Medio ambiente

Noticias

Sistemas defectuosos en la Facilidad para la Sociedad del Carbono de los Bosques del Banco

4 December 2009

Al mismo tiempo que el Banco Mundial trata de posicionarse como el candidato de elección para la financiación climática futura, la experiencia resultante con la Facilidad de Asociación del Carbono Forestal (FCPF – Forest carbón Partnership Facility), cuestiona su competencia.

La FCPF es un fondo que provee subsidios para ayudar a los países a reducir sus emisiones de la deforestación y la degradación de la tierra (REDD – Fund to reduce emissions from deforestation and land degradation) ver Boletín 65. El Banco mundial sirve como fideicomisario y proporciona el secretariado del FCPF. Para obtener financiación de la FCPF es necesario que los países se preparen y presenten sus propuestas (R-PPs), las cuales deben estar sujetas a dos tipos de aprobación de debida diligencia. Primero por parte del Banco Mundial y luego por parte de la FCPF (ver Boletines 60 y 65). Sin embargo la presión política para asegurar que los fondos son desembolsados rápidamente ha dejado a los observadores de la sociedad civil preocupados de que la aplicación de las salvaguardas del Banco no se aplique bien, y de que a las comunidades afectadas se les niegue la oportunidad de influenciar las propuestas.

La FCPF está obligada por su constitución a cumplir con sus políticas y procedimientos internos, y a respetar los derechos de las personas indígenas de acuerdo con determinadas obligaciones internacionales del país en cuestión. Un nuevo informe de la ONG británica Programa de las Gentes de los Bosques (FPP –  Forest Peoples Programme) sugiere que el cumplimiento de la obligación interna y la aplicación eficaz de las salvaguardas ambientales y sociales del Banco para la planificación rápida del FPP han sido extraordinariamente difíciles de implementar. Después de 18 meses de operaciones todavía no se han materializado exitosamente en cualquiera de los países beneficiarios propuestos. Además, de acuerdo con Helen Tugendhat de FPP, "El Banco no ha implementado un sistema de revisión del cumplimiento del FCPF de las obligaciones de derechos internacionales para con las comunidades indígenas, así que es prácticamente imposible que éstas se lleven a cabo.”

En teoría, las R-PPs irían al organismo de toma de decisiones el Comité de Participantes (PC), el cual una vez las encuentre satisfactorias, debe pasarlas al Banco para el proceso de la debida diligencia. Para terminar, estas R-PPs deben ser envidas a la junta ejecutiva del Banco para su aprobación. En junio de 2009, el Comité de Participantes revisó las primeras R-PPs de Guyana, Indonesia y Panamá. Aunque el panel asesor encontró áreas débiles que deberían ser revisadas, el Comité de Participantes autorizó al Banco a completar su debida diligencia de las propuestas para que entraran en los acuerdos de subsidio para esos países.  Como no existe un proceso acordado para manejar los planes con fallas, existe la preocupación de que no habrá una segunda revisión del PC, y de que los planes solo serán revisados por el Banco Mundial antes de los desembolsos de US$3.6 millones por país.

Doce ONGs enviaron una carta al PC antes de su reunión de octubre de 2009, pidiendo que hubiera normas y criterios claros a desarrollar para evaluar el progreso para el manejo de las deficiencias de las R-PPs, y para que este progreso estuviera claramente vinculado con el desembolso de las subvenciones. También pidieron que el PC solo aprobara las propuestas que cumplieran con todas las salvaguardas medioambientales y sociales del Banco Mundial.