Derechos

Noticias

AIMM: ¿Logrará la CFI el objetivo de desarrollo basado en los derechos?

2 May 2018 | Traducción: Gustavo Alzugaray

En las Reuniones Anuales del Banco Mundial y del FMI de octubre de 2017, en Washington DC, la Corporación Financiera Internacional (CFI, brazo del sector privado del Banco Mundial) presentó su nuevo marco de medición de impacto de desarrollo, Medición y Monitoreo de Impacto Anticipado (AIMM, por su sigla en inglés. Véase el Observador de Invierno 2017- 2018). El nuevo sistema reemplazará su Sistema de Seguimiento de los Resultados del Desarrollo (DOTS, por su sigla en inglés) y estará completamente operativo en 2019. Contrariamente al DOTS, donde el impacto de desarrollo solo se evaluó tres años después de la implementación del proyecto, la AIMM realizará una evaluación ex ante de los posibles resultados de desarrollo de las inversiones propuestas. También tratará de determinar los impactos de toda la cartera, con un enfoque en cómo las inversiones individuales y la cartera se desempeñan, en general, en la creación de mercados, un objetivo clave de la nueva estrategia 3.0 de la CFI (véase el Observador de Primavera de 2017).

Las organizaciones de la sociedad civil (OSC) consideran que la AIMM es una oportunidad importante para que la CFI aborde muchas cuestiones planteadas por ellas y por el Defensor del pueblo de la CFI (su mecanismo independiente de rendición de cuentas), incluyendo casos documentados en los que la CFI apoyó apropiaciones de tierra, desplazamientos, pérdida de medios de subsistencia y destrucción del medio ambiente natural (véase el Observador de Verano de 2017 y el de Invierno 2017-2018). Las OSC quieren ver si se aplicará la AIMM a todos los aspectos de la cartera de la CFI, incluidas sus inversiones en intermediarios financieros.

Según un informe de enero del estadounidense Center for Global Development (CGD) sobre la naturaleza y el destino de las inversiones de la CFI, “la cartera de la CFI no está enfocada a donde podría marcar la mayor diferencia”, dado que la mayoría de sus inversiones fueron en países de ingreso medio. Si bien la CFI respondió que es el mayor inversor en países de bajos ingresos entre las instituciones financieras internacionales, CGD señaló que su análisis fue difícil debido a la falta de información pública y accesible proporcionada por la CFI. Esto coincide con una queja persistente de las comunidades afectadas y sus socios de las OSC con respecto a las inversiones de la CFI.

Una evaluación de impactos ex ante ... garantizaría que las inversiones de la CFI apoyen actividades que logren beneficios tangibles para la capacidad de las comunidades de hacer valer sus derechos económicos, sociales y culturales

Dada la importancia de la AIMM para informar a las decisiones de inversión de la CFI, la sociedad civil ofreció ayudar a la CFI a integrar un enfoque basado en los derechos humanos en la AIMM que vaya más allá de las proyecciones estrechas de creación de empleo y flujos de inversión. Esto garantizaría que las inversiones de la CFI se utilicen para atraer inversiones indecisas del sector privado hacia actividades que aporten beneficios tangibles a la capacidad de las comunidades de valerse de sus derechos económicos, sociales y culturales. Esto, a su vez, aseguraría que las inversiones de la CFI estén totalmente alineadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que apuntan a “proteger los derechos humanos”.

La AIMM adquiere importancia adicional por el nuevo enfoque del Banco y de la CFI en los estados frágiles y la nueva Asociación Internacional de Fomento (AIF) -el brazo de bajos ingresos del Banco Mundial- (véase Al interior de las instituciones de Primavera de 2017) (véase el Observador de Invierno de 2017). Ante los desafíos de operar de manera efectiva en entornos frágiles, la sociedad civil ha sugerido que la CFI considere seriamente el desarrollo de herramientas AIMM específicas para esos entornos.