Gobernanza de las IFI

Antecedentes

Instrumentos para Préstamo del Banco Mundial

11 October 2012 | Al interior de las instituciones

Al instrumento Préstamo para Inversiones del Banco Mundial (IL -Investment Lending) se le han añadido en los últimos años nuevos instrumentos de crédito. El IL será revisado junto con las políticas operativas del Banco que también están bajo revisión y será utilizado con los "sistemas de país" maduros. Actualmente el Banco Mundial está utilizando cuatro instrumentos de préstamo: El Préstamo para Inversiones (IL); el Préstamo para Políticas de Desarrollo (DPL); el Programa para Resultados (PforR); y el Programa de Garantías.

El Préstamo para Inversiones

El IL, o "Préstamos para Inversiones’, es el modo tradicional de los préstamos del Banco para los distintos proyectos y es el instrumento principal de préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), las instituciones del Banco para países de medianos y bajos ingresos, respectivamente.

El IL incorpora los préstamos, créditos y donaciones para "actividades encaminadas a crear las infraestructuras físicas y sociales necesarias para reducir la pobreza y lograr un desarrollo sostenible", incluyendo: "grandes inversiones de capital, la rehabilitación y el mantenimiento, la prestación de servicios, el crédito y la entrega de subvenciones [incluyendo el microcrédito], el desarrollo de bases comunitarias, y el fortalecimiento institucional". Los fondos son desembolsados para cubrir los gastos de los proyectos, incluyendo aquellos identificado previamente, las obras civiles y los servicios técnicos y de consultoría. El IL puede estar acompañado de condiciones para los componentes específicos de los proyectos.

El IL tiene un largo plazo de 5 a 10 años y, durante los últimos 20 años, ha dado cuenta del 78 al 80 por ciento de la cartera del Banco. En la actualidad, el IL representa más de un 90 por ciento de los activos de la cartera de préstamos del Banco, al tiempo que representa aproximadamente dos tercios de los préstamos del BIRF y la AIF en sus compromisos anuales. Desde el 2000, los préstamos de inversión han oscilado entre US$500,000 a US$3,75 mil millones, con un promedio de US$83 millones por préstamo. En el pasado las operaciones crediticias han sido regidas por más de 30 políticas operativas. Sin embargo, el objetivo de las actuales reformas en curso es el de consolidar las políticas, procedimientos y directrices en una sola declaración de política y una descripción adjunta de los procedimientos.

Préstamos para Políticas de Desarrollo

Los Préstamos para Políticas de Desarrollo o DPL (en inglés), remplazaron los  Préstamos de Ajuste en 2004. El DPL está disponible en forma de asistencia financiera rápida para la financiación de los programas de acciones institucionales y de política. Los países aprobados por la AIF reciben los DPLs en forma de subvenciones.
           
La liberación de los fondos DPL depende de la "evaluación satisfactoria del rendimiento en relación con un conjunto de indicadores en forma de medidas de reformas políticas o institucionales, las cuales reflejan el progreso en la aplicación del programa de reformas para el país". Estas condicionalidades son tradicionalmente características de los préstamos del Banco, y han sido muy criticadas por su falta de sensibilidad con los países individuales y sus contextos, y también porque son una forma de introducir e implementar la liberalización, la desregulación y la privatización en los países.

En el año fiscal 2009, en respuesta a la crisis financiera, el 40 por ciento  de los compromisos del Banco tomaron la forma de DPLs, los cuales partieron de un 27 por ciento en 2008. Los compromisos DPL del BIRF  alcanzaron su punto máximo en 2010 con US$20,6 mil millones, cayendo a US$9,5 mil millones en el año fiscal 2011. Los compromisos DPL de la AIF alcanzaron los US$2,8 mil millones en el año fiscal 2009, cayendo a US$2,1 mil millones en el año fiscal 2011. Desde el año 2000, los préstamos para políticas de desarrollo oscilan de US$500.000 a US$2 mil millones, con un promedio de $189 millones.

El Programa para Resultados

El Programa para Resultados (PforR en inglés), es un nuevo instrumento de financiación que fue aprobado por el directorio del Banco en enero de 2012 (ver Boletín 79). El PforR vincula el desembolso de los fondos con el logro de resultados tangibles en la esfera del desarrollo y proporciona apoyo directo a los programas de los gobiernos con el fin de ayudar a los países a "fortalecer las instituciones, fortalecer las capacidades, y mejorar la colaboración con las partes interesada para lograr efectos duraderos". De acuerdo con el Banco, el PforR puede apoyar una amplia gama de proyectos gubernamentales, tales como una mayor cobertura de inmunización de niños o prestación de servicios de saneamiento. Los desembolsos financian programas de gastos en vez de transacciones individuales.

El Banco ensayará el instrumento PforR durante dos años, tiempo durante el cual los requisitos de las nuevas operaciones se limitarán al 5 por ciento del financiamiento anual del BIRF y de la AIF (cerca de US$1,5 mil millones), y a la Categoría A de operaciones (aquellas con los mayores riesgos ambientales y sociales serán excluidas).  A partir de septiembre de 2012, dos proyectos PforR de US$60 millones y de US$300 millones fueron aprobados.

El Programa de Garantías del Banco Mundial

El Programa de Garantías que ofrece garantías parciales de la deuda privada, fue diseñado para "atraer financiación comercial a largo plazo en sectores tales como el del suministro eléctrico, el agua, el transporte, las telecomunicaciones, el petróleo y gas y la minería". Las garantías están a disposición de todos los países que reúnan las condiciones de la AIF y el BIRF y son de tres tipos: las garantías de riesgo parcial "protegen a los prestamistas privados contra el riesgo de que una entidad pública no cumpla sus obligaciones con respecto a un proyecto privado"; las garantías crediticias parciales "protegen a los prestamistas privados contra todo riesgo durante un período específico del plazo de financiación de la deuda de una inversión pública"; y las garantías basadas en políticas, las cuales "ayudan a los gobiernos a mejorar el acceso a los mercados de capital en apoyo de políticas y reformas sociales, institucionales y estructurales". El instrumento de garantía ha evolucionado hasta incluir nuevos objetivos como "mejorar los intereses de los inversores en las privatizaciones".

Sistemas de país   

La ejecución de los proyectos del Banco Mundial ha sido gestionada por unidades especiales en paralelo con las actividades básicas del gobierno nacional. Sin embargo, actualmente el Banco se está moviendo hacia un enfoque de "sistemas nacionales", en el cual los proyectos del Banco utilizan las "instituciones sectoriales ejecutoras nacionales y sub-nacionales, y las leyes, reglamentos, normas y procedimientos nacionales".
Tras su aprobación por la Directiva en 2005, el Banco está llevando a cabo un programa piloto que "explora la utilización de los sistemas de protección ambiental y social del país", para los préstamos del Banco. El primer piloto fue aplicado en proyectos individuales, pero en 2008 la Directiva aprobó una propuesta para ampliar la iniciativa en la aplicación a nivel nacional y sub-nacional y lanzó otro piloto para explorar el uso de los sistemas de adquisición del país. Una actualización para el año 2011 del piloto publicada por el Banco, Uso de los Sistemas Nacionales de Protección del Medio Ambiente, reconoce que los sistemas piloto hasta el momento habían tenido "poco éxito" en alcanzar sus objetivos de: impacto, sentido de pertenencia, armonización con los donantes, simplificación y reducción de los costos.

La experiencia del uso de los sistemas nacionales de protección ambiental y social será examinada como parte de la revisión y actualización de las políticas de salvaguardia ambiental y social del Banco.