Medio ambiente

Noticias

Acusado el Banco de abandonar a los países más pobres

4 December 2009

El Banco Mundial está bajo fuego por no tener en cuenta la condición de los países de bajos ingresos en sus préstamos, y en vez de ello concentrar su atención en las exigencias de los países ricos y de los de medianos ingresos.

En las reuniones anuales en Estambul se desarrolló un desacuerdo entre los donantes (incluyendo al Reino Unido) y el Banco sobre su falla al no aumentar los fondos para los países de bajos ingresos, como sí lo había hecho para los de medianos ingresos. Douglas Alexander, el Ministro de Desarrollo británico, expresó sus preocupaciones públicamente sobre la reducción de los desembolsos en dinero en efectivo del Banco Mundial al África Subsahariana por US$500 millones durante el último año fiscal.

En octubre de 2009, un informe de María José Romero, de la ONG uruguaya ITEM, subrayó "hay una gran diferencia entre los montos prometidos y aquellos que de hecho fueron desembolsados” por el Banco. El récord de cifras de préstamos anunciadas por el Banco en julio de 2009 (ver Boletín 66) fueron solo promesas – los desembolsos reales han sido mucho menores, especialmente de la IDA, el brazo de préstamos del Banco Mundial para los países de bajos ingresos. El informe anota que mientras las promesas de la IDA aumentaron de US$11.200 millones a US$14.000 millones en el año fiscal 2009, los desembolsos reales permanecieron prácticamente estáticos en unos US$9.200 millones.

Los intentos del Banco de aumentar los préstamos a los países más pobres al consignar anticipadamente el dinero de la IDA destinado para años futuros, también está sucediendo a paso de tortuga. Solo US$990 millones de los compromisos de la IDA fueron cargados en el año financiero 2009, y las indicaciones son que los gastos anticipados en el año financiero actual estarán al mismo bajo nivel. El monto total de los tres años para la IDA es de US$42.000 millones.

Al mismo tiempo, aunque el Banco afirma que recaudó US$8.300 millones más de los donantes externos para sus varios fondos de crisis (ver Boletín 65), los detalles de ese monto no están disponibles. Las cifras de acceso público de nuevos fondos de donantes dados a la IDA y el BIRF están muy por debajo de los US$1.000 millones.

El récord del nivel de compromisos del Banco en 2009 se ocasionó casi todo al triplicarse los préstamos a los países de medianos ingresos a través del BIRF (ver Boletín 66). Un documento con antecedentes publicado por el Banco antes de las reuniones anuales confirmó que los préstamos del BIRF probablemente se elevarían a US$40.000 millones en el año fiscal 2010, y de US$55.000 millones a US$60.000 millones durante los próximos dos años.

El Banco Mundial busca más dinero en efectivo

Para mantener su aumento masivo en préstamos a los países de medianos ingresos el Banco está buscando donaciones de los países miembro para aumentar su capital base entre US$4.000 millones y US$11.000 millones (ver Artículo 2 de este Boletín). En un documento el Banco Mundial afirma que sin un aumento de capital su proporción de préstamos a capital se estiraría al límite, y así los préstamos del BIRF después de 2012, tendrían que ser financiados solo con los reembolsos, y que esto significaría una caída en préstamos del BIRF de unos US$15.000 millones al año.

Al mismo tiempo, la CIF la Corporación Internacional Financiera, el brazo privado del Banco, está lista para fijar una línea base de unos US$12.000 millones anuales durante los próximos años.  Los préstamos futuros se ven limitados porque el capital de la CIF de hecho disminuyó en el 2009 debido a la caída en el valor de sus inversiones. Sin embargo, el Banco también está buscando aumentar los préstamos de la CIF al pedir de US$1.800 millones a US$2.400 millones de capital adicional a los gobiernos miembro, los cuales le darían un ímpetu al nivel de préstamos en unos US$5.400 millones hasta  US$7.200 millones.

A mediados de noviembre de 2009 se realizó la revisión de mediano término de la ventana de préstamos de la IDA para los países de bajos ingresos. Los donantes hablaron sobre las prioridades iniciales para las charlas de reabastecimiento de la IDA, programadas para el año entrante (ver Boletín 67), y los planes para un mecanismo de ‘respuesta a la crisis’ de la IDA, la cual fue convenida en las reuniones anuales. 

Sin embargo las ONGs cuestionan si en realidad el Banco necesita más dinero. Caroline Pearce, de la ONG Oxfam International dijo, "los países pobres necesitan mucho más dinero para salir de la crisis – pero eso no significa necesariamente más dinero a través  del Banco Mundial.”

Bajo fuego el modelo del Banco

El excesivo enfoque del Banco en los países ricos y de medianos ingresos fue objeto de una severa crítica de Alnoor Ebrahim, catedrático de Harvard. Él afirma que el Banco está cambiando su estrategia de préstamos hacia los países de medianos ingresos porque ellos son pagadores más confiables. Ebrahim dice, “Esa creciente dependencia del Banco por las grandes sumas de dinero socava la misión anti pobreza del Banco al desviar su enfoque de los países más pobres, al tiempo que erosiona la protección para los más marginados.” 

Él también dice que la dependencia en los países ricos para la financiación de la IDA también socava la rendición de cuentas del Banco a los países más pobres y a las personas más pobres a las que se supone debe servir. Además añade, “El modelo de gobierno del Banco ha sido muy criticado ampliamente por haber creado problemas morales… Los países que tienen el mayor poder de voto no tienen que dar rendición de cuentas a los ciudadanos que se ven afectados por sus decisiones."

El Banco Mundial finalmente publicó su Retrospectiva de la Política de Préstamos para el Desarrollo 2009, una revisión interna que no critica el presupuesto de apoyo entre 2006-2009 (ver Boletín 66). No es de sorprenderse, por lo tanto, de que hubiera encontrado muy pocos problemas y recomendado tan pocos cambios. Lo anterior resalta el llamado de la Comisión Zedillo para un mayor uso de revisiones independientes (ver el Artículo 2 de este Boletín).