Rendición de cuentas

Antecedentes

Servicios de asesoría de la CIF

7 October 2008 | Al interior de las instituciones

Los servicios que ofrece incluyen: Planes para mejorar el área financiera; la capacitación de oficiales clave en los sectores público y privado; y servicios de asesoría financiera para la restructuración de proyectos. Desde 2005, las operaciones SA han estado organizadas en cinco líneas de negocios: Valor agregado a las empresas; facilitador del ambiente de negocios; acceso a las finanzas; sostenibilidad ambiental y social; y evaluación de la infraestructura. La CIF está tratando de integrar el trabajo de asesoría con la investigación y también de coordinarse mejor con los brazos de sector público del Banco Mundial, para dar asesoría política más amplia a los gobiernos sobre el desarrollo de sus mercados financieros y sobre la reforma de los sectores de la infraestructura.

Actualmente los SAs ocupan a 1.100 empleados de tiempo completo, o sea un tercio del total del personal de la CIF. Ochenta por ciento de las/los empleados están situados en el terreno, y activos en más de 900 proyectos en 97 países. De estos proyectos, el 62 por ciento está en países extremos (caracterizados por bajos ingresos o alto riesgo) y un 24 por ciento está en áreas de conflicto. África recibe el 23 por ciento de la distribución regional actual de los SAs de la CIF (con base en los gastos), seguida por Asia Oriental con un 20 por ciento y Europa Central y Oriental con un 16 por ciento. El ochenta por ciento se utiliza en programas globales. En la línea de negocios, los tres sectores principales representan un valor agregado a las compañías (32 por ciento), acceso a las finanzas (25 por ciento) y evaluación de la infraestructura (20 por ciento). En la base está la sostenibilidad social y ambiental, recibiendo sólo el 5 por ciento.

Los desembolsos de la CIF llegaron a $11.000 millones el año pasado, casi un tercio de todo el Grupo del Banco Mundial. De estos, $197 millones fueron utilizados en servicios de asesoría, o sea cuatro veces más que los gastos de hace cinco años. Las operaciones se financian a través de una combinación de contribuciones de donantes, fondos de otras instituciones multilaterales y de los propios recursos de la CIF.

Los donantes también contribuyen al programa de fondos del fideicomiso de la asistencia técnica, el cual también asiste financieramente a los prestatarios en la contratación de consultores financieros, legales, técnicos o ambientales para que trabajen en proyectos específicos. Parte de los fondos del fideicomiso están restringidos para la contratación de expertos del país donante, aunque progresivamente estos fondos no tienen restricciones de contratación.

Asistiendo las actividades de la red SA está la red de oficiales de comunicación del sector privado (PSLO). Estas son organizaciones intermedias de negocios (cámaras de comercio e industria, negocios y asociaciones de comercio, y agencias de promoción de inversión). Estas han sido entrenadas por el Grupo del Banco Mundial, para entre otras cosas, proveer información sobre las oportunidades disponibles a las compañías locales. Por ejemplo, un PSLO en determinado país puede ser llamado para identificar consultores domésticos para trabajar en proyectos, dar capacitación especializada y realizar estudios de viabilidad. Cada PSLO tiene su base y está financiado por su respectiva organización.

Adicionalmente, las actividades AS son conducidas a través de las facilidades cofinanciadas por donantes y por la CIF, las cuales son regionales o temáticas (hay once). Una de estas facilidades, los Servicios de Asesoría para la inversión Extranjera (FIAS), aconseja a los países prestatarios sobre cómo mejorar su clima de inversiones para los inversionistas nacionales y extranjeros.

La CIF está iniciando un nuevo plan para evaluar las operaciones SA y su principal componente es el sistema de revisión para completar proyectos. Éste busca evaluar los resultados en cinco dimensiones: Relevancia estratégica, eficiencia, insumos, resultados e impactos. Una evaluación de 198 proyectos calificó el 70 por ciento de proyectos SA de la CIF, como satisfactorios, o con mejores calificaciones de efectividad de desarrollo. Del 30 por ciento calificado como menos satisfactorio, las lecciones aprendidas incluyeron la importancia de adaptar las operaciones a las condiciones locales, asegurando primero el compromiso del cliente y un manejo efectivo del proyecto.

La evaluación de 2008 del Grupo de Evaluación Independiente de los resultados de desarrollo de la CIF, intentó por primera vez identificar la "adicionalidad" (ver Boletín 62) – los insumos y servicios provistos en adición de aquellos ofrecidos por el mercado, o por el presente marco institucional. Hubo poco éxito midiendo la adicionalidad de las ASs. Esta es un área marcada para un mayor análisis y desarrollo.