Género

Noticias

Informe de Desarrollo Mundial sobre Genero del Banco: Muy poco y demasiado tarde?

1 December 2011

La publicación emblemática del Banco empuja la igualdad de género en la agenda del Banco, pero los críticos expresan su preocupación acerca de su aplicación y su renuencia a considerar el género como un asunto de derechos de las mujeres.

El Informe sobre el Desarrollo Mundial (IDM) 2012: Igualdad de Género y el Desarrollo fue publicado en septiembre de 2011. Documenta el progreso realizado reduciendo las disparidades de género en la educación, la salud y el trabajo en los últimos 25 años, y mantiene el enfoque de género del Banco como una cuestión económica, lo que ha sido criticado por no  tratar el género bajo el marco de los derechos de las mujeres (ver Boletines 75, 74). El IDM también reconoce que el crecimiento económico no siempre conduce a la igualdad de género. La mortalidad de las mujeres, la tasa de escolarización y los salarios son algunas de las áreas identificadas en donde las desigualdades son todavía muy importantes.

Shahra Razavi, del Instituto de Investigaciones de las Naciones para el Desarrollo Social, dijo en octubre de 2011 en una publicación que este IDM era una "oportunidad perdida". "Al no comprometerse seriamente con los sesgos de género de las agendas de la política macroeconómica" y al "reducir la política social a un enfoque estrecho de transferencias condicionadas en efectivo", ella sostiene que "el informe es incapaz de proporcionar un análisis creíble e imparcial de los desafíos que afronta la igualdad de género… y tampoco da respuestas políticas adecuadas para crear sociedades más igualitarias".

Durante las reuniones anuales de septiembre de 2011, el Comité para el Desarrollo de nivel ministerial aprobó un documento que detalla las implicaciones del IDM para el Grupo del Banco Mundial. Este documento señala cinco direcciones para capitalizar el IDM: informar el  diálogo de política nacional sobre la igualdad de género; fortalecer el diagnóstico de género a nivel nacional; ampliar los préstamos para las prioridades identificadas por el IDM 2012; aumentar la disponibilidad de datos y pruebas pertinentes; y fortalecer las alianzas nacionales y mundiales, para ayudar a implementar las acciones prioritarias.

Sin embargo, Marina Durano, de la red feminista internacional Alternativas de Desarrollo para las Mujeres en la Nueva Era, señaló que "no se menciona si las consideraciones relativas a la igualdad de género servirán de base a una reformulación del Banco de los instrumentos de evaluación utilizados para determinar la asignación de los préstamos, tales como la Evaluación Institucional y de Políticas [CPIA en inglés], ver Boletín 43 – con el fin de garantizar que las políticas del Banco y su asesoramiento sobre la política macroeconómica apoyen las aspiraciones de la igualdad de género establecidas en el IDM". Durano también dice que el documento de consecuencias no explica cómo el Banco trabajará junto con otras instituciones tales como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, para promover la igualdad de género.

El documento de consecuencias dice que, en los últimos cinco años, el Banco "asignó más de US$65 mil millones… para mejorar la educación de las niñas, la salud de las mujeres y las madres, y el acceso de las mujeres al crédito, la tierra, los servicios de extensión agrícola, el empleo y los servicios de infraestructura". Sin embargo, Elizabeth Arend, de la ONG estadounidense Acción de Género puso en duda el compromiso del Banco con las cuestiones de género, señalando que sus "inversiones en el desarrollo social, el género y la inclusión social de hecho han disminuido de US$1,25 mil millones en 2007 a US$952 millones en 2010." Un informe de julio de 2011, de Las Mujeres de la ONU, también criticó el Banco por haber dedicado sólo US$7,3 millones para componentes de la igualdad de género en proyectos de administración pública, ley y justicia entre 2000 y 2010 – o sea, sólo el 0,001 por ciento de sus subvenciones y préstamos en este período.