Gobernanza de las IFI

Noticias

La profusión de préstamos del Banco Mundial: ¿Están correctos los n&uac

27 February 2009

Empiezan a verse las primeras señas prometidas del dramático aumento en los préstamos del Banco Mundial. Pero los críticos continúan atacando las prácticas de préstamos del Banco, incluyendo su controversial uso de la condicionalidad.

 En octubre del año pasado, el Banco causó sensación en los periódicos al prometer triplicar sus préstamos de los actuales $13.500 millones a $35.000 millones en 2009, con un total de $100.000 millones adicionales, asignados durante más de tres años para los países de medianos ingresos golpeados por la crisis económica (ver Boletín 63). El brazo de préstamos del sector privado del Banco, la Corporación Internacional Financiera (CIF) también ha estado buscando activamente el aumentar sus desembolsos (ver Boletín 64).

Los $100.000 millones serán conseguidos por el Banco de Reconstrucción y Fomento (IBRD – la parte del Banco que hace préstamos a los gobiernos en términos comerciales) prestando dinero del mercado de los bonos. Los inversionistas sacudidos, quienes buscan paraísos fiscales para su dinero, están gustosos de comprar bonos IBRD seguros, ahora que las tasas de interés están a niveles históricamente bajos y que el Banco puede hacer préstamos más baratos que nunca.

A big increase in Bank lending will stir up existing controversies

Hubo una aguda subida de los préstamos del IBRD a finales del calendario del año pasado, con la emisión de cerca de $20.000 millones de bonos del IBRD, emitidos en 2008, comparados con solo $10.000 millones el año anterior. El IBRD espera conseguir de $25.000 a $35.000  millones en este año financiero que termina en junio de 2009. La primera señal de los préstamos específicamente enfocados como respondiendo directamente a la crisis financiera, ha sido de $500 millones durante cinco años para Ucrania para las ‘reformas estructurales’.

En enero de 2009, el Banco anunció que había levantado $350 millones, la mayor parte de los inversionistas escandinavos, por medio de la emisión de ‘bonos verdes’ para conseguir dinero para ‘proyectos o programas que apoyen las actividades bajas en carbono en los países clientes’. Esta es parte de la estrategia del Banco para el clima, la cual prevé un gran aumento del trabajo del Banco en esta área durante los próximos años (ver Boletín 62). Debido a la controversia en curso sobre el acercamiento del Banco Mundial y su gran huella de carbono, los proyectos que apoyan estos bonos seguramente van a ser observados cuidadosamente por las ONGs.

Se pide más dinero a los donantes

En enero de 2009, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, pidió a los donantes que donaran un 0,7 por ciento de sus paquetes de estímulo a un ‘fondo de vulnerabilidad’ manejado por el Banco. Las prioridades para este Fondo, al cual nadie había contribuido hasta el momento, serán las redes de prioridad, la infraestructura, la microfinanza y las finanzas para las empresas pequeñas y medianas.

El economista jefe del Banco Mundial, Justin Lin, apostó a ganar a mediados de febrero de 2009, pidiendo al establecimiento un Fondo para la Recuperación Global de $2.000 billones para ayudar a los países de bajos ingresos a enfrentar la presente crisis financiera. El propuesto Fondo de cinco años con $400.000 millones anuales es equivalente al 1 por ciento del PIB de los países ricos. Lin propuso que el Fondo ayudara los países de bajos ingresos a participar en un estímulo global coordinado y a invertir en las áreas bloqueadas.  

El Banco también ha indicado que utilizará de frente los fondos AIF (Asociación Internacional de Fomento – IDA en inglés) , supuestamente esperando ganar más dinero más tarde, bien de los donantes o de las ganancias del IBRD. La primera indicación de su intención es una facilidad de $2.000 millones para acelerar la financiación AIF, para las amplias prioridades de las redes de seguridad, la infraestructura y la salud.

Los préstamos del Banco continúan siendo controversiales

El gran aumento en los préstamos del Banco revive las controversias existentes, tanto respecto a los tipos de proyectos que el Banco apoya, como sobre las condiciones asociadas a los préstamos dados directamente a los gobiernos (ver Boletines 58 y 60).

Un reciente informe crítico de la condicionalidad del Banco, fue publicado por la ONG holandesa ‘A SEED’, basado en una investigación de escritorio de casos de estudio en Mali, Malawi, Nicaragua, Zambia, Bangladesh y Mozambique. Concluye diciendo que ‘las políticas de privatización y liberalización que no son ni diseñadas ni deseadas por las comunidades o los países afectados, todavía están siendo empujadas por el Banco Mundial.’  Continúa diciendo que ‘en varias ocasiones la implementación de las políticas promovidas por el Banco Mundial parece estar correlacionada con un aumento en los niveles de pobreza.’ A SEED termina pidiendo al gobierno holandés que exija un proceso de salida de la condicionalidad política; una posición que lo traerá en línea con otros gobiernos europeos, incluyendo al Reino Unido y a Noruega.

Jane Harrigan, profesora de la Universidad de Londres, critica fuertemente al Banco por su papel en el mundo árabe. En la investigación que llevó a cabo conjuntamente con Hamed El-Said para su libro Ayuda y Poder en el Mundo Árabe (publicado el año pasado), examina  a Egipto, Jordán, Marruecos, y Túnez. ‘Los préstamos del FMI y del Banco Mundial para los cuatro países fueron regulados tanto por las consideraciones geopolíticas como por la necesidad de las reformas económicas’, dice ella. ‘ Los préstamos han respondido a tales factores políticos en la medida en que el régimen cambia hacia la política pro Occidente, las oberturas hacia la paz con Israel, o la oposición al auge del fundamentalismo islámico.’

El Banco actualmente está planeando una revisión de los préstamos de su desarrollo político entre el 2006 y el 2008. Esta será una repetición de su controversial revisión, la cual fue criticada por no tener en cuenta condiciones controversiales, y por poner demasiado énfasis en el número de condiciones más bien que en su impacto (ver Boletín 58). Como parte de esta revisión, el objetivo del Banco es consultar a los actores en abril de 2009.