Comercio

Noticias

Banco Mundial sobre el empleo: "¿Una carrera destructiva"?

6 December 2012

Dos informes de octubre de 2012, del Banco Mundial entregan un mensaje contradictorio para los países en desarrollo sobre los mercados de trabajo. El Informe sobre el Desarrollo Mundial 2013 (IDM) afirma que "los empleos son la piedra angular del desarrollo". En contraste, el nuevo informe Haciendo Negocios (DBR – Doing Business) ha motivado muchas críticas por lo que ahora está siendo examinado por revisores independientes.

En una importante desviación de los enfoques anteriores del Banco, el IDM 2013 dice: El empleo contribuye a la estabilidad macroeconómica que tiene en cuenta el capital humano, así como a las prácticas laborales que permiten la creación de puestos de trabajo y la protección social para los más vulnerables. Pide que haya estrategias a favor del desarrollo en la creación del empleo, que complementen "el contexto específico de cada país". Jim Yong Kim, el presidente del Banco Mundial, reconoce en el prólogo del IDM que la mayoría de las personas pobres en los países en desarrollo "no están ganando lo suficiente para garantizar un futuro mejor para sí mismos; y a veces, están trabajando en condiciones precarias y sin la protección de la ley."

¿"Buenos empleos" en vez de trabajo decente

Brendan Martin de la ONG británica Mundo Público (Public World), la cual hizo su propio análisis del IDM, dice que hay mucho que criticar en el informe pero acoge con beneplácito sus mensajes básicos. El IDM "Se centra en la necesidad de crear puestos de trabajo, y reconoce que el crecimiento, las fuerzas del mercado y el desarrollo del sector privado no son suficientes para lograrlo". Owen Tudor, del Congreso de Sindicatos Británicos (TUC, sigla en inglés) detectó un "marcado sesgo anti-sector público" en el informe, mientras que la Confederación Sindical Internacional (CSI) expresó su preocupación acerca de la falta de atención sobre el ´programa de trabajo decente´ de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y en lugar de ello se centra en los "buenos empleos".

En octubre de 2012 un documento de orientación política, La creación de fuentes de trabajo es buena para el desarrollo, fue respaldado por el Comité para el Desarrollo, el órgano de dirección de los ministros de finanzas del Banco Mundial. Escrito por el personal del Banco, este documento hace hincapié en la necesidad de abordar el efecto de "meseta" de la legislación laboral en materia de empleo, y destaca que "el sector público tiene un papel importante" para catalizar los mercados de trabajo. También hace hincapié en que los gobiernos deben "priorizar las políticas en apoyo del empleo haciendo las mayores contribuciones posibles a los niveles de vida, la productividad y la cohesión social". El documento no hizo ninguna referencia al portafolio y las inversiones del Banco y tampoco hizo recomendaciones sobre cambios de política del Banco Mundial.

¿Negocios para el crecimiento?

En contraste con el énfasis del IDM en cómo "algunos trabajos hacen más para el desarrollo que otros", los críticos señalan la uniformidad de las calificaciones de los países en Hacer Negocios, las cuales comparan el clima de negocios basado en 10 temas, incluyendo la facilidad de obtención de crédito y el pago de impuestos 81, 78). El Banco publicó la edición 2013 del informe Haciendo Negocios a principios de octubre de 2012. Según Christina Chang, de la ONG británica CAFOD, la clasificación de Haciendo Negocios "desvía recursos vitales de las microempresas, que aunque pequeñas, proveen la gran mayoría de los puestos de trabajo y son esenciales en la reducción de la pobreza".

En un debate durante las reuniones anuales del Banco Mundial en octubre de 2012, Geoffrey Chongo, del Centro Jesuita para la Reflexión Teológica de Zambia, comentó que "el gobierno de Zambia estaba tan obsesionado con conseguir una alta clasificación de 50, que estaba dispuesto a matar de hambre el desarrollo de la pequeña y mediana empresa favoreciendo a las multinacionales para conseguirla". Zambia ocupa el sexto lugar para la concesión de créditos este año, sin embargo, más del 90 por ciento de las pequeñas empresas no tienen acceso al crédito y las tasas de interés están por encima del 25 por ciento.

Marginados los derechos de los trabajadores

Otra gran preocupación del Congreso de Sindicatos Británico (TUC – sigla en inglés) con relación al Informe Haciendo Negocios 2013 (DBR – sigla en inglés), es que éste ha retrocedido a lo que el TUC llama la "eliminación de las normativas para la protección de los trabajadores". En Marruecos, "el país más celebrado este año" en las clasificaciones DBR, más de 100 violaciones de los derechos sindicales fueron registradas por la Confederación Sindical Internacional (CSI) en 2012. El indicador empleado para los trabajadores" (ver Boletín 78). todavía no se está utilizando en las clasificaciones pues su aprobación está pendiente de los debates en curso entre la OIT y el Banco Mundial. El informe destaca el "enfoque tan restrictivo" de algunos países del África subsahariana ante las prácticas laborales, como el pago de indemnización por despido, al tiempo que en Europa Oriental y Asia Central se está dando atención a "facilitar las condiciones para los despidos sin indemnización."

Al otro lado del mundo en Brasil (una de las economías de más rápido crecimiento en el mundo) sólo tiene una clasificación DBR de 130, y las clasificaciones han recibido fuertes críticas en los medios y por parte de las empresas. Según Adhemar Mineiro, de la red de ONGs brasileras REBRIP y DIEESE, en Brasil "nadie toma en serio las clasificaciones de Haciendo Negocios". En cambio, "para determinar las inversiones se mira el tamaño del mercado, la tasa de crecimiento del mercado, y el acceso a los recursos naturales".

Debido a la fuerte crítica de las clasificaciones DBR hubo un agitado intercambio en la reunión de la Junta que debía aprobar la edición 2013. Por lo que el presidente Kim ordenó una "revisión completa" de las lecciones aprendidas y encargó la realización de este trabajo a un panel de revisión presidido por Trevor Manuel, el ministro de planificación en Sudáfrica. Éste debe presentar su informe preliminar al Banco a finales de marzo de 2013, y el informe final en mayo de 2013.

Rudi Dicks del grupo de pensadores de Sudáfrica, el Instituto de Empleo Nacional y de Desarrollo Económico, sostiene: "Esas clasificaciones simplemente deberían ser abolidas. No son más que una carrera destructiva, pues no reconocen el contexto social, económico y político de cada país. El abordaje de Hacer Negocios socava el espacio político, el programa de trabajo decente y el desarrollo."