Finanzas

Noticias

Acusado el FMI de prejuicios anti chinos

28 February 2013

La Oficina de Evaluación Independiente (OEI) del FMI publicó una evaluación a finales de diciembre de 2012, criticando las preocupaciones y asesoría relacionadas con las reservas internacionales, especialmente con la acumulación por parte de los países de grandes cantidades de activos en dólares estadounidenses.

Según el informe de la OEI respecto a las Reservas Internacionales: El examen de las preocupaciones y perspectivas de los países, las entrevistas con los funcionarios de los países, con los funcionarios del FMI y con ex miembros directivos revelaron la creencia generalizada de que el Fondo fue excesiva e indebidamente influenciado en la formulación de su política de reservas. "Las opiniones de accionistas importantes en cuanto a la incapacidad del FMI para influir en la política cambiaria de China… fueron un factor importante para explicar por qué las preocupaciones acerca de la estabilidad del sistema monetario internacional fueron expresadas en términos de excesiva acumulación de reservas." Los informes de prensa, incluso en el Washington Post en diciembre de 2012, interpretaron este hallazgo como una acusación implícita de que el FMI había criticado la política de reserva de China, influenciado por Estados Unidos.

Amar Bhattacharya, director de la secretaría del G24, agrupación inter-gubernamental de países en desarrollo que coordina la posición sobre asuntos monetarios y las cuestiones de desarrollo, dijo en la página de noticias china China.org.cn – que la evaluación indicaba cómo el FMI "era visto como un "medio" o forma de presión de parte de Estados Unidos sobre China."

La evaluación mostró cómo las naciones más ricas no fueron objeto de las mismas críticas: "En sus consultas con los países avanzados, el Fondo muy rara vez aborda el tema de reservas apropiadas." Ilene Grabel de la Universidad de Denver señala en el artículo de un blog que "la falta de imparcialidad" del Fondo también es evidente en su respaldo a "agresivas intervenciones cambiarias… en los países ricos" incluyendo a Suiza en 2009-2010 y Japón en 2010-2011, a pesar del hecho de que las consecuencias de estas intervenciones en términos de los flujos de capital "afectaron gravemente a muchos países en desarrollo de rápido crecimiento… pero sería muy difícil encontrar al Fondo interviniendo en los mercados de divisas de los países ricos.

El informe también puso en tela de juicio el enfoque analítico adoptado por el Fondo, proporcionando apoyo indirecto a la afirmación de que las acusaciones del Fondo no son imparciales. La evaluación reveló que "la asesoría política del FMI no tuvo debidamente en cuenta las fuentes de riesgo asociadas con las necesidades de liquidez en moneda extranjera que surgieron como resultado de la crisis financiera mundial". Se entienden las "fuentes de riesgo" como la volatilidad de los flujos de capital y la especulación monetaria que emanan de las principales economías avanzadas, tales como la de Estados Unidos. China y otras naciones en desarrollo han acumulado reservas para protegerse de la volatilidad de los flujos de capital y los riesgos de contagio de las crisis financieras, así como para evitar los programas respaldados por el FMI y sus requisitos de condicionalidad (ver Boletín 75)). Los funcionarios de los países entrevistados para el estudio de la OEI dijeron que la excesiva atención del FMI a las reservas era equivalente a "tratar los síntomas y no la causa de la potencial inestabilidad."

El FMI rechaza las críticas

La respuesta de los funcionarios del FMI, que fue publicada simultáneamente con el informe de la OEI, rechaza contundentemente la evaluación y afirmación de que al centrarse en las reservas el Fondo había "ignorado asuntos más urgentes". La respuesta del personal también impugnó el cuestionamiento de la OEI sobre la motivación del FMI al dar atención a los riesgos de las reservas, y también a cualquier sugerencia de parcialidad respecto a sus miembros debido a una priorización selectiva o inapropiada de la acumulación de reservas: "El informe de la OEI incorrectamente sugiere que la discusión sobre las reservas fue simplemente una forma de reabrir el debate sobre los desequilibrios mundiales."

La directora gerente del FMI Christine Lagarde respaldó a su personal, diciendo "la evaluación está equivocada sobre las razones del Fondo… en sus consideraciones relativa a las reservas", pero indicó "estoy de acuerdo con la mayoría de las recomendaciones formales de la OEI." El resumen de la reunión de la junta ejecutiva del FMI en diciembre de 2012, la cual trató el informe de la OEI, reveló que los directivos "tuvieron opiniones diferentes sobre la labor analítica del informe, en particular… sobre si la composición de la membresía estaba adecuadamente representada en la muestra elegida." La OEI publicó la lista de los 37 países evaluados, pero no dio a conocer un desglose de las respuestas que permitiera hacer una evaluación de cuán ampliamente el número de miembros estuvo representado en sus conclusiones.

El debate sobre las reservas desvía la atención de los riesgos

Aunque la auditoría provocó desacuerdos, las reacciones del personal y de la directora gerente del FMI sobre la evaluación indican que a pesar de las críticas de la OEI, ellos creen que no hay ninguna necesidad de modificar la política del FMI. Las recomendaciones de la OEI incluyen el enfoque en las distorsiones percibidas de las políticas, al tiempo que presentan el cuestionamiento sobre las reservas como una apertura para un examen más exhaustivo de la inestabilidad financiera mundial. La respuesta del personal del FMI alega que lo anterior ya es parte de la práctica del Fondo, como es la recomendación de que "el consejo no debe ser dirigido únicamente a los mercados emergentes".

Gao Haihong, investigador sénior del Instituto de Economía Mundial y Política de la Academia China de Ciencias Sociales, afirma que un estrecho debate sobre el significado de las reservas desvía la atención de la naturaleza cambiante de las políticas para controlar los riesgos financieros: "Las funciones de las reservas han cambiado de la estrecha definición de "prevención", a una más amplia de "protección" contra los riesgos financieros generales, incluyendo la violación de los movimientos de capitales entre fronteras.

Gao dice que "el informe de la OEI ha provocado un debate sobre las funciones de las reservas, que debería ser visto como un efecto secundario de la política nacional interesada en sí misma, no sólo en los países con excedentes sino también en los países que son la fuente de las corrientes de capital. En ese caso, tanto el informe de la OEI como la respuesta del FMI no están prestando la debida atención a la raíz del problema".