Medio ambiente

Noticias

¿Irrecuperables? El Banco Mundial cabildea por los mercados de carbono

5 December 2011

En el período anterior a las conversaciones sobre el cambio climático, el Banco Mundial continúa realizando cabildeo con los países del G20 para resucitar los reducidos mercados de carbono mediante medidas polémicas, como la utilización de las finanzas públicas para el clima, con el objeto de estimular la demanda y la creación de mercados de carbono de los bosques y los suelos.

El Banco utilizará la cumbre del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) que se celebrará en Durban, Sudáfrica, a finales de noviembre de 2011, para lanzar el Fondo Iniciativa de Carbono para el Desarrollo. Su objetivo es proporcionar por adelantado proyectos para financiar créditos de carbono en los países menos desarrollados. También está previsto que el Banco continúe haciendo cabildeo a favor de los acuerdos internacionales para apoyar la viabilidad de los mercados de carbono, los cuales permiten a los países y las empresas solicitar una reducción en sus emisiones de carbono mediante la compra de créditos generados por las reducciones de las emisiones procedentes de otras fuentes.

El Protocolo de Kyoto, el único acuerdo internacional jurídicamente vinculante sobre la reducción de las emisiones expirará en 2012, y las expectativas son bajas de que se logre otro acuerdo jurídicamente vinculante en Durban. Esto ha suscitado temores sobre el futuro del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), establecido por el acuerdo de Kyoto, el cual permite a los países alcanzar sus objetivos a través de los mercados de carbono.

los mercados de carbono, los cuales no han conseguido reducir las emisiones y desplazan las responsabilidad

El lanzamiento del nuevo fondo por el Banco, el cual ya maneja más de US$2,7 mil millones en fondos de carbono y es un importante instrumento de facilitación del financiamiento de las inversiones de carbono (ver informe), es una prueba más de sus esfuerzos para apuntalar el alicaído mercado del carbono (ver Boletines 77, 74). Los mercados internacionales en créditos del MDL se han contraído fuertemente en los últimos dos años. Oscar Reyes, de la ONG Veeduría del Comercio (Trade Watch) observa lo siguiente: "El Banco Mundial impulsa continuamente los mercados de carbono, los cuales no han conseguido reducir las emisiones y desplazan las responsabilidad de las reducciones de emisiones a los países en desarrollo. La Iniciativa de Carbono para el Desarrollo reconoce explícitamente el fracaso de los mercados del carbono en los países pobres, sin embargo esto está inscrito en el ADN del mercado de contrapartidas económicas: lo más atractivo para los inversionistas es la inversión en las economías de escala de la industria pesada y en los grandes proyectos de presas en los países de ingresos medianos, mientras que la mayoría de los países pobres no contaminan lo suficiente y por lo tanto no ofrecen perspectivas atractivas para el mercado".

El informe para el G20 sobre la financiación del clima influenciado por el Banco (ver Boletín 78) incluye una sección sobre los mercados de carbono escrita por el Banco. Admite que "los mercados de carbono enfrentan grandes retos", y propugna una serie de medidas, que insiste, podrían apuntalar el financiamiento del carbono. Controversialmente, esto incluye el uso de la financiación pública del clima para comprar créditos de carbono que estimularían la demanda. En respuesta al informe, en el periódico británico The Guardian, Murray Worthy, de la ONG británica Movimiento para el Desarrollo Mundial (World Development Movement) dijo, "las limitadas finanzas públicas no deben ser usadas para apuntalar los fallidos mercados de carbono. Estos mercados sólo existen para pasar la carga de recorte de emisiones a los países más pobres, los cuales no son responsables de haber causado el cambio climático".

Creación de nuevos mercados

El informe de la reunión del G20 también aboga por que los sectores actualmente "dejados de lado por los actuales regímenes" sean elegibles para producir créditos de carbono, incluyendo el carbono del suelo en la agricultura (ver Boletín 77) y en la Reducción de Emisiones de Deforestación y Degradación (REDD+). En una declaración de septiembre de 2011, Andrew Steer, el enviado especial del Banco sobre el cambio climático, dijo que la cumbre era una oportunidad para un nuevo enfoque en la agricultura. Sobre el carbono del suelo dijo: "Se invierte en cosas que son buenas para los rendimientos, buenas para la adaptación y también se captura más carbono. Se pueden lograr ambas cosas si se regresa el carbono a los suelos".

Sin embargo, un informe de septiembre de 2011 de ActionAid Internacional examina críticamente las suposiciones del Banco sobre el carbono del suelo. Sostiene que a pesar de que el Banco quiere el carbono del suelo incluido en el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), "la incertidumbre científica acerca de la cuantificación y la verificación del carbono del suelo, así como sobre la no permanencia del carbono capturado, ponen en duda tanto el valor de los créditos asociados, como el potencial de mitigación de los mercados de carbono del suelo." ActionAid también advierte que ese enfoque deja a los pequeños agricultores con derechos tradicionales a la tierra vulnerables a la rapiña de la tierra (ver Boletines 77, 74), al crear incentivos para que los gobiernos reclamen la tierra. Además, en el informe se afirma que restringir las prácticas agrícolas a las que capturan el carbono puede realmente reducir la capacidad de los agricultores a adaptarse al cambio climático.

Las negociaciones en Durban también se centrarán en conseguir el acuerdo internacional sobre el REDD+. El informe del Banco para el G20 sostiene que los acuerdos de financiamiento de carbono deben aprovechar las "grandes oportunidades de mitigación de las actividades de REDD+." La CMNUCC aún no ha adoptado una posición oficial sobre la financiación basada en el mercado de REDD+, aunque los programas actuales REDD del Banco están diseñando proyectos para producir créditos de carbono.

Una carta de septiembre de 2011, por una coalición internacional de ONGs advierte que la Facilidad para la Asociación de Carbono ForestaI (FCPF – Instrumento Forest Carbon Partnership Facility) [ver Boletines 76, 75, 72] está empujando prematuramente con su propio Fondo de Carbono, lo que facilitará la venta de créditos de carbono forestal a los inversores. La carta, cuyos firmantes incluyen al Foro de Ecosilvicultura de Papúa Nueva Guinea y a la ONG Brainforest de Gabón, sostiene que el FCPF "debe tener cuidado preparando a los países para alcanzar un mercado de créditos de carbono de los bosques que puede no materializarse". La ONG estadounidense Centro de Información del Banco (Bank Information Center) también advirtió en su boletín REDD de octubre de 2011, que el trabajo metodológico por el Fondo de Carbono "también puede llevar a liderar o influir las negociaciones internacionales sobre el clima". La carta sostiene que las salvaguardias ambientales y sociales, los derechos de los pueblos indígenas, y la participación de las comunidades afectadas deben ser mejorados antes de que el Fondo de Carbono inicie actividades en los países participantes.