Finanzas

Noticias

¿Evitando los choques en la “autopista” financiera?

Las instituciones financieras internacionales opinan sobre el papel del Estado en el sector financiero

11 October 2012

El lanzamiento del nuevo Informe anual del Banco Mundial, el Desarrollo Financiero Mundial 2013 (GFDR en inglés), y una conferencia del FMI sobre las crisis financieras, ambos en septiembre de 2012, han renovado el escrutinio sobre el apoyo del Banco y del FMI para el desarrollo de los sistemas financieros del sector privado, tanto como el papel  que sus recomendaciones de política económica jugaron en la crisis financiera global.

La motivación principal de este Informe es debatir sobre la cuestión de si es válido para las instituciones financieras internacionales (IFIs) fomentar los mercados de capital privado y desalentar la participación del Estado en los préstamos y las inversiones (ver Boletín 80). Según explica Asli Demirguç-Küntel, miembro del Banco y director de proyecto de. GFDR: "La crisis ha llevado a muchas personas a reconsiderar las intervenciones del Estado en los sistemas financieros". Es importante hacer uso de la experiencia de la crisis para examinar lo que ha fallado y cómo solucionarlo".

Poniendo "límites a la velocidad"

El Informe busca evaluar de manera integral el papel del Estado en materia de finanzas. Tomando nota de los rescates financieros por parte de los países desarrollados de sus sectores financieros privados, el Informe  reconoce que "hay razones económicas válidas" para que el Estado desempeñe un papel activo en sus sistemas financieros. Sin embargo, el Informe también alerta sobre el beneficio a largo plazo de los rescates dado que la trayectoria de los bancos estatales "no es muy positiva", añadiendo que se debería "tener cuidado" con "un papel demasiado activo" para el Estado. El Informe concluye diciendo que el papel del Estado debería ser "asegurar una fuerte supervisión, una sana competencia y fomentar una buena infraestructura financiera".

En un mensaje de blog al presentar el informe, Demirguç-Künt emplea la analogía del sistema financiero como una "autopista", y afirma que la intervención del gobierno debe ser similar a la imposición de límites de velocidad. El Informe dice "si el Estado no tiene la capacidad de monitorear y controlar estas complejas normas del sector financiero, el resultado probable es que habrá más violaciones a los límites de velocidad y más choques".

Las conclusiones del Informe reflejan el historial del Banco defendiendo las reformas de la estructura financiera diciendo que apoyan el desarrollo económico, postura que fue criticada en 2007 por un grupo de expertos independientes (ver Boletín 54). Paulo dos Santos, economista de la Universidad de Londres, dijo "el Informe plantea la importante cuestión sobre cuáles son los mecanismos de gobernanza y estructuras de incentivos que podrían ayudar a los bancos del Estado a cumplir sus mandatos, y considera que la supervisión es necesariamente ‘un reto, especialmente en entornos institucionales débiles. Al tiempo que presenta esta evaluación como ‘el mensaje principal’, el Informe no presenta ninguna prueba para respaldarlo, y tampoco ningún tipo de debate sobre cómo las instituciones como el Banco podrían ayudar a mejorar el entorno institucional en los bancos del estado."

Dos Santos añade, "en lugar de ofrecer una revaluación autocrítica abierta, en vista de los acontecimientos de los últimos cuatro años, la postura del GFDR es, en efecto, una acción de retaguardia que trata de defender las viejas políticas que habían quedado desfasadas, publicadas por una institución que pasó gran parte de los últimos veinte años fomentando las virtudes de ‘sofisticados’ bancos como Citi y HSBC, y sus ‘avanzadas’ prácticas financieras, en contra de la participación del Estado en los mercados bancarios".

¿Más de lo mismo del Fondo?

La postura del FMI en los mercados financieros y el papel del Estado también han sido recientemente rexaminados. La Revisión Trienal de Supervisión 2011 (ver Boletín 78) pide al Fondo que haga una mejor rendición de cuentas sobre la interacción de la estabilidad financiera con la profundización financiera, sobre el aumento de la eficiencia del sector financiero y el suministro de productos financieros que el Fondo ha defendido durante largo tiempo (ver Boletínes 68 y 63).

En abril de 2012, un estudio del FMI elaborado por un equipo interdepartamental en respuesta directa a la revisión aceptó que "la profundización está relacionada con el incidente de la crisis y con una rápida liberalización sin suficiente supervisión lo cual está asociado con mayores riesgos de crisis". Sin embargo, la Comisión concluyó diciendo que una mayor competencia, mejor infraestructura y la limitación de las intervenciones intrusivas de mercado del sector público beneficiarían el desarrollo de los países en desarrollo.

La asesoría en materia de política del Fondo ha sido en gran medida compatible con la creciente dependencia de los mercados de capital para generar inversiones, y defender la profundización financiera. En septiembre de 2012, Papi Laura, jefe de la misión del FMI en la India instó por una mayor liberalización de las normas de inversión. Un estudio del FMI sobre China, publicado en noviembre de 2011, aboga por el final de los controles del Estado sobre la banca, la liberalización de las tasas de interés y la concesión de un mayor control sobre los préstamos y la gestión de los riesgos de los bancos. Uno de los autores del Informe, Jonathan Fiechter, dijo al New York Times que China debería permitir que "los bancos operaran de acuerdo con las fuerzas del mercado" y que "pararan la capacitación para que el sistema bancario pudiera operar".

Informe sobre el Comercio y el Desarrollo Mundial 2013
worldbank.org/financialdevelopment