Derechos

Noticias

Sobre la palma: Marco del Banco sobre el aceite de palma en ‘negocios normales’ a pesar de las preoc

18 October 2010

El borrador del marco del Banco Mundial para la inversión en el sector del aceite de palma fue recibido con consternación por los grupos de la sociedad civil, los cuales dijeron que el Banco falló en ofrecer una estrategia creíble para abordar múltiples problemas sociales y ambientales.

El borrador fue publicado a finales de julio para la consulta durante agosto, tras una congelación del Banco de la inversión en el aceite de palma el año pasado, impulsada por preocupaciones ambientales y de derechos humanos (ver Boletín 67).

Convencido de que el Banco “en asociación con otros, puede desempeñar un papel importante en la promoción del cambio en el sector del aceite de palma”, el borrador establece cuatro temas para la futura participación del Banco: apoyar la habilitación política y los entornos reglamentarios; movilizar la inversión privada social y ecológicamente sostenible; alentar el beneficio compartido con las/los pequeños agricultores y las comunidades; y apoyar los códigos de práctica para la sostenibilidad.  El borrador se compromete a fortalecer el seguimiento y la evaluación y a promover la inclusión de las/los pequeños productores en los sistemas de certificación.

dejaron a un lado los puntos principales sobre los derechos y la rendición de cuentas

La Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo del sector privado del Banco, dice que invertirá “sólo donde sus intervenciones cumplan con sus normas de desempeño y tengan impactos de desarrollo claros y medibles que contribuyan al crecimiento económico y a la reducción de la pobreza.” Fortalecerá su diligencia debida y requerirá que las plantaciones sean internacionalmente certificadas como sostenibles, o que tengan un plan de plazos y cronograma para hacerlo.

Aún así, la CIF también dice que invertirá “incluso si el entorno propicio legal y reglamentario del sector público es inferior al ideal, si la CFI está convencida de que el proyecto tendrá impactos fuertes y mensurables y que cualquier riesgo puede ser mitigado mediante otros programas gubernamentales o no gubernamentales.”

Reconsideración necesaria

El borrador fue recibido en forma crítica por los grupos de la sociedad civil. Knud Voecking de la ONG alemana Urgewald dijo: “Nos sentimos decepcionados de ver que los autores del marco del Banco dejaron a un lado los puntos principales sobre los derechos y la rendición de cuentas que nosotros ofrecimos.”

Un Consorcio de 105 pueblos indígenas, pequeños agricultores y ONGs ha pedido que continúe la congelación de la inversión del Banco hasta que se haya elaborado una estrategia adecuada. Norman Jiwan de la ONG indonesia, SawitWatch, comentó: “el grupo del Banco Mundial afirma que es consciente de los impactos ambientales y sociales negativos, incluyendo la deforestación, la pérdida de biodiversidad, las emisiones de gases invernadero, los conflictos del uso de la tierra, las cuestiones sobre la tenencia de la tierra y los derechos humanos,” pero vemos que “el marco de trabajo del documento que han elaborado es de negocios como siempre. No hay nuevas normas, nada sobre cómo ellos tratan los marcos legales deficientes en Indonesia y Malasia y tampoco hay medidas para frenar el calentamiento global.”

Las preocupaciones específicas e importantes planteadas por el Consorcio sobre el borrador de la estrategia, incluyen las diferencias sin resolver entre las normas de los multiactores de la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO – Roundtable on Sustainable Palm Oil), y  las políticas y normas de desempeño del Banco, especialmente con respecto al reconocimiento de los derechos tradicionales y el derecho al consentimiento libre, previo e informado. El Consorcio condena la falta de orientación del borrador de la estrategia del Banco sobre diversas cuestiones, incluyendo las emisiones de carbono causadas por la remoción de bosques y turberas para las plantaciones de palma de aceite, los reasentamientos forzados y los incentivos internos para el personal, los cuales anteriormente dieron prioridad a los aspectos financieros sobre las consideraciones sociales y medioambientales (ver Boletín 67).

El Consorcio considera que los planes del Banco para fortalecer el seguimiento y la evaluación son insustanciales, los requisitos de certificación son vagos y abiertos al abuso y que la conservación depende de marcos jurídicos inadecuados. También nota que “el marco jurídico actual en Indonesia no proporciona medios jurídicos para proteger [hábitats de alto valor de conservación] en áreas permitidas para las plantaciones, así que las empresas que buscan seguir las normas RSPO están encontrando que las agencias gubernamentales les están quitando estas áreas sin plantación para entregarlas a empresas menos escrupulosas para su desarrollo.” El Consorcio hizo un llamado al Banco para que replanteara el borrador de su estrategia y tuviera una mejor consulta y participación con los pueblos afectados.

La Unión Indonesia de Pequeños Propietarios de Palma de Aceite expresó su preocupación de que los planes propuestos continuarán privando a las personas de la tierra y causando endeudamiento.