Comercio

Noticias

¿Arriesgando los resultados finales? Críticas a los proyectos de infraestructura del Banco Mundial

9 October 2014 | Traducción:Maria Eugenia Arzayús

Kosovo A coal power plant, proposed to be replaced by a new coal power plant with associated expansion of a lignite mine leading to displacements. Photo: Kate Geary

Se espera que el Banco Mundial lance oficialmente el Instrumento para la Infraestructura Mundial (GIF – Global Infrastructure Facility) [ver Boletín may 2014] en octubre de 2014 durante las reuniones anuales. Una nota informativa filtrada del Banco Mundial dirigida al G20 en agosto de 2014, ha proporcionado más detalles. La nota describe al GIF como “una plataforma mundial abierta que facilitará la preparación y estructuración de complejas APPs (asociaciones público-privadas) para la infraestructura, con el objeto de facilitar la movilización del capital del sector privado y del sector institucional”. También se espera que a largo plazo ayude a desarrollar la infraestructura “como una clase de activo” (ver Observador invierno 2014).

La nota informativa propuso que el GIF fuera establecido como un programa de asociación del Banco Mundial “con la participación de una gran variedad de partes interesadas”, sin embargo, esto no incluye la representación de los países prestatarios. La nota esboza cuatro “principios centrales” del GIF, incluyendo “potenciar el sector privado” y “promover la sostenibilidad y la inclusión”. Esto último debe adherirse a “los más altos estándares de la buena práctica en la rendición de cuentas sociales y del medio ambiente”. Sin embargo, en una vista general de las actividades del GIF, las evaluaciones sociales y ambientales sólo son mencionadas en la fase de la viabilidad de los proyectos. Según Nancy Alexander de la fundación política alemana Heinrich Boell, estas áreas podrían presentar un riesgo significativo: “En la implementación de mega-proyectos, según lo planeado, las consecuencias de no dar debida atención a los asuntos ambientales y sociales a través de todas las etapas de los proyectos afectará en gran medida y en forma adversa los resultados finales de los mismos, tanto desde el punto de vista económico como financiero”. Se espera que las operaciones de GIF comiencen en diciembre de 2014, con un proyecto piloto de tres años que se centrará en la preparación de un proyecto “río arriba”, con una financiación inicial de US$80 millones.

Infraestructura para explotación de los hidrocarburos

La posición del Banco en la infraestructura de los hidrocarburos continúa siendo ambigua siguiendo una laguna legal del Documento de Dirección Energética de 2013 del Banco, que limitó la financiación del carbón pero permitió que el Banco apoyara plantas de carbón “en circunstancias excepcionales” (ver Boletín dic 2013). En agosto de 2014, el presidente del Banco Jim Yong Kim, dijo que la situación de la energía en África es “casi un apartheid de la energía”, afirmando que el Banco tenía que “respetar la demanda de los africanos por el acceso a la electricidad.

La propuesta financiación del Banco a la planta eléctrica con base en carbón en Kosovo, continúa siendo criticada (ver Boletín 86), debido a la explotación de una mina abierta de lignito asociada con la planta. Un informe de febrero de 2014 de la Red Internacional de Desplazamiento y Reasentamiento, estimó que más de 7.000 personas serán reasentadas involuntariamente debido a la construcción de la mina. Según el informe, “los pasos de la diligencia debida especificados en las salvaguardias para los reasentamientos involuntarios han sido incumplidos, fueron mal leídos, evitados, ignorados y abandonados”, lo cual “causará demoras y costos agregados”. Visar Azemi del Foro de la Sociedad Civil de Kosovo para el Desarrollo Sostenible (KOSID por sus sigla en inglés), dijo que el Banco Mundial y el gobierno de Kosovo, contrario a lo que han venido haciendo, deberían “ayudar a los kosovares a través de programas de eficiencia energética… y además reducir las emisiones de gas invernadero que son responsables por daños económicos de hasta 100 millones de euros anualmente”.