Gobernanza de las IFI

Noticias

¿Programado Para resultados?

Preocupación por el nuevo instrumento de préstamo del Banco

28 September 2011

En agosto de 2011, el Banco publicó un documento de política y borrador de política operacional para su controvertido nuevo Programa Para Resultados (P4R – Program For Results) un instrumento de préstamo, con la intención de lograr rápidamente su aprobación para el final del año, a pesar de las preocupaciones importantes planteadas por los grupos de la sociedad civil.

La idea central del instrumento ha cambiado poco desde la Nota Conceptual publicada a principios de 2011 (ver Boletín 75). El enfoque del instrumento es apoyar los programas de gobierno, donde se desarrollan procedimientos y estándares para cada programa en vez de seguir las prácticas actuales del Banco. De hecho, la propuesta política operacional consta solo de cinco páginas y media. Este es un documento obligatorio de referencia para el personal del Banco, pero en este caso sorprendentemente tiene muy pocos detalles. El P4R, que podría financiar los préstamos del Banco a todos los niveles desde el local al nacional, está diseñado para permitir que el Banco contribuya a los programas respaldados por los gobiernos como parte de los acuerdos de financiamiento mancomunado con otras instituciones y donantes. En cierto modo, funciona como los Préstamos para la Política del Desarrollo del Banco (ver Boletín 66), con desembolsos según los indicadores y gobiernos acordados que puedan "solicitar el desembolso de fondos procedentes de préstamos del Banco… en las cuentas gubernamentales de los bancos centrales."

También está diseñado para ser una alternativa para los préstamos de inversión basados en proyectos (ver Boletín 71), y permitirá que el personal del Banco en el campo tenga mucho más flexibilidad en su trabajo con otros donantes, y diseñando estándares específicos para los programas, además de sistemas de procedimientos, monitoreo y evaluación. Estas características son muy atractivas para el personal del Banco, que según muchos han notado, están programados con la "cultura de la aprobación" y tienen fuertes incentivos para realizar préstamos rápidos (ver Boletín 45); esto también explica por qué el Banco está esperando que el P4R se convierta rápidamente en un importante instrumento. Pese a las promesas anteriores para ensayar este instrumento piloto cuidadosamente, el Banco ahora está esperando prestar hasta US$ 5 mil millones a través del P4R durante los primeros 18 meses de su introducción.

La intención del P4R es la de "poner un énfasis más directo en los resultados de desarrollo vinculando los desembolsos a los resultados", pero la definición de los resultados es muy amplia. El Banco trabajará "con el cliente para definir y perfeccionar el programa y establecer los resultados esperados", pero los resultados reales que darán lugar a los desembolsos del Banco pueden variar desde resultados como "número de niños vacunados" hasta procesos como la "aplicación de un sistema de información.”

La ONG Oxfam Internacional expresó su preocupación sobre esta definición en una publicación de julio de 2011: "El problema es que muchos países pobres necesitan tener los fondos por adelantado en primer lugar, antes de poder tener resultados… También nos preocupa ver que este aspecto del instrumento limitará la previsibilidad del financiamiento del Banco Mundial."

¿Salen las salvaguardias por la ventana?

El conjunto de salvaguardias que el Banco utiliza para préstamos de inversión, la mayor parte de la cartera del Banco, están siendo eliminados y sustituidos por los "principios básicos" para ayudar al diseño P4R de programas. Por ejemplo, ya no tienen que ser cumplidas las políticas operacionales sobre los pueblos indígenas, ahora se dice al personal que debe "prestar atención especial a los derechos e intereses de los pueblos indígenas y a las necesidades o inquietudes de los grupos vulnerables." Este parece ser un importante paso atrás para el Banco, cuyo brazo del sector privado, la Corporación Financiera Internacional (CFI), ha dado por fin un reconocimiento limitado al principio de las Naciones Unidas de que los pueblos indígenas deben ejercer el consentimiento libre, previo e informado sobre los proyectos que los afectan (ver Boletín 77). También se adopta un enfoque similar sobre el impacto ambiental, los hábitats naturales, el reasentamiento involuntario, los bosques, las represas, y otras áreas críticas.

Los grupos de la sociedad civil reaccionaron airadamente ya que habían hecho campaña para que se introdujeran las salvaguardias, debido a que el personal del Banco no había seguido las directrices previas igualmente vagas. Nancy Alexander, de la organización política alemana Fundación Heinrich Böll, autora de una crítica en profundidad del nuevo instrumento (ver Boletín 75), dijo "se corre el riesgo de un daño enorme a las comunidades de todo el mundo y a la propia reputación (del Banco), si se permite que una proporción considerable de su cartera esté basada en un asesoramiento vago sobre cómo prevenir los impactos negativos en vez de basarse en políticas concretas."

¿Proyectos de riesgo sobre la mesa?

El Banco había dicho previamente que "la categoría A” de proyectos – aquellos que podrían causar "daños significativos e irreversibles para el medio ambiente y / o las personas afectadas" – quedarían excluidos del P4R, pero el nuevo instrumento presenta un margen demasiado amplio, y una breve nota de la discusión de la Junta indica que esto continúa siendo un punto de contención. El nuevo documento del Banco Mundial sugiere que los proyectos de categoría A – en su mayoría de gran infraestructura – podrían ser financiados como una adición a un programa P4R, o incluso como parte del programa "cuando dichas actividades sean consideradas importantes para su integridad" y cuando "su valor monetario y / o sus impactos potenciales ambientales y sociales en relación con el programa en general sean reducidos."

¿Cómo será utilizado?

Quizás la parte más sorprendente del documento es la sección dedicada a "los desafíos y riesgos", la cual no tiene ninguna explicación de cómo el personal del Banco utilizará el P4R en el contexto de los incentivos y las presiones que enfrentan. Por ejemplo, dice que los riesgos de la dilución de las normas serán equilibrados gal asegurarse de que "la evaluación de los sistemas sea llevada a cabo de manera rigurosa, coherente y transparente", sin reflexionar sobre el cómo. Por ejemplo, el Grupo de Evaluación Independiente (el organismo de evaluación independiente del Banco), encontró que la aplicación del nuevo instrumento es un problema común importante en otras áreas de trabajo del Banco (ver Boletín 71).

El Banco también planea introducir un nuevo equipo interno que revise los proyectos de despliegue – lo cual se espera tomará de 18 a 30 meses – y también planea tener una discusión a fondo sobre los dos primeros proyectos de cada región. Una consulta el P4R en la web se extenderá hasta finales de septiembre de 2011, y se espera que la aprobación de la Junta tome lugar antes del fin de año.