Servicios sociales

Noticias

Las IFIs reciben su dosis de crítica en materia de salud

2 October 2008

Aun cuando no llegan a afirmar que el Banco Mundial y el FMI matan gente, tanto un estudio masivo sobre la salud mundial llevado a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como otro sobre el tratamiento de la tuberculosis en Europa del Este culpan a las IFIs por exacerbar la desigualdad en el acceso a la atención médica.

La Comisión sobre los Determinantes Sociales de la Salud (CDSS) de la OMS divulgó sus hallazgos a fines de agosto luego de llevar a cabo un programa de análisis e investigación de tres años de duración. Se halló que la “combinación nefasta de políticas deficientes y una economía y gestión política mala es responsable en gran medida de que la mayoría de la población del mundo no goce del grado de buena salud que sería biológicamente posible”.

La comisión critica abiertamente la falta de democracia en el Banco Mundial y el FMI. También se responsabiliza a la baja inversión en sistemas de salud universales. Como resultado de las reformas impulsadas por “una combinación de organismos internacionales, actores comerciales, y grupos médicos cuyo poder se ve incrementado por los anteriores” el informe registra “una mayor comercialización de la salud y un enfoque tanto médico como técnico en el análisis y en la acción que han socavado el desarrollo de sistemas integrales de atención primaria de la salud que puedan abordar la desigualdad en lo referente a determinantes sociales de la salud”.

rechaza el fundamento neoliberal de muchas de las políticas del Banco Mundial en el sector de la salud

Las recomendaciones incluyen: “la necesidad de realizar cambios en. las actividades de las instituciones internacionales, por ejemplo, los acuerdos de la OMC y los programas respaldados por el FMI y el Banco Mundial”.

Específicamente la comisión se hace eco de las inquietudes de la sociedad civil acerca de las restricciones presupuestarias fijadas por el FMI (ver Boletín 57, 56, 51) a través del uso de un marco de gastos a mediano plazo (MTEF, por sus siglas en inglés). “Si bien explícitamente no se establece ningún tope a los costos recurrentes derivados del reclutamiento y los salarios percibidos por el personal de la salud, se ha observado que el MTEF desalienta dicho gasto, produciéndose así una inversión muy baja en las capacidades humanas que resultan cruciales para los sistemas de salud”.

David McCoy, investigador titular y miembro de la University College London, observó que el informe “destaca las fallas inherentes a los mercados de la salud y exhorta así a colocar mayor énfasis en el fortalecimiento de instituciones públicas eficaces y democráticamente responsables en el sector de la salud. Sin mencionarlo tan directamente, el CDSS rechaza el fundamento neoliberal de muchas de las políticas del Banco Mundial en el sector de la salud”.

David Woodward, miembro de una de las redes de conocimiento que contribuyó con el informe, indicó que “el FMI e incluso el Banco Mundial no han hecho nada más que reconocer la existencia del informe. Pero el que calla otorga. Queda bastante claro que no tienen ningún interés en prestar atención a hallazgos que difieren de sus propias agendas aun cuando éstos se encuentren respaldados por una cantidad impresionante de evidencia”.

La nueva estrategia del Banco para la Unidad de Salud, Nutrición y Población (HNP por sus siglas en inglés) (ver Boletín 60, 56), está orientada a fortalecer los sistemas de salud en lugar de promover enfoques para enfermedades específicas. No obstante, la implementación de la estrategia no ha llevado a ninguna parte, según un alto funcionario europeo del Banco, debido a que el equipo de la HNP carece de la capacidad técnica y el personal para implementarla. Este funcionario responsabilizó a los altos cargos gerenciales y al atrincheramiento de ideas para evitar la adjudicación de recursos; especialmente luego de una cifra récord de suscripciones a la Asociación Internacional de Fomento -IDA, por sus siglas en inglés- (ver Boletín 59). La presentación ante el directorio ejecutivo de un informe sobre la implementación de la estrategia, planificada para setiembre, se vio retrasada y aun no ha sido reprogramada.

En mayo Ministros de salud, anteriores y actuales, de países en desarrollo también realizaron críticas en un informe preliminar de un grupo de trabajo de alto nivel que incluye a ministros de Indonesia, Tanzania, Uganda, y Kenia. El informe dice que “el Banco Mundial fue citado por varios ministros como un donante bastante malo, que dictamina cómo se debe utilizar el dinero, cómo se deben implementar los programas, y cómo se debe realizar la evaluación y el monitoreo”.

El FMI y la tuberculosis

El FMI se ha visto sacudido por un artículo publicado en una revista médica revisada por pares que vincula a los préstamos del FMI con una mayor mortalidad por tuberculosis. Este artículo, publicado en julio en la Public Library of Science por David Stuckler y Lawrence King, de la Universidad de Cambridge, y Sanjay Basu, de la Universidad de Yale, estudió los resultados en materia de salud correspondientes a 21 países post-comunistas entre 1992 y 2002. El hallazgo fue que “los programas de reforma económica del FMI se encuentran asociados con una incidencia, prevalencia y tasas de mortalidad por tuberculosis que han empeorado significativamente”. Los autores teorizaron que los países con programas del FMI gastaban menos en salud pública y de esta forma registraban peores resultados. El FMI presentó rápidamente una refutación, en la que un funcionario de la institución calificó al estudio de “ciencia falsa”. El Fondo se mostró más interesado en controlar los daños que en intentar aprender una lección de la investigación.

En una detallada respuesta de cinco páginas a las críticas del FMI, los autores del estudio describen el sólido enfoque analítico que utilizaron, incluyendo el control de otra docena de variables, el empleo de grupos de control y el uso de series temporales de datos. Basu comentó que “la razón por la cual utilizamos estadísticas tan pesadas es precisamente para incluir otras cuestiones como factores a tener en cuenta. Encontramos un efecto estadísticamente independiente del FMI”.