Medio ambiente

Noticias

A medida que la crisis climática se hace sentir, el Banco Mundial se aleja del carbón

22 January 2019 | Traducción: Gustavo Alzugaray

A coal-powered power plant in Kosovo. Credit: World bank.

En las Reuniones Anuales del Banco Mundial y el FMI en Bali, en octubre, el Banco señaló que limitaría aún más su futura cartera de financiamiento del carbón, introduciendo una nueva política que fomentará la desinversión del carbón a través de intermediarios financieros (es decir, bancos comerciales y fondos de activos) que son clientes de la Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo del sector privado del Banco. El Banco anunció formalmente, además, que una planta de energía a partir de carbón en Kosovo, que había considerado financiar, estaba ahora ‘fuera de la mesa’ (véase el Observador de Otoño de 2018).

Las Reuniones Anuales se llevaron a cabo a raíz de un nuevo informe publicado por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático a principios de octubre, que advirtió que los gobiernos solo tienen 12 años para reducir las emisiones de gas de efecto invernadero (GEI) en un 45% para evitar el calentamiento global irreversible y limitar el aumento de la temperatura media mundial en 1,5°C. Las actuales Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (CDN) para el Acuerdo Climático de París colocan el clima mundial en una trayectoria de calentamiento de 3°C.

El Banco anunció sus objetivos climáticos posteriores a 2020 en Katowice, Polonia, en la 24ª Conferencia de las Partes (COP24) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el 3 de diciembre (cuando el Observador fue a imprenta). A pesar de comprometerse a proporcionar USD 200 mil millones en financiamiento climático entre 2021-2025, incluyendo USD 67 mil millones en financiamiento proveniente del sector privado, y aumentar el alcance del apoyo del Banco para la acción climática en los planes nacionales de los países y en sectores específicos, las metas no incluyen ninguna restricción adicional sobre la financiación del Banco relacionada con los combustibles fósiles. Las organizaciones de la sociedad civil (OSC) habían pedido previamente al Banco que se alinee con el Acuerdo de París y se comprometa a desarrollar un objetivo de emisiones de GEI para sus préstamos y operaciones, entre otras demandas.

La CFI deberá exigir que sus clientes revelen completamente su exposición al carbón y otros proyectos de riesgo ambiental y social para que la sociedad civil pueda monitorear la velocidad y el grado en que estos bancos se están volviendo más ecológicosDavid Pred, Inclusive Development International

La sociedad civil acoge con cautela el enfoque de capital ecológico de la CFI

En vísperas de las Reuniones Anuales en Bali, el director ejecutivo de la CFI, Philippe Le Houérou, anunció un nuevo “enfoque de capital ecológico” para las inversiones de IFC en intermediarios financieros (IF) en un blog publicado en el sitio web de noticias de desarrollo Devex. Le Houérou escribió: “Quiero desarrollar un enfoque de inversión de capital ecológico, trabajando con intermediarios financieros que se comprometan formalmente por adelantado a reducir o, en algunos casos, salir de todas las inversiones de carbón durante un período definido”. Le Houérou afirmó además que, en los últimos dos años, la CFI ha cerrado el 95% ciento de sus préstamos en IF para actividades específicas, introduciendo efectivamente una exclusión del carbón en estos casos.

A la vez que apreciaron el anuncio, las OSC pidieron una implementación sólida. “La CFI deberá exigir que sus clientes revelen completamente su exposición al carbón y otros proyectos de riesgo ambiental y social para que la sociedad civil pueda monitorear la velocidad y el grado en que estos bancos se están volviendo más ecológicos”, dijo David Pred, de la OSC estadounidense Inclusive Development International, en un comunicado de prensa.

Durante un evento en la sede de las OSC, en las Reuniones Anuales, el presidente del Banco, Jim Yong Kim, también anunció que el Banco no cofinanciaría una planta de energía de carbón propuesta en Kosovo, un proyecto polémico que había sido una excepción discutible a su moratoria de 2013 sobre la financiación de proyectos de carbón (véase el Observador de Otoño de 2018). Kim dijo: “Hemos tomado una decisión muy firme de no seguir adelante con la central eléctrica de carbón, porque nuestros estatutos nos obligan a elegir la opción de menor costo y las energías renovables ahora están por debajo del costo del carbón”.

Descarbonización profunda – oportunidades y desafíos

El Banco logró aumentar sus ‘inversiones relacionadas con el clima’ al 32% de su cartera en el año fiscal 2018 (AF18), lo que representa un aumento significativo desde el nivel de referencia del 18% en el AF15. Sin embargo, a pesar de los avances recientes, el Banco aún tiene inversiones significativas en combustibles fósiles en su cartera (véase el Observador de Primavera de 2018). Un estudio publicado en octubre por Oxfam International muestra que el Banco continuó financiando más proyectos de combustibles fósiles que ecológicos en diez ‘países vulnerables al clima’ en Asia entre el AF16 y el AF18. Mientras tanto, un estudio en coautoría del Bank Information Center Europe y SOMO destacó que en los últimos dos años los IF clientes de la CFI han continuado respaldando proyectos de combustibles fósiles a gran escala, incluyendo petróleo y gas, y proyectos relacionados con el carbón en Myanmar e India.

Las OSC también han señalado que los nuevos anuncios relacionados con el carbón del Banco hacen poco para abordar su legado de inversiones pasadas de carbón. En Filipinas, se presentó un reclamo ante el mecanismo independiente de rendición de cuentas de la CFI, el Defensor del Pueblo (CAO, por sus siglas en inglés), que acusó a la CFI de ayudar a financiar 19 nuevas centrales eléctricas de carbón a través de inversiones en dos IF (véase el Observador de Invierno de 2017-2018) – un caso que el CAO está evaluando actualmente. Anteriormente, la investigación realizada por Inclusive Development International descubrió que los préstamos de la CFI se vincularon a la construcción de al menos 41 plantas de carbón en países en desarrollo entre 2013 y 2016 (véase el Observador de Invierno de 2017). “La CFI debe reparar los impactos negativos de sus decisiones pasadas, como una cuestión de responsabilidad social y de justicia”, dijo Bibiano Rivera, del Philippines Movement for Climate Justice. Las OSC han pedido a la CFI que garantice que los daños causados ​​por los proyectos de carbón existentes apoyados por clientes de las IF se remedien y que las comunidades locales reciban una reparación adecuada.