Rendición de cuentas

Noticias

La sociedad civil preocupada por el nuevo Marco Ambiental y Social que lanzó el Banco Mundial

22 January 2019 | Traducción: Gustavo Alzugaray

A

Después de años de preparación, las nuevas salvaguardias del Banco Mundial para los préstamos para proyectos ─ el Marco Ambiental y Social (MAS) ─ entraron en vigencia el 1 de octubre, en medio de inquietudes persistentes de que diluyan las normas ambientales y sociales del Banco en un momento en el que está girando hacia préstamos de proyectos más arriesgados.

El despliegue del nuevo MAS ocurrió después de que los accionistas del Banco acordaron, en abril, un aumento general de capital (GCI, por su sigla en inglés) para el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), el brazo de préstamos de ingresos medios del Banco, y para la Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo de inversión del sector privado del banco (ver el Dispatch de Primavera de 2018). El GCI aumentará el volumen de préstamos del Banco. El Banco asumirá préstamos relativamente más riesgosos en países en situaciones de fragilidad y conflictivas (SFC) y en los países de ingresos medios-bajos, mientras continuará los esfuerzos para “eliminar el riesgo” y movilizar la inversión del sector privado (véase el Observador de Verano de 2017).

A pesar de un largo período de consultas entre 2012 y 2016 (véase el Observador de Otoño de 2016) y un proceso extendido de creación de notas de orientación del MAS para prestatarios (véase el Observador de Verano de 2018), muchas organizaciones de la sociedad civil (OSC) siguen sin estar convencidas de que la reforma de las salvaguardias del Banco haya sido para mejor.

Las organizaciones de la sociedad civil ... están siendo cada vez más amenazadas en muchos lugares. De hecho, los activistas corren grandes riesgos personales cuando hacen campaña para proteger a las minorías vulnerables y al medio ambiente frente a los impactos perjudiciales de los grandes proyectos de infraestructura.Karinna Horta, investigadora independiente

¿Una carrera a la baja? Las cláusulas vagas dejan al MAS abierto a la interpretación

El nuevo MAS del Banco Mundial incluye diez nuevos “estándares” con notas de orientación para los prestatarios y notas de “buenas prácticas” para el personal desarrolladas durante los últimos dos años para guiar la implementación del MAS. Se aplicará solo a los nuevos préstamos para proyectos del Banco, no a los préstamos para proyectos existentes ni a los préstamos para políticas de desarrollo del Banco.

El nuevo marco incluye una disposición sobre el “uso del sistema nacional”, que estipula que las salvaguardias de los prestatarios pueden usarse para proyectos financiados por el Banco si son “materialmente consistentes” con el nuevo MAS. Dada la dificultad de evaluar los sistemas nacionales, y la complejidad de monitorear la implementación de salvaguardias en tales sistemas, a las OSC les preocupa que el uso generalizado de los sistemas de prestatarios pueda llevar a una dilución considerable de salvaguardias en proyectos financiados por el Banco.

El resultado de las negociaciones de GCI presenta nuevos desafíos para la implementación del MAS, con el Banco dispuesto a asumir más proyectos de alto riesgo, así como más proyectos en contextos políticos frágiles. Como investigadora independiente, y observadora de las OSC desde hace mucho tiempo, Korinna Horta señaló en un artículo para el sitio web alemán Desarrollo + Cooperación después del lanzamiento del MAS, que esto se llevará a cabo junto con un cambio importante en las evaluaciones de riesgo previas al proyecto del Banco: “Un término del MAS muy utilizado es ‘gestión basada en el riesgo’. Esto significa que los riesgos solo se abordan a medida que surgen en el curso de un proyecto. … En el pasado, las evaluaciones de impacto ambiental (EIA) debían [realizarse a priori y] ponerse a disposición del público antes de que la Junta del Banco pudiera aprobarlas”.

Horta agregó que “las organizaciones de la sociedad civil … están siendo cada vez más amenazadas en muchos lugares. De hecho, los activistas corren grandes riesgos personales cuando hacen campaña para proteger a las minorías vulnerables y al medio ambiente frente a los impactos perjudiciales de los grandes proyectos de infraestructura”, financiados por el Banco y otras instituciones financieras internacionales (véase el Observador de Invierno de 2018).

De hecho, en un evento del Foro de Políticas de la Sociedad Civil sobre el MAS, durante las Reuniones Anuales del Banco Mundial y el FMI en Bali, en octubre, las OSC de Indonesia se quejaron de que, bajo las salvaguardias existentes del Banco, la policía militar a menudo estaba presente en consultas sobre proyectos financiados por el Banco Mundial, alentando temores de represalias para quienes se manifestaron en contra de los proyectos propuestos. A fines de octubre un proyecto geotérmico propuesto por el Banco Mundial en Indonesia atrajo una amplia oposición y las OSC nacionales afirmaron que la evaluación ambiental y social del proyecto era inadecuada.

Dados los desafíos que enfrenta el nuevo MAS, las OSC no están convencidas de que sea adecuado para el propósito si el Banco va a cumplir con su mandato de implementar políticas que beneficien a los más pobres.