Gobernanza de las IFI

Noticias

Reforma de la arquitectura financiera: ¿Está el FMI “enterrando su cabeza en la arena

23 April 2013

La agenda del G20 sobre la arquitectura financiera internacional busca enfrentar el incumplimiento de la deuda soberana, pero no "las guerras de divisas".

La presidencia rusa del G20 ha priorizado la deuda como uno de los temas clave de 2013. Un documento de febrero de 2013 de la sociedad civil dirigido al G20, afirmó: "es necesario que el G20 reconozca la necesidad de dejar de hablar sobre la deuda soberana" y en su lugar "vea la necesidad de establecer los hitos para un diálogo a nivel mundial, además de crear un marco de trabajo sobre la deuda común".

Ugo Panizza, del Instituto de Graduados suizo (The Graduate Institute),  argumentó en un documento a principios de febrero de 2013, que los incentivos del FMI (como el principal prestamista internacional de última instancia), en realidad hacen difícil evitar los retrasos, los costos y las complicaciones del incumplimiento del capital soberano. Panizza propone implementar avisos automáticos para el incumplimiento de la deuda soberana, el arbitraje y los recortes en los préstamos del FMI, pero reconoció que sus propuestas "actualmente no eran políticamente factibles.”

the IMF will prefer to bury its head in the sand

¿Guerra de divisas?

En el período previo a la reunión de los ministros de finanzas del G20 en Moscú, en febrero de 2013, los esfuerzos de Japón para reducir el valor del yen produjeron gran inquietud sobre la guerra de divisas, o sea, la devaluación intencional de las divisas por parte de los países para ganar una mayor competitividad en el mercado. La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, trató de disipar los temores, diciendo: "No hemos visto ninguna evidencia de algo que pueda ser llamado la guerra de divisas… Hemos sabido de preocupaciones sobre las divisas, pero no sobre la guerra de divisas." La tormenta en los medios se disipó cuando el G20 se negó a censurar a Japón por su devaluación.

Dado que el FMI no fue congruente e imparcial en su asesoramiento en materia de políticas (ver párrafo anterior y Boletín 84), ahora el FMI está  enfrentando un dilema. Aldo Caliari de la ONG estadounidense Center of Concern dijo: "Cualquier camino real para salir del problema necesitará desbancar la moneda de los Estados Unidos como la principal divisa de facturación internacional como reserva de valor. No es de extrañar que el FMI, donde Estados Unidos tiene poder de veto, prefiera enterrar su cabeza en la arena."