Medio ambiente

Noticias

¿Catástrofes inducidas por las IFIs?

15 October 2010

Los desastres naturales en Haití y Pakistán han duplicado los llamados de grandes  cancelaciones de la deuda, en lugar de nuevos préstamos del FMI, y para que se reconsidere el sistema de la deuda soberana. 

Incluso antes de que las inundaciones masivas de agosto afectaran a más de 10 millones de personas, las cuales necesitaron ayuda de emergencia, se venían dando llamadas para la cancelación de la deuda de Pakistán. Un informe de julio de la ONG del Reino Unido, Jubileo Campaña de Deuda, Combustible para la injusticia, señaló que “Pakistán, un país donde el 38 por ciento de los infantes padece de desnutrición, pagó casi US$3.000 millones como servicio a la deuda el año pasado, o sea casi tres veces lo que el Gobierno gasta en el cuidado de la salud.”

Después de la catástrofe, el Banco Mundial aumentó la cantidad del préstamo existente a Pakistán de US$900 millones a US$1.000 millones. El FMI acordó un nuevo préstamo de asistencia de emergencia de US$450 millones con desembolsos rápidos. Sin embargo, se negó a suavizar las condiciones del Acuerdo Standby de dos años de Pakistán de más de US$10.000 millones, acordado en noviembre de 2008, y que no ha sido totalmente desembolsado. El Fondo suspendió las revisiones de programa y los desembolsos hasta una fecha posterior debido a la catástrofe, pero los funcionarios pakistaníes continúan estando en desacuerdo con el Fondo sobre las condiciones de la reforma fiscal y el déficit fiscal. Con el nuevo préstamo, Pakistán ahora le debe al FMI más de US$8.300 millones, alrededor del 14 por ciento de su deuda total externa, pero no es elegible para el proceso de cancelación de deuda existente con el FMI, debido a su condición de país con ingresos medianos.

rejected any form of pretended debt relief

Una conferencia a finales de agosto de 2010, de ONGs, movimientos sociales y partidos políticos en Pakistán hizo un llamamiento para la cancelación total de la deuda externa del país. Abdul Khaliq, de la ONG CADTM Pakistán, argumentó que “en vez de aceptar nuevas ofertas de préstamo, el Gobierno democráticamente elegido de Pakistán debería solicitar ayuda y subsidios al mismo tiempo que exige la cancelación total e incondicional de su deuda externa.”

Alivio pero no para las mujeres

En respuesta al acuerdo para dar alivio de la deuda a Haití después de su gran terremoto en enero de 2010 (ver Boletín 69), la Junta del FMI ahora acordó la creación de un Fideicomiso de Alivio a la Deuda Post-Catástrofe. El acuerdo de junio de 2010 permite que los países elegibles reciban alivio de dos años de reembolsos de la deuda, así como “la cancelación completa de las deudas de un país al IMFE en casos donde el desastre ha creado necesidades sustanciales y duraderas en la balanza de pagos, y donde los recursos liberados por el alivio a la deuda son fundamentales para hacer frente a estas necesidades.”El FMI estableció el Fideicomiso con US$442 millones de sus propios recursos. La Junta acordó cancelar US$250 millones de la deuda de Haití en julio de 2010, incluyendo el préstamo de asistencia de emergencia concedida en enero, pero al mismo tiempo aprobó otro préstamo de US$60 millones, que Haití comenzará a pagar en el 2016.

Malya Villard-Apollon, líder de la organización de mujeres haitianas KOFAVIV, ha llamado la atención internacional a los problemas de los esfuerzos de reconstrucción de Haití: “las condiciones en los campamentos para desplazados, tras el terremoto del 12 de enero, han exacerbado la vulnerabilidad de las mujeres a la violación. Las mujeres y las niñas viven en constante temor por su seguridad.” Sin embargo, la ONG estadounidense Acción de Género (Gender Action) encontró que más de 50 proyectos y programas aprobados o propuestos por las instituciones financieras internacionales (IFIs) todos “fallaron en tratar la  escalada de la violencia basada en el género, a pesar de los mandatos internacionales realizados por los principios rectores de las Naciones Unidas sobre Desplazamientos Internos, Resolución de Seguridad 1325 de las Naciones Unidas y otras normas internacionalmente reconocidas.”

Sobre la deuda soberana

En una reunión de los movimientos sociales de Latinoamérica y el Caribe en junio de 2010, las/los participantes rechazaron “todas las formas de alivio de la supuesta deuda, lanzadas por los gobiernos del Norte y por sus instituciones financieras internacionales,” e hicieron otro llamamiento por “nuevas auditorías participativas e integrales de la deuda reclamada a nuestros países.” En agosto, Jubilee South y otras organizaciones pidieron una semana Mundial de Acción Contra la Deuda y Las Instituciones Financieras Internacionales, a mediados de octubre de 2010.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo tuvo una reunión en China a principios de septiembre, sobre pedir y dar préstamos responsables soberanos. El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (DESA – Department of Economic and Social Affairs) en su proceso de consulta sobre la deuda se reunió a principios de septiembre en Londres, centrándose en bancos e instituciones financieras. DESA espera poder desarrollar un consenso sobre las propuestas que pueden “llevar a un trabajo ordenado sobre la arquitectura financiera internacional para la deuda.”