de la ONG International Alert saca conclusiones sobre el trabajo del Banco en Burundi, Nepal y la República Democrática del Congo

Una evaluación de 2006 del Grupo Independiente de Evaluación (IEG – Independent Evaluation Group) sobre el trabajo del Banco en los países frágiles (ver Boletín Update 53) formuló preguntas serias tanto sobre la forma como el Banco está organizado internamente para trabajar con estados frágiles, como sobre el sistema que utiliza para asignar recursos. Desde entonces «la fragilidad y el conflicto» fueron identificados como uno de los seis ‘temas estratÚgicos’ por el Presidente del Banco, Robert Zoellick.

El Banco respondió con una serie de cambios internos. Los países de bajos ingresos bajo estrÚs y los equipos de prevención y reconstrucción fueron unidos en el 2007 para formar el Grupo de Países Frágiles Afectados por el Conflicto; sus fideicomisos de fondos acompañantes tambiÚn están siendo fusionados para crear el Fondo Estado y Constructor de la Paz (SPF – State and Peace-Building Fund). Se planea un total de $100 millones en la financiación del Banco Mundial para el SPF en los años fiscales 2009-2011, para ser suplementado por los donantes. Un Equipo Sobre el Conflicto, los Estados Frágiles y el Desarrollo Social ahora fue instalado en la vicepresidencia regional de África. TambiÚn se estableció un ComitÚ de Directores Ejecutivos para discutir los ‘países específicos en crisis’. Finalmente, durante un viaje en enero de 2008 a los países africanos, Zoellick dijo que el Banco tiene que buscar «alguna forma para conseguir capital privado adicional» para los países recobrándose del conflicto, pero no es claro cómo.

El informe de International Alert da la bienvenida al aumento del interÚs del Banco, al tiempo que se pregunta si los sistemas internos continúan socavando la eficacia general. El informe resalta un número de asuntos:

  • El Banco pone demasiado Únfasis en las instituciones formales al evaluar el progreso.
  • Pide cautela antes de apresurarse a utilizar el apoyo presupuestario, los sistemas nacionales, y en alinearse con las prioridades gubernamentales en los estados frágiles.
  • El personal del Banco requiere de especializaciones multidisciplinarias, y debe estar libre de presión para cumplir con sus metas de gastos.
  • El actual marco de trabajo de ‘resultados’ no está entregando un programa de cambio a largo plazo.
  • El Banco no debe temer los proyectos de alto riesgo, especialmente cuando el progreso del desarrollo nacional depende de su implementación.

Al mismo tiempo, los autores del informe tambiÚn hacen varias recomendaciones incluyendo la institucionalización del análisis de las relaciones de poder en la toma de decisiones del Banco; cambiar la forma en que los resultados son medidos para integrar las consideraciones de la política económica; mejorar la rendición de cuentas internas y externas del personal; y mejorar la colaboración con las contrapartes. Énfasis en el informe de International Alert sobre la necesidad de dar mayor atención a los asuntos del poder y la participación hacen eco de los hallazgos en un informe el año pasado de la ONG estadounidense Acción de GÚnero (Gender Action), la cual decía que solo una fracción de las iniciativas de reconstrucción del Banco se enfocaron en las necesidades de las mujeres.

Al reportar útiles recomendaciones sobre el proceso, International Alert escogió no dirigir la teoría básica sobre la cual está basado el trabajo de conflicto del Banco. El trabajo del antiguo economista del Banco, Paul Collier, ha tenido mucha influencia. Él populariza la idea de que la codicia es más importante que las quejas al explicar el conflicto, y que hay muy altos riesgos de que se repita la violencia. Las conclusiones ampliamente aceptadas de Collier han estado bajo fuego, incluso dentro del mismo Banco. En la evaluación de 2006 de la investigación del Banco, conocida como el Informe Deaton (ver Boletín 54), Daron Acemoglu, el revisor dijo que la metodología de Collier era inapropiada, que no era «de investigación aplicada de punta», y que interpretó las correlaciones como efectos causales que «no son más que correlaciones.»