Finanzas

Noticias

Redactando de nuevo las reglas sobre las tasas de cambio

¿Está en juego la reforma del sistema monetario?

23 April 2010

La crisis financiera ha provocado un renovado interés en la reforma del sistema monetario internacional, con el papel del FMI cuadrado para un debate. En la medida en que los países empiezan a tomar partido a favor o en contra de una revisión general, las iniciativas regionales pueden ofrecer mayores esperanzas de cambio.

El grupo de pensadores londinense Chatham House, publicó el último conjunto de propuestas en marzo de 2010 en un informe de varios autores: Más allá del dólar: Repensando el sistema monetario internacional. Éste examina la historia de las monedas de reserva, la supervisión del FMI sobre las políticas de tipo de cambio y el papel del activo de la reserva internacional con sede en el FMI – el derecho especial de giro (SDR – special drawing right, ver Boletín 65).

La recomendación más interesante del informe, de un capítulo escrito por Julius DeAnne, un ex del comité de política monetaria del Banco de Inglaterra, trata el establecimiento de ‘un nuevo comité’ (‘el Comité de Política Monetaria International") que produciría recomendaciones periódicas para la junta del FMI para nuevas asignaciones de SDRs". Funcionaría según el modelo de las juntas directivas de los bancos centrales, e incluiría a los jefes de los bancos centrales de las monedas que componen el SDR (actualmente el dólar estadounidense, la libra esterlina británica, el yen japonés y el euro), así como "otras cuatro personas por períodos limitados, elegidas en función de sus conocimientos económicos."

dejar las monedas a los vaivenes del mercado

La contribución de los profesores Gregory Chin y Wang Yong llega a la conclusión de que en China el consenso sobre el sistema monetario dice que " un cambio fundamental no sólo es necesario ahora sino también inminente". Mientras los comentaristas chinos Chin y Yong reseñan no están de acuerdo con una solución única, "Beijing no parece favorecer alternativas institucionales para un sistema monetario que está anclado en el FMI y en el Banco de Pagos Internacionales (Bank for International Settlements)." Esto  hace eco de la llamada del banco central chino en 2009, de que los SDRs deben ser parte central de la reforma (ver Boletines 67, 66).

Jim O’Neill, jefe de economías mundiales del banco de inversión Goldman Sachs, que ha cuestionado públicamente el continuado supuesto de que el yuan chino está subvaluado contra el dólar de Estados Unidos, habla en su capítulo de dos escenarios extremos posibles. O bien el yuan termina como una de las tres monedas de flotación libre que sirven como los ejes de un sistema de reserva multidivisa, o el SDR se convierte en la moneda de reserva global en un sistema caracterizado por los flujos de capital limitado y de valuación de divisas firmemente controladas frente al SDR.

En general, el informe de los editores opta por el primero de los escenarios de O’Neill, recomendando en el resumen ejecutivo "un sistema de multidivisas de reserva para una economía mundial multipolar." La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) prefiere esta última solución. En un informe de política monetaria de marzo de 2010, titulado Caos Mundial Monetario, la UNCTAD pide una respuesta multilateral en lugar de "dejar las monedas a los vaivenes del mercado" y de permitir la especulación monetaria. Propone un "principio de tasa de cambio real constante", lo que implica tipos de cambio globalmente fijados.

A pesar del debate algunos países siguen contando con el dólar. En febrero de 2010, Muhammed Al-Jasser, gobernador de la Agencia Monetaria de Arabia Saudita, dijo que el dólar se mantuvo preeminente y pidió una "evolución natural de las monedas de reserva para un sistema de reservas multipolar en lugar de una solución impuesta". Asimismo, Duvvuri Subbarao, gobernador del Banco de la Reserva de la India dijo, "no puedo ver los US$380.000 millones de SDR convertirse en una moneda de reserva para el comercio mundial."

Cambio de ideas sobre las tasas de cambio

Una reciente revisión del FMI de los sistemas de tasas de cambio marca otro golpe a la ortodoxia del FMI (ver Boletín 70). El estudio se llevó a cabo para "revisar la estabilidad del sistema global de tasas de cambio" y será publicado en un documento ocasional, lo que significa que no ha recibido consejo ni aprobación de la junta o de la gerencia. Utilizando una "más matizada" metodología, se concluye diciendo que "en contraste con estudios anteriores… un análisis exhaustivo de los datos entre países no apoya una sola ‘prescripción’.

El documento en particular intenta distanciar el FMI de su insistencia anterior respecto a las tasas de cambio totalmente flotantes, o del compromiso de una moneda "hard peg", conocida como soluciones de esquina (ver Boletín 66). El documento en cambio considera que los ‘regímenes intermedios de monedas’ que están vinculados a cestas, dentro de bandas, o flotando, pero con significativa intervención del gobierno – ofrecen ventajas de un mayor crecimiento económico, ya que ‘representan un buen equilibrio entre los pegs y la libre flotación’. Esto reversa décadas de asesoramiento del FMI. Si se incorporan a la política oficial del FMI, los países tendrán más margen de maniobra política para decidir qué régimen cambiario es el más adecuado a sus circunstancias.

Otros argumentan que el FMI no ha sido lo suficientemente duro con los países en desarrollo. Arvind Subramaniam, un ex funcionario del Fondo y ahora investigador principal en Washington del grupo de pensadores del Instituto Peterson, argumentó que "las tasas de cambio subvaluadas son de hecho políticas comerciales proteccionistas" y "lo que se necesita es una nueva regla [en la Organización Mundial del Comercio] que proscriba los tipos de cambio subvaluados". En la propuesta dirigida específicamente a China,"el FMI seguiría desempeñando un papel técnico en la evaluación cuando la tasa de cambio de un país esté subvaluada, y la OMC asumiría el papel de ejecución." Subramaniam también admite que el FMI no está capacitado para supervisar el sistema de la tasa de cambio.

Abundan los acuerdos regionales

En medio de las diversas opiniones sobre el sistema monetario y sobre cómo manejar las tasas de cambio, las iniciativas regionales siguen adelante. A principios de febrero de 2010, Daniel Gros, del grupo de pensadores Centre for European Policy Studies con sede en Bruselas, y Thomas Mayer, del banco privado alemán Deutsche Bank Group, frente a los temores de una crisis de la deuda griega piden crear un Fondo Monetario Europeo (EMF – European Monetary Fund). En medio de la oposición europea de los países de la zona euro de ir al FMI, el propuesto EMF será debatido en una cumbre de la Unión Europea prevista para mediados de abril de 2010.

Antes de la cumbre de la ASEAN 3 de los países del este y del sudeste asiático a principios de abril de 2010, la Iniciativa de Chiang Mai de Multilateralización ha entrado en vigor. Este es un acuerdo de financiación regional creado para "dar apoyo financiero a los países con necesidades de liquidez a corto plazo y para complementar los acuerdos internacionales de financiación" (ver Boletines 67, 66). Por otro lado, a principios de febrero de 2010 en América Latina, una parte del comercio entre la agrupación de los ocho países del ALBA comenzó a ser facturada en su unidad de nueva creación de la cuenta, el sistema unificado de compensación regional (SUCRE).

El principal punto de diferencia entre los enfoques regionales es el papel del FMI. Al final, los países de la eurozona a regañadientes accedieron a la demanda alemana de que cualquier concesión de préstamos a Grecia tendría que hacerse de común acuerdo con el FMI, pero los proponentes de la EMF no han sugerido un vínculo formal con el FMI. Sin embargo, la participación del FMI es un requisito indispensable para ciertos niveles de préstamos en virtud de los  acuerdos de Chiang Mai, mientras que el ALBA excluye explícitamente cualquier vinculación con el FMI.

La revisión del mandato del FMI (ver Boletín 70) analizará las posibilidades de cooperación entre el Fondo y los acuerdos regionales, así como la reforma del sistema monetario internacional. Dada la falta de consenso mundial sobre la reforma financiera y monetaria, el cambio a cualquiera de estos sistemas probablemente será lento a menos que una nueva crisis dinamice la voluntad política.

Más allá del dólar (Beyond the dollar), Chatham House
http://www.chathamhouse.org.uk/publications/papers/view/-/id/844

El caos monetario mundial (Global monetary chaos), UNCTAD
http://www.unctad.org/en/docs/presspb20102_en.pdf

 

 

Controversia sobre el posible rechazo por parte del FMI de los impuestos de transacciones financieras

Informes de prensa han indicado que el FMI va a argumentar que un impuesto sobre las transacciones financieras (FTT – financial transaction tax) sería demasiado difícil de aplicar, y en su lugar recomendará una tasa basada en los bancos, bien en su pasivo o en su flujo de caja.

A mediados de abril de 2010, el FMI presentará su estudio sobre las formas como los bancos pueden pagar por la crisis (ver Boletín 68) a los ministros de las finanzas del G20, justo antes de las Reuniones de Primavera del Banco Mundial y del FMI. Se piensa que el estudio va a sostener  que un FTT, llamado el ‘impuesto Robin Hood’ por los activistas de todo el mundo, sería muy fácil de evadir y que algunos contratos de derivados son demasiado complejos para ser gravados de esta manera.

En contraste, los investigadores Rodney Schmidt, Schulmeister Stephan y Jetin Bruno, expertos en impuestos a las transacciones, anotan "es técnicamente fácil de cobrar una contribución financiera a los intercambios… los impuestos a las transacciones pueden ser recogidos por la contraparte central en el punto del comercio, o automáticamente en el acarreo o el proceso de liquidación." Un documento de febrero de 2010 de la Comité Sindical Consultivo (Trade Union Advisory Committee) afirma que "Un FTT, a diferencia de la propuesta del seguro, proporcionará a los gobiernos una herramienta de gran alcance normativo" y "por lo tanto, es el instrumento más adecuado de ‘bajo costo’ para hacer frente a la volatilidad de los precios de los activos y para la reducción del tamaño del sector bancario mundial."

Notas sobre la viabilidad y el impacto de un FTT (Notes on the feasibility and impact of a FTT), Rodney Schmidt et al
http://www.imf.org/external/np/exr/consult/2009/pdf/Comment84.pdf

Los parámetros de un FTT y  el vacío de buenos recursos de los bienes públicos de OCDE (The parameters of a FTT and the OECD global public good resource gap), TUAC
http://tinyurl.com/TUAC-FTT