Gobernanza de las IFI

Noticias

El IEG encuentra que el Banco aún no aprende cómo dar préstamos en tiempos de

18 April 2012

En enero de 2012, el Informe Perspectivas Económicas Mundiales del Banco advirtió a los países en desarrollo que deberían "prepararse para lo peor", ya que "la economía mundial había entrado en una fase muy difícil" que podría arrojar al mundo "en una nueva fase de recesión del mismo alcance o incluso mayor que la de 2008/09". Luego, en el informe del IEG de febrero de 2012 (ver Boletín 69) dice que las mismas medidas del Banco habían fallado durante la crisis y por lo tanto ahora el Banco "no tenía mayor capacidad para responder a otras crisis."

El informe IEG dice que los préstamos del Banco durante la crisis, "en lugar de haber sido dirigidos hacia los países más afectados", continuaron "los patrones de préstamo anteriores a la crisis y tuvieron una baja correlación con la severidad del impacto de la crisis". Esto se tradujo en el otorgamiento de préstamos a los países "que sólo estaban sufriendo un grado moderado de estrés económico y financiero", o sea, básicamente los países de medianos ingresos. Los países pobres sólo vieron un modesto aumento en la financiación y aunque el Mecanismo de Respuesta a la Crisis de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) [el brazo del Banco para los países de bajos ingresos] aumentó la capacidad de los países pobres para acceder a la financiación, este mecanismo sólo fue establecido en diciembre de 2009 (ver Boletín 69). Aunque el Banco intensificó la financiación de la protección social, el IEG señala que ésta estaba orientada principalmente hacia las familias pobres crónicas, mientras que muchos de los afectados por la crisis fueron los hogares que temporalmente habían caído en la pobreza".

El IEG también señala que "una asistencia sustancial para la crisis" fue canalizada a través de intermediarios financieros para que llegara a los mercados vulnerables, sin embargo, pocos de estos fondos fueron distribuidos con la suficiente rapidez. Por otro lado, la Corporación Financiera Internacional (CFI), [el brazo del sector privado del Banco] "no aumentó el volumen de sus inversiones" ya que "decidió seguir la opción estratégica de proteger su cartera". Sin embargo, el IEG considera que la CFI sobrestimó el riesgo.

El informe concluye diciendo: "los mecanismos actuales del Banco pueden no ser los mejores para préstamos en tiempos de crisis" y pide una "hoja de ruta para los préstamos de crisis". En respuesta al informe, el Banco ahora está realizando un ejercicio sobre cómo "responder de la manera más eficaz en el caso de otra crisis económica". Esto incluye la aprobación en diciembre de 2011, del Mecanismo de Respuesta Inmediata de la IDA, el cual ayudará a los países pobres a agilizar el acceso a la financiación durante una crisis; y la aprobación en marzo de 2012 de una mayor flexibilidad por parte del Banco para prestatarios de medianos ingresos, mediante un mayor acceso a herramientas de gestión del riesgo. También en marzo de 2012, la CFI puso en marcha el Programa de Finanzas para Suministros Críticos con una inversión de US$1 mil millones, "para apoyar los flujos comerciales críticos" en suministros y bienes relacionados con la energía en los países en desarrollo.