Medio ambiente

Noticias

La CIF corre a la ayuda de la ‘apropiación de tierras’

4 December 2009

Al tiempo que la Corporación Internacional Financiera CIF (IFC – International Finance Corporation) – el brazo del sector privado del Banco Mundial  – anuncia sus planes de aumentar sus inversiones en la agroindustria hasta un 30 por ciento durante los próximos tres años, las ONGs informan sobre el papel de la CIF en la ‘apropiación de las tierras’ y sobre las fallas de su trabajo en esta época de crisis alimentaria.

Un informe de la ONG estadounidense el Instituto Oakland examina la ‘apropiación de tierras’ – la adquisición de la tierra frecuentemente hecha por inversionistas privados o por las naciones ricas en los países en desarrollo para producir cultivos de exportación. El informe vincula esta creciente demanda por tierras en el extranjero a la CIF y a sus Servicios de Asesoría para la Inversión Extranjera (FIAS – Foreign Investment Advisory Services), los cuales aconsejan a los países prestatarios cómo atraer inversionistas nacionales y extranjeros. El informe muestra la brecha entre las suposiciones detrás de las inversiones agrícolas de la CIF y los efectos reales de sus políticas, afirmando que “el aumento de la inversión en la agroindustria y los monocultivos de capital intensivo sin lugar a dudas tendrán efectos nocivos sobre los medios de subsistencia rurales”.

El informe usa el caso de Pakistán para ilustrar cómo la CIF y la acción de los FIAS crearon riesgos para la seguridad alimentaria. El estudio afirma que “en línea con la filosofía de la CIF y los FIAS, el gobierno cambió sus leyes y permitió favores legales a los inversionistas extranjeros dispuestos a invertir en Pakistán.” Estos incluyen el arriendo de la tierra hasta por 90 años, en los cuales el inversionista recibe una exención de impuestos de 10 años y tiene el derecho de exportar el 100 por ciento de la producción. Se estima que 25.000 pueblos serán desplazados como resultado de los acuerdos de tierras a ser implementados próximamente. Los negocios continúan a pesar de las protestas de las/los pequeños agricultores.

aumento de la inversión en la agroindustria y los monocultivos de capital intensivo sin lugar a dudas tendrán efectos nocivos sobre los medios de subsistencia rurales

En agosto de 2009, un anuncio en un blog de la CIF sobre el desarrollo del sector privado anunció que los FIAS estaban en el proceso de desarrollar un nuevo punto de referencia (benchmark) a ser completado a principios de 2010, siguiendo el tan desacreditado modelo de indicadores de ‘Haciendo Negocios’ del Banco Mundial (ver Boletines 67 y 66). ‘El punto de referencia’ a través de los bordes Incluirá un indicador para ‘acceder a la tierra’ que medirá qué tan fácilmente los inversores podrán arrendar la tierra y qué protecciones tendrán los inversionistas, los países y los ciudadanos.   

Aumento de las inversiones

En el 2008 como respuesta a la crisis alimentaria, el presidente del Banco Mundial Robert Zoellick pidió que se creara un Nuevo Acuerdo Político Global de Alimentos (New Deal on Global Food Policy), centrado en el aumento de la producción agrícola. La CIF está trabajando para atraer el sector privado al Acuerdo (ver Boletín 67). En el año financiero hasta junio de 2009, la CIF ya había invertido US$2.000 millones en la agroindustria y en los agro combustibles, o sea fue el quinto año consecutivo de crecimiento.

En el período anterior a las reuniones anuales en Estambul se pasaron propuestas para un Mecanismo de Coordinación Financiera (FCM – Financial Coordination Mechanism), el cual es un fondo de fideicomiso multilateral para escalar la asistencia agrícola a los países de bajos ingresos, supervisado por el Banco Mundial. Un informe de Oxfam sobre la seguridad alimentaria global dice que, “La exclusión de los gobiernos y de la sociedad civil de los países en desarrollo del organismo de gobierno en el fondo propuesto por el Banco Mundial… sugiere que éste es uno donde se hacen negocios según lo usual, y no tiene nada que ver con la necesaria reforma radical."

En febrero de 2009, una carta dirigida a Zoellick de la ONG estadounidense el Centro para la Ley Ambiental Internacional (CIEL –  Center for International Environmental Law), se enfoca en la interferencia del Departamento de Agroindustria de la CIF con una queja relacionada con una planta de etanol financiada por la CIF en Nicaragua (ver Boletín 61). La carta afirma que la CIF está actuando como si “estuviera más interesada en proteger su propia reputación y los intereses de los clientes de la CIF que en conseguir la misión de la misma CIF, de ayudar a las personas a escapar de la pobreza mejorando sus vidas.” CIEL acusa al comportamiento de la CIF de ser "sintomático de un patrón más amplio en el cual el personal de la CIF no apoya el proceso de Vigilancia de Cumplimiento (CAO – Compliance Advisor Ombudsman).” En su respuesta, Zoellick insiste que la CIF está apoyando completamente los esfuerzos del CAO en este caso. El caso todavía está pendiente con el CAO.