Gobernanza de las IFI

Antecedentes

Las ‘puertas giratorias’ y el movimiento de personal entre las IFIs y los gobiernos af

16 July 2012 | Al interior de las instituciones

El término ‘puertas giratorias’ se refiere a los frecuentes cambios de personal entre instituciones, generalmente pertinentes cuando estas instituciones representan distintos intereses y trabajan en un mismo sector. Esta práctica fomenta el intercambio institucional de redes, prácticas y alianzas. Este movimiento del personal entre las instituciones financieras internacionales (IFIs) y los gobiernos prestatarios, es un mecanismo a través del cual las ideas y prácticas específicas aprendidas y fomentadas en las IFIs son convertidas en políticas en los países prestatarios.

El Programa Mundial de Comisión de Servicios Temporales del Banco Mundial es diseñado para entrenar funcionarios de los países prestatarios a través de tareas especiales en el Banco. Los objetivos declarados de este programa, que muchas veces sirve como una etapa de pre-contratación, son "el aumento de habilidades, compartir conocimientos, las alianzas estratégicas, el intercambio cultural, y la diversificación". Entre tanto, el Programa de Traslado Temporal de Voz (VSP – Voice Secondmente Program), se concentra en funcionarios gubernamentales de países de bajos ingresos y su objetivo es fomentar las buenas relaciones del Banco con los gobiernos.

En abril de 2012 se encontró que de los cuarenta y siete países africanos subsaharianos financiados por el Banco, el 20 por ciento de los Ministros de Economía habían trabajado anteriormente con el Banco Mundial o el FMI. De estos, el 77 por ciento asumió su posición inicial en el gobierno de su país, en el término de un año de haber dejado su posición con una IFI. La única representante elegida democráticamente fue Maria Kiwanuka como Ministra de Economía de Uganda.

Los salarios elevados y las oportunidades profesionales que ofrecen las IFIs representan un estímulo que puede desalentar la disensión hacia o dentro de estas instituciones. El personal del Banco se refiere a este problema como las "esposas doradas" aludiendo a la lucrativa carrera que los profesionales arriesgan perjudicar al disentir con la ortodoxia (ver Boletín 53).    

La Ministra de Economía nigeriana y candidata para la presidencia del Banco en 2012, Okonjo-Iweala de Ngozi, es un buen ejemplo: ella entró al Banco en 1982, llegó a ser vicepresidenta en 2002, pero se trasladó en 2003 para convertirse en la Ministra de Economía de Nigeria, donde actualmente fomenta las privatizaciones, las políticas fiscales austeras y la desregulación financiera. En 2007, ella regresó al Banco como directora gerente, pero se retiró de nuevo en julio 2011 para reasumir su posición como Ministra de Economía.

Otro ejemplo es el del presente ministro de agricultura y desarrollo rural y anterior ministro de finanzas de Camerún, Lazare Essimi Menye. Después de trabajar por siete años como un estadístico en el ministerio de planificación de Camerún, Menye trabajó en el Banco desde 1992 hasta 2003, cuando se convirtió en consejero en el FMI. Cuando dejó el Fondo en 2006 fue promocionado a una posición sénior en el ministerio de finanzas de Camerún y al cabo de un año fue nombrado ministro de finanzas.  

En el caso de Cabo Verde, Cristina Duarte, después de ser la cabeza del programa de privatización de país financiado por el Banco se convirtió en la ministra de finanzas en 2009. Sus políticas como ministra son coherentes con su posición anterior, pues Cabo Verde ahora se vanagloria de ser un paraíso fiscal extraterritorial y está cortando el gasto público. El antiguo economista del Banco, Pierre Laporte, siguió prescripciones semejantes como gobernador del Banco Central de las Seychelles y luego como Ministro de Economía, cortando el gasto social y desarrollando aún más facilidades para las operaciones bancarias en los paraísos fiscales de su país.

Por otro lado, el nombramiento de Antoinette Sayeh como Ministra de Economía de Liberia en 2006" de acuerdo con la BBC "encantó a las instituciones financieras internacionales". La BBC comentó que ella había comprometido su país a un polémico plan económico que implicó un alto nivel de supervisión extranjera a las finanzas nacionales a través de los programas de las IFIs. Ella anteriormente había trabajado con el Banco Mundial durante diecisiete años y cuando terminó su papel como ministra de finanzas se convirtió en la directora del Departamento Africano del FMI.

Los antiguos empleados de las IFIs, sin embargo, no están confinados a los roles financieros. El presidente actual de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, tuvo una larga trayectoria como funcionario estatal internacional. Después de once años con el FMI él asumió una posición, a la cual no fue elegido, como primer ministro de Costa de Marfil en 1990, para regresar al FMI En 1994 como director gerente diputado. Luego dejó de nuevo el FMI en 1990 para participar como candidato a la presidencia de su país en 2000, pero fue declarado inelegible por lo que fundó en su lugar el Instituto Internacional para África, una consultoría con sede en Washington con lazos cercanos al FMI. En 2010 Ouattara se presentó de nuevo como candidato para la presidencia de Costa de Marfil y tomó el poder en medio de denuncias de fraude electoral.