Finanzas

Noticias

El IEG pide revisión general del criterio de préstamos del Banco

1 March 2010

La retención de una evaluación crítica del método del Banco Mundial para la asignación de préstamos a los países de bajos ingresos, hace sospechar que el Banco busca evitar la crítica pública en avance de las próximas negociaciones para el reabastecimiento del brazo de préstamos baratos del Banco.

El año pasado el Grupo de Evaluación Independiente del Banco Mundial (IEG – Independent Evaluation Group) revisó la Evaluación de la Política Nacional e Institucional del Banco (CPIA – Country Policy and Institutional Assessment). La CPIA es una clasificación de las políticas y del gobierno de los países, la cual determina en gran manera el monto de dinero que pueden tomar prestado los países de bajos ingresos de la Asociación Internacional para el Desarrollo (IDA), parte del Grupo del Banco Mundial. Una copia filtrada del informe IEG revela el llamado a una completa reorganización de la CPIA, con una revisión completa de cada uno de los indicadores, y la abolición del mismo índice a favor de la publicación de los componentes por separado.

La CPIA es una evaluación controversial de las políticas e instituciones de todos los países en los que trabaja el Banco, aunque solo determina las asignaciones de préstamos para los países de bajos ingresos. Está formada de dieciséis indicadores agrupados en cuatro grupos (ver Boletínes 43, 52 y 63).

El informe IEG que iba a ser publicado a más tardar en enero de 2010 de acuerdo con la directriz del Banco Mundial todavía no ha sido publicado. La única razón permitida para esta demora sería la exigencia de los directores ejecutivos de tener una discusión antes de su publicación. La CPIA ha sido un tema de discusión entre los países donantes antes de la ronda de financiación de la IDA este año, la cual debe empezar en marzo de 2010 (ver Boletín 69). Los ministros de los países de bajos ingresos en la revisión de medio término de la IDA en noviembre de 2009, se quejaron sobre la CPIA diciendo que su condicionalidad implícita debería ser reducida. El hecho de que la publicación del informe solo se espera para finales de febrero de 2010, sugiere que la causa de la demora puede ser el deseo de no sacar este tema controversial al público antes del comienzo de las negociaciones.

¿Hace malas asignaciones?

El informe filtrado IEG dice que ‘la literatura ofrece una evidencia poco clara respecto a la relevancia del contenido de la CPIA relacionada con la efectividad de la ayuda en términos generales – es decir que representa las políticas e instituciones importantes para que la ayuda lleve al crecimiento. Este es un hallazgo bastante negativo viendo que ese es exactamente el propósito de la CPIA: ‘ Cómo guiar las asignaciones de los préstamos y subvenciones baratas del Banco.’

El IEG también se pregunta sobre el hecho de que el 68 por ciento de la calificación para determinar los préstamos de la IDA reside en la parte de gobierno de la CPIA, concluyendo que esto ‘se lleva más a cabo por las preocupaciones fiduciarias y otras de los donantes, que por los objetivos de conseguir un crecimiento sostenido y de la reducción de la pobreza.’

Inclinación hacia la liberación del mercado

Lo más criticado fueron los indicadores comerciales, donde el IEG encontró que ‘la especificación de ciertas tasas de tarifas para diferentes marcaciones refleja un acercamiento del ‘mismo tamaño les sirve a todos’ hacia la liberación del mercado, algo que no está respaldado por la experiencia de los países.’

El IEG también recomendó una completa reformulación del indicador para el sector financiero debido a las lecciones derivadas de la crisis financiera, y con ello se da más munición a quienes han criticado la promoción por parte del Banco Mundial de la liberación financiera y la desregulación del mercado (ver Boletínes 63 y 68).

Al tiempo que vio cómo el Banco había mejorado los sistemas internos que produce la CPIA, el IEG anota que ‘al hacer que el personal haga la marcación los países de los cuales depende su trabajo podría llevar a una marcación tendenciosa’.

En septiembre de 2010, Elisa Van Waeyenberge, académica de la Universidad de Londres publicó una evaluación rigurosa de la CPIA. Ella encontró que ‘la CPIA perpetúa significativamente (en especial) la influencia [del Banco Mundial] sobre el espacio político [de los países de bajos ingresos]’ y que lleva a los préstamos del Banco ‘a promover una mayor adopción de la agenda de reforma tradicional (neoliberal del Banco).’ Ella afirma que el uso de la CPI para guiar la asignación de la IDA es parte de un cambio a largo plazo de la condicionalidad del Banco, alejándose de tratar de influenciar la reforma política al tiempo que dirige la financiación hacia los países que ya tienen políticas que le gustan al Banco. Ella concluye diciendo ‘las políticas implicadas en la CPIA en general no son ni suficientes ni necesarias para el crecimiento y excluyen los varios tipos de intervenciones estratégicas utilizadas, por ejemplo, por las economías de los tigres de Asia Oriental.’

Desacuerdo entre el IEG y el Banco

Se ha presentado un nuevo desacuerdo entre la gerencia del Banco Mundial y su Unidad de Evaluación Independiente, lo cual se hizo evidente en la respuesta de la directiva en octubre de 2009 a la revisión Anual de la Eficacia del Desarrollo 2009 del IEG (ver Boletín 66). En un movimiento cuya intención parece ser debilitar la independencia del IEG, la directiva le pidió que dejara de evaluar el progreso del Banco según las recomendaciones IEG, y que en vez de ello midiera el progreso solo en relación con los compromisos de la gerencia.