Tierra

Noticias

Gran interés agrícola: El Banco lanza nuevo fondo agrícola

1 March 2010

Ya despegó el nuevo fondo fideicomiso multibillonario del Banco para la agricultura, al tiempo que su estrategia agrícola señala una nueva intención de empujar las controversiales políticas del Informe de Desarrollo Mundial 2008.

En septiembre de 2009, el Banco creó un fondo de fideicomiso respondiendo a la promesa de los G8 de US$20.000 millones para la agricultura sostenible, prometiendo US$1.500 millones de sus propios recursos (ver Boletín 68). En enero de 2010, la Junta del Banco Mundial convino una estructura dominada por los donantes para este Programa Global Agrícola y Alimentario (GAFSP – Global Agriculture and Food Security Program): Los donantes que contribuyan tendrán sillas en la Junta y podrán seleccionar a las contrapartes de países en desarrollo que se sentarán con ellos. Actualmente no está claro si las tentativas del Banco para capturar el dinero prometido del G8 han tenido éxito. Solo unos pocos donantes han mostrado interés liderados por Estados Unidos, Canadá y España, mientras que otros como el Reino Unido y Alemania han declinado contribuir.

El GAFSP daría financiación a los Planes Nacionales a través del Programa Comprehensivo Africano para el Desarrollo y la Agricultura, el cual fue criticado por haberse constituido con muy poca participación de la sociedad civil. Estos planes también tendrán que ser analizados por un Comité de Asesoría Técnica, cuya composición todavía no está clara. Anne Jellema, de la ONG ActionAid Internacional anotó: ‘Al dar el secretariado técnico al Banco Mundial junto con el poder de convocatoria y una silla en el cuerpo decisorio, sin lugar a dudas la propuesta dará al Banco mucha influencia sobre lo que será financiado.’

Acercamiento controversial

En julio de 2009, el Banco publicó su Plan de Acción Agrícola para 2010-2012, con la intención de poner en operación el Informe de Desarrollo Mundial 2008 sobre la Agricultura (WDR) – ver Boletín 61. Las cinco áreas generales de acción permitirán que se financie cualquier número de actividades, pero el Banco intenta enfocarse en líneas centrales de negocios incluyendo: irrigación, tenencia de la tierra, e investigación y extensión. El informe dice que los países cliente están pidiendo más programas de mercadeo y comercio agrícola.

Como en el WDR, la estrategia del Plan de Acción integra una variedad de acercamiento, pero el empuje general es apoyar los esfuerzos para integrar a las/los pequeños agricultores con los mercados crecientes y las cadenas de suministro agrícolas. Sin embargo este acercamiento con enfoque en el mercado minimiza el papel de los gobiernos, y representa un gran apoyo para a agroindustria y la inversión extranjera. Se da énfasis a los derechos de propiedad y a la necesidad de fortalecer el arriendo de la tierra y los mercados de ventas, lo cual da munición para los críticos sobre la forma como el Banco está participando en la apropiación de tierras (ver Boletín 68). Además el enfoque en el ambiente se trata más de permitir al Banco entrar en los mercados del carbono que en integrar consideraciones ambientales a través del portafolio agrícola del Banco.

El acercamiento estratégico a la crisis alimentaria es más que todo para dar ayuda de emergencia, pero presta poca atención a las causas subyacentes, excepto para ‘considerar mejor el alcance y los motivadores de la volatilidad de los precios alimentarios’ y para continuar desarrollando ‘productos de seguro innovadores’, lo cual controversialmente vincula a las/los agricultores con los mercados financieros globales (ver Boletín 67).

Lim Li Ching de Red del Tercer Mundo dice: ‘las mismas políticas fallidas del Banco Mundial sobre la agricultura no hacen nada para tratar las causas del problema de la inseguridad alimentaria, incluyendo el colapso de muchos sectores agrícolas debido al ajuste estructural, los términos comerciales declinantes, las reglas comerciales asimétricas y la financiación de los productos alimenticios’. Esta estrategia enfatiza que fortalecerá y nivelará las asociaciones con los donantes, sugiriendo que la influencia que el Banco Mundial ejerce en la formulación de políticas y de otros donantes podría ser más importante que el tamaño de su portafolio agrícola, el cual está proyectado para crecer solo del 12 al 13-17 por ciento de los préstamos totales del Banco.