Gobernanza de las IFI

Noticias

Cartel de donantes corta los renovables: Finalizan los fondos climáticos del Banco

1 July 2008

El Banco Mundial y los donantes finalizaron el diseño de los Fondos para la Inversión Climática (CIFs – Climate Investment Funds), a pesar de las continuas quejas sobre el gobierno y la inversión en la energía no renovable.

En mayo de 2008 se llevó a cabo la tercera reunión para el diseño, a la cual asistieron representantes del Banco Mundial, de los Bancos Multilaterales de Desarrollo (MDBs – Multilateral Development Banks), y los representantes de 40 países industrializados y países en desarrollo. Ahora las propuestas finales incluyen un Fondo para la Tecnología Limpia (CTF – Clean Techonology Fund), y otro Fondo para la Estrategia del Clima (SCF – Strategic Climate Fund). Este último servirá como una sombrilla para los fondos propuestos anteriormente para los bosques y selvas y para la adaptación (ver Boletín 60).

Las propuestas, ahora, abren con un largo preámbulo de referencias sobre el Fondo para el Cambio Climático de la ONU (UNFCCC – Strategic Climate Fund) y afirman que las CIFs serán una medida ínterin diseñada por los MDBs para “ayudar a llenar vacíos financieros inmediatos” con la inclusión de cláusulas específicas “vinculadas con el acuerdo sobre el futuro del régimen del cambio climático.”

La Adaptación es un asunto de justicia

Se anticipa que el CTF reciba contribuciones de $5 mil millones de los donantes, sobrepasando en mucho el esperado valor del SCF. Un Programa Piloto para la Resistencia al Clima (PPCR – Pilot Program for Climate Resilience) será inmediatamente establecido en el SCF, reemplazando lo que el Banco había llamado el Fondo de Adaptación Piloto (Pilot Adaptation Fund). Se espera que el PPCR tenga $500 mil millones. El Fondo de Inversión para los Bosques y las Selvas (Forest Investment Fund) estará bajo la sombrilla del SCF, y se espera que sea establecido para finales del 2008. Un tercer elemento del SCF que todavía requiere de preparación, es un fondo planeado para “reverdecer el acceso a la energía” en los países de bajos ingresos.

La aprobación de las propuestas por parte de la Junta del Banco está planeada para el 1 de julio de 2008, a tiempo para que se haga el anuncio final en la cumbre del G8. Las negociaciones finales sobre las CIFs se tuvieron despuÚs de recibir comentarios de los actores principales, aunque el período de consulta fue de tan solo una semana.

Ambos fondos serán supervisados por los Comités de los Fideicomisos y no por la Junta del Banco. Los arreglos de gobierno de los Fideicomisos serán similares en los subprogramas del SCF. Los comités del CTF y del SCF consistirán de ocho representantes de países donantes y de un número igual de países receptores elegibles, de un representante senior del Banco y de un representante de los MDBs. Las decisiones serán tomadas por consenso.

El Comité del SCF incluirá a representantes del UNFCCC, de la Facilidad Global para el Medio Ambiente (GEF – Global Environment Facility), del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD (UNDP – United Nations Development Program) y del Programa de la ONU para el Medio Ambiente – PNUMA (UNEP – United Nations Environment Program) como observadores, mientras que el Comité del CTF incluirá a un representante de la GEF y un solo representante de la ONU. El Comité del SCF invitará a la sociedad civil para identificar un representante como observador, pero no está claro como se podrá escoger esa persona. La participación de otras partes interesadas se reducirá a una charla anual llamada el Foro de Asociación (Partnership Forum).

Un informe de la ONG Red del Tercer Mundo (Third World Network), dice: “el lenguaje en el borrador de las propuestas implica el reconocimiento de los principios UNFCCC solo como una guía de los programas de política de las CIFs, en vez de compromisos internacionales negociados obligatorios que los partidos tienen que respetar.”

Todavía no está clara la decisión sobre si la canalización de fondos será como subsidios o prÚstamos; la propuesta CTF actual sugiere una mezcla dependiendo del proyecto. El Reino Unido prefiere prÚstamos concesionarios en vez de subsidios debido a las limitaciones presupuestales domésticas. Se dice que Estados Unidos apoya más la financiación de subsidios.

Las ONGs han insistido en que los fondos para el cambio climático sean adicionales a la ayuda, dado que la gran responsabilidad sobre el cambio climático es de los países ricos. Nnimmo Bassey de Amigos de la Tierra Nigeria declaró: “ésta es una obligación de los países industrializados, y hasta una deuda hacia los países que han proporcionado tanto de los recursos para convertirlos en lo que son ahora.”

¿Tecnología limpia o negocios como todos los días?

Los términos clave del documento del CTF como “transformador”, “bajo carbono”, y “tecnología limpia” aún no han sido definidos. El CTF planea ser “de tecnología neutral”, lo cual significa que no habrá una lista de exclusiones, o una prioridad de tecnologías específicas, dejando el espacio abierto para los negocios de todos los días. Las referencias al carbón limpio fueron reducidas pero no eliminadas en el último borrador.

Un informe del grupo de pensadores estadounidenses, el Centro para el Desarrollo Global, se refirió al CTF como una forma fácil de conseguir dinero para el carbón. Varias ONGs están pidiéndole al Banco que ayude a llenar el vacío de los costos entre las alternativas limpias y los combustibles fósiles, y que facilite la escalada de la energía renovable. Una declaración firmada por más de 120 ONGs fue publicada en junio de 2008 demandando más tiempo para dirigir adecuadamente las preocupaciones existentes.

La estrategia del cambio climático no capta la idea

En Septiembre de 2008 se presentará para su aprobación por la Junta del Banco, el sucesor del Marco de Inversión para la Energía Limpia (ver Boletines 55 y 58): el Marco Estratégico para el Desarrollo y el Cambio Climático (SFCCD – Strategic Framework on Climate Change and Development). El Banco está teniendo consultas alrededor del mundo hasta finales de junio. A juzgar por los reportes recientes, no recibirán una retroalimentación muy positiva.

Un informe de junio por el Instituto de los Recursos Mundiales habla severamente al Banco por no integrar las consideraciones del cambio climático en sus préstamos. El informe encuentra que “casi el 50 por ciento de los prÚstamos en el sector [de la energía] se realizaron sin ninguna consideración del cambio climático.” Otro informe de la ONG estadounidense, Red para la Economía y la Energía Renovable (Sustainable Energy and Economy Network) acusa al Banco de ser un “agiotista del clima”. Resaltando el enfoque del Banco en el desarrollo de los mercados del carbono, el informe nota la ausencia de “cualquier mención sobre la reducción de las emisiones de los gases invernadero o sobre la promoción de la energía limpia, renovable” en la misión del programa de financiación del carbono.