Medio ambiente

Noticias

¿Prosperidad compartida? El GBM fracasa en los avances hacia el acceso de los pobres a la energía

11 January 2018 | Traducción: Gustavo Alzugaray

Solar panels on a farm in Mali, 2008. Photo © Curt Carnemark, World Bank

Un informe de la sociedad civil publicado a fines de octubre criticó al Banco Mundial por no haber comprometido más recursos para el acceso a la energía, argumentando que su enfoque de la inversión en energía no hace lo suficiente para poner fin a la pobreza energética en las regiones en desarrollo.

El informe, Funding Clean Energy Access for the Poor: Can the World Bank Meet the Challenge? [El financiamiento del acceso a la energía limpia para los pobres: ¿puede el Banco Mundial cumplir con el desafío?], coeditado por el Bank Information Centre Europe (BIC Europe), la Swedish Society for Nature Conservation (SSNC) y la campaña Big Shift Global, señaló que los préstamos vinculados a la mejora del acceso a la energía representaron solo el 13% (USD 1.500 millones) de la cartera de préstamos de energía del Banco en el año fiscal 2016. Pidió al Banco que establezca objetivos específicos para aumentar las inversiones en acceso a la energía, incluyendo al menos USD 5.750 millones en fondos anuales para acceso a energía e inversiones que permitan a 15 millones de personas obtener conexiones anualmente.

En el documento de 2013 Energy Directions del Banco Mundial se destacaba que “la práctica energética se centrará en contribuir al logro de … la iniciativa de la ONU Energía Sostenible para Todos [SE4All]”, que incluye el ambicioso objetivo de lograr el acceso universal a la energía en todo el mundo para 2030. El objetivo también se incluye en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) bajo ODS7, que está dirigido a proporcionar acceso a energía asequible, sostenible y confiable para todos. Sin embargo, el informe Funding Clean Energy Access for the Poor argumentó que el Banco necesita tomar medidas adicionales para priorizar el acceso a la energía sobre las inversiones en energía para la exportación, particularmente en países pobres en África Subsahariana y Asia, para ayudar a alcanzar los objetivos SE4All.

No está claro que los proyectos de APP a gran escala en el sector de la energía sean adecuados para abordar el acceso a la energía porque el Banco Mundial no ha proporcionado ninguna guía sobre cómo alinear los objetivos del sector privado, es decir sus fines de lucro, con los objetivos del gobierno de ofrecer acceso a la energía a los pobres.El financiamiento del acceso a la energía limpia para los pobres informe, Octubre 2017

La inversión en energía renovable distribuida es vital para alcanzar los objetivos SE4All

Un informe de octubre de la Agencia Internacional de Energía (AIE), una organización intergubernamental con sede en París, ha demostrado que la inversión en tecnología de energía renovable distribuida, incluida la electricidad fuera de la red y las mini redes en áreas rurales remotas de países en desarrollo, es esencial para alcanzar el objetivo de SE4All de lograr el acceso universal a la energía. Documentó que 1.100 millones de personas en todo el mundo se quedaron sin acceso a la electricidad en 2016 y que, según las tendencias actuales, esta cifra disminuirá a 700 millones para 2030 – con el 60% de esta mejora del acceso proyectado a ser cubierto por energía renovable. Para alcanzar el acceso universal para 2030, el informe de la AIE sugirió que el 90% de las 700 millones de conexiones restantes necesitaría ser provisto por tecnología renovable, con la tecnologías fuera de la red y de mini redes desempeñando un papel clave en países pobres en energía, con limitadas redes convencionales.

Las inversiones del Banco en tecnologías fuera de la red y mini redes han sido históricamente un área periférica de su política energética. Por ejemplo, un informe de 2016 del Grupo de Evaluación Independiente (GEI) del Grupo del Banco Mundial (GBM) señaló que, entre los años fiscales 2000 y 2016, la inversión del GBM en electrificación fuera de la red se estimó en solo 2,5% de sus préstamos globales para el sector electricidad (un promedio de USD 87 millones por año). El informe del GEI señaló: “No se encuentra una tendencia discernible en estos compromisos” durante el período incluido en la revisión.

Si bien es alentador el apoyo del Banco a varios proyectos recientes de energía limpia, existen serias dudas sobre si el impulso más amplio del Banco para movilizar financiamiento del sector privado para el desarrollo (véase el Observador de Verano de 2017) es compatible con lograr el acceso universal a la energía. Por ejemplo, el informe Funding Clean Energy Access for the Poor señaló la profunda desconexión entre el enfoque del Banco para alcanzar objetivos universales de acceso a la energía y su agenda de promoción de Asociaciones Público Privadas (APP) como medio para maximizar las finanzas para el desarrollo: “no está claro que los proyectos de APP a gran escala en el sector de la energía sean adecuados para abordar el acceso a la energía porque el Banco Mundial no ha proporcionado ninguna guía sobre cómo alinear los objetivos del sector privado, es decir sus fines de lucro, con los objetivos del gobierno de ofrecer acceso a la energía a los pobres”.

Anna Östergren, de SSNC, comentó: “Cuando se trata de la electricidad ara los pobres, para el Banco Mundial no es un tema de falta de fondos sino de tener las prioridades en orden. El Banco Mundial debe garantizar que la electricidad para los pobres esté primero que el uso de fondos públicos para apoyar las exportaciones de combustibles fósiles”.