Gobernanza de las IFI

Noticias

Estan en peligro las salvaguardias del Banco y el escrutinio independiente?

14 April 2011

Grupos de la sociedad civil han cuestionado los planes del Banco de apresurarse a implementar un nuevo instrumento para préstamos Programa para Resultados (P4R – Program-for-Results), lo cual podría significar que las salvaguardias o normas equivalentes ya no serían aplicadas a gran parte de los préstamos del Banco. Al mismo tiempo, una revisión a puerta cerrada podría robar a los organismos de rendición de cuentas del Banco su independencia. En febrero de 2011, fue publicada en línea para comentarios una Nota Conceptual sobre el nuevo instrumento Programa para Resultados Sin embargo todavía no se han elaborado elementos clave ni los horarios de consulta, los cuales solo se conocerán a finales de marzo, a pesar de los planes para la aprobación de la junta de julio. Se dice que el objetivo de P4R es apoyar los programas de gobierno con fondos otorgados con base en los resultados, tales como el porcentaje de mujeres que reciben atención prenatal, o la aplicación de un sistema de adquisición mejorado. Los fondos serán depositados directamente en los presupuestos nacionales, donde el apoyo financiero y técnico del Banco estará centrado en el desarrollo institucional de los países.

Si bien el Banco afirma que el P4R no suplantará sus actuales instrumentos de préstamo, hay indicios de que el P4R debido a su gran flexibilidad podría reemplazar una gran parte de los préstamos de inversión basados en proyectos. Según se informa, el vice presidente del Banco para Asia Oriental y el Pacífico, Jim Adams, dijo que esperaba que la mitad de su cartera para el año financiero que comienza en julio de 2011 fuera de préstamos P4R. El Banco no aplicaría sus propias garantías a los préstamos P4R, o necesitaría de las leyes, los reglamentos o los sistemas del país para cumplir con las normas comunes. En su lugar, en cada operación se identificarían los criterios para evaluar la adecuación de los sistemas de los países para la gestión financiera, las adquisiciones, y para hacer frente a los riesgos ambientales y sociales. El gobierno y el Banco "se pondrían de acuerdo sobre los principios y normas específicas que deben ser respetados por el cliente", sujeto a revisiones periódicas. Sin embargo, el Grupo de Evaluación Independiente del Banco (IEG – Independent Evaluation Group) con frecuencia ha encontrado que la capacidad del Banco para hacer seguimiento es débil (ver Boletín 71). La política y los procedimientos del Banco que han de regir el P4R aún no han sido elaborados.

La Categoría A de actividades que plantean los riesgos más graves de los problemas sociales o ambientales quedarían excluidos de P4R, pero las actividades de la Categoría B – con "impacto sustancial" – serían elegibles, las cuales constituirían aproximadamente la mitad de la cartera de inversión de préstamos del Banco. Por otra parte, los grupos de la sociedad civil han expresado reiteradamente su preocupación acerca de la inadecuada categorización de los proyectos (ver Boletín 65). El Banco dice que el P4R es una respuesta a la demanda de los países en desarrollo de que se utilicen los sistemas nacionales, con un enfoque en los resultados, y además ofrece una financiación estable para ampliar los programas exitosos. El P4R ayudaría al Banco a superar las dificultades de procedimiento que le han impedido reunir fondos externos con otros donantes.
Sin embargo, las operaciones de adquisición siguen siendo un tema caliente, donde los países en desarrollo continúan insistiendo en que el Banco permita que haya una preferencia por los proveedores nacionales en lugar de insistir en la competencia internacional. El Banco anota que las imposiciones de los donantes sobre los resultados o sobre los mecanismos de revisión podrían crear "nuevas formas de condicionalidad" y un "riesgo de que el P4R sea percibido como una reducción de los estándares del Banco." Nancy Alexander del grupo de pensadores alemán, la Fundación Heinrich Böll, dice que la utilización del "P4R significaría que las salvaguardias que han servido para limitar la corrupción y el daño a las comunidades y al medio ambiente ya no serían aplicadas a una proporción sustancial de la cartera del Banco. El Banco bien debe mantener el uso de las salvaguardias para las operaciones de la categoría B, o debe adoptar las normas internacionales."

¿Va a perder su independencia la rendición de cuentas?

El Banco está llevando a cabo una revisión a puerta cerrada de sus mecanismos de rendición de cuentas, lo que podría despojarlos de su independencia. Esta revisión incluye el Panel de Inspección, el Grupo de Evaluación Independiente (IEG), el Asesor de Cumplimiento Ombudsman (CAO), y los departamentos relacionados con la integridad y la auditoría interna. Lori Udall de la Consultaría Montpellier con sede en Estados Unidos, dice que "toda la revisión ha sido realizada a puerta cerrada, y ninguno de los documentos pertinentes ha sido publicado. Sin embargo, tanto el Panel de Inspección como el Asesor de Cumplimiento que responden directamente las quejas de las personas afectadas, estarían agrupados con los mecanismos internos de supervisión de los bancos, los cuales no son independientes." En noviembre de 2010, el Banco inició un proceso de revisión y racionalización de dos años, de sus salvaguardias y políticas sobre el uso de los sistemas del país (ver Boletín 42), con el objeto de combinarlos para elaborar una política unificada. Se espera la publicación de una Nota Conceptual en abril de 2011, y de una política para la consulta en julio de 2011. La versión final está prevista para la aprobación de la junta del Banco en septiembre de 2012. Sin embargo, se prevé que la revisión producirá un enfoque menos riguroso y cuidadoso sobre salvaguardias para los proyectos considerados de "bajo riesgo" (ver Boletín 70).