Derechos

Noticias

Perspectivas contradictorias sobre la dirección de la revisión de las salvaguardias del Banco Mundial

5 October 2015 | Translated by: Maria Eugenia Arzayús

A principios de agosto de 2015, el Banco Mundial puso en marcha la tercera fase de consulta de su propuesto nuevo marco ambiental y social (ver Observador Verano 2015), tras la publicación del segundo borrador por el Comité de la Junta Directiva del Banco sobre la Eficacia del Desarrollo (CODE, por su sigla en inglés). La consulta se­­­­­­­­­­­­­ llevará a cabo con departamentos gubernamentales y grupos de interés en 30 países, y aún no se conoce la fecha de finalización. Los resultados servirán para elaborar el tercero y potencialmente último borrador del marco de salvaguardias.

El propuesto borrador del marco fue respondido con una carta firmada por 19 ONGs, entre ellas Earthlife Africa y Veeduría de Derechos Humanos, reclamando que sus propuestas “debilitarán en alto grado las protecciones para las comunidades afectadas y el medio ambiente, al tiempo que el Banco Mundial intenta financiar más proyectos de alto riesgo”. La carta añade que el borrador actual de las salvaguardias no menciona áreas sustanciales de la cartera del Banco, tales como los préstamos basados ​​en la política, los cuales no están cubiertos por las salvaguardias. Un comentario de junio de 2015, sobre los estándares del borrador de la revisión, por el mecanismo de rendición de cuentas del Banco, el Panel de Inspección, también planteó esta preocupación, con referencia a una solicitud para una inspección en Haití en enero de 2015. El Panel se vio obligado a rechazar la solicitud, a pesar de considerar las preocupaciones “serias y legítimas”, porque el proyecto había sido ejecutado por un fideicomiso del Banco Mundial y, por lo tanto, no estaba cubierto por las políticas operativas del Banco. El Panel instó al Banco a “crear una cobertura comprensible de garantías” para incluir más instrumentos financieros en su cartera de préstamos.

A finales de agosto de 2015, se llevó a cabo en Angola una primera reunión de consulta con los gobernadores africanos del Banco, y en gran parte se centró en el medio ambiente y en el estándar social “7” sobre pueblos indígenas (ESS7). De acuerdo con el delegado de Kenia, el grupo africano había presentado un fuerte caso para no aplicar el estándar ESS7 en el contexto africano. Este llamado “enfoque alternativo” fue duramente criticado durante la fase previa de la consulta. En julio de 2014, Soyata Maiga, del Grupo de Trabajo de la Comisión Africana sobre Poblaciones y Comunidades Indígenas en África, argumentó: “El “enfoque alternativo’ estaría… en fuerte contradicción con las varias políticas, decisiones y resoluciones de la Comisión y de la Unión Africana”.

Las declaraciones hechas por agrupaciones de los directores ejecutivos del Banco Mundial (DEs) mostraron más tensiones dentro de la institución. El director ejecutivo de la India, a nombre de cinco países, dijo que el borrador de la revisión era “decepcionante” pues haría “cada vez más difícil y costoso para los prestatarios, hacer negocios con el Banco Mundial”. En lugar de ello, él argumentó que “se debería preferir el sistema nacional siempre que estuviera sustancialmente de acuerdo con los Estándares Sociales y Ambientales.” Sin embargo, Rayyan Hassan del Foro de ONGs sobre el Banco de Desarrollo Asiático advirtió sobre el peligro de poner las responsabilidades de salvaguardias en “sistemas prestatarios potencialmente débiles e inadecuados al tiempo que se eliminan los requisitos de diligencia debida obligatorias del Banco para asegurar que las protecciones ambientales y sociales del prestatario sean al menos tan fuertes como, y equivalentes a las del Banco Mundial.”