Finanzas

Noticias

La CFI revisará su marco de resultados de desarrollo

11 January 2018 | Traducción: Gustavo Alzugaray

En un blog de octubre publicado antes de las reuniones anuales del Banco Mundial y el FMI en Washington DC, Philippe Le Houérou, director general de la Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo del sector privado del Banco Mundial, señaló que la CFI ha desarrollado “un nuevo marco – Medición y Monitoreo Anticipado de Impactos (AIMM, por su sigla en inglés) – para permitirnos definir, medir y articular mejor el impacto de desarrollo de cada proyecto”. El AIMM eventualmente permitirá que CFI “juzgue y comunique nuestros resultados no solo desde una perspectiva operativa y financiera sino también desde una perspectiva de desarrollo y de cartera”. Si bien los detalles sobre los plazos y el grado en que expertos externos informarán al AIMM no están disponibles, la CFI convocará una reunión con organizaciones de la sociedad civil para el 7 de diciembre, en Londres, a los efectos de discutir el proceso.

El descubrimiento de la CFI de que, como institución de desarrollo, debería “eventualmente” poder juzgar sus resultados “no solo desde una perspectiva financiera” sino también “de desarrollo”, parece un paso en la dirección correcta. Como se describe en un artículo de la revista Mother Jones de enero de 2016, titulado The World Bank Is Supposed to Help the Poor. So Why Is it Bankrolling Oligarchs? [Se supone que el Banco Mundial ayuda a los pobres. Entonces, ¿por qué financia a oligarcas?], las opciones de inversión de la CFI y sus supuestos vínculos con su mandato de desarrollo han sido muy criticados (véase el Update 84). Además, la pesada carga de casos de su mecanismo de rendición de cuentas, el Defensor del Pueblo (CAO, por su sigla en inglés), y los persistentes informes recientes de las consecuencias negativas resultantes de la incapacidad de la CFI para garantizar que sus inversiones a través de intermediarios financieros no dañen, subrayan la necesidad de cambios estructurales en el institución (véanse la página 7 de este número, el Observador de  Primavera de 2017 y el de Otoño de 2016). Dada la importancia del proceso, la sociedad civil tiene la esperanza de que la reunión en Londres marque el comienzo de un proceso formal de consulta con una amplia gama de partes interesadas en el desarrollo del AIMM.