Antecedentes

Qué son las Instituciones Bretton Woods?

1 January 2019 | Preguntas frecuentes

Las instituciones Bretton Woods son el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Estas dos instituciones fueron fundadas en una reunión de 43 países en Bretton Woods, New Hampshire, Estados Unidos en Julio de 1944. Los objetivos fueron la reconstrucción de la economía durante el periodo de la post guerra y la promoción de la cooperación económica internacional. Los acuerdos originales en Bretton Woods incluyeron planes para la creación de una Organización Internacional para el Comercio (OIC), aunque estos quedaron inconclusos hasta la creación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) durante la década de los 90.

La creación del Banco Mundial y el FMI tuvo lugar al finalizar la Segunda Guerra Mundial basándose en las ideas de un trío de expertos: el Secretario del Tesoro de EEUU, Henry Morgenthau, su consejero de economía, Harry Dexter White y el economista británico John Maynard Keynes, quienes buscaban establecer un orden económico de postguerra basado en nociones de toma de decisiones consensuadas y cooperación en el ámbito de las relaciones económicas y comerciales. Este enfoque refleja la preocupación de los líderes de los países aliados, sobre todo de Gran Bretaña y Estados Unidos, sobre la necesidad de crear un marco multilateral para superar los efectos desestabilizadores de la anterior depresión económica mundial y las batallas comerciales.

En su discurso de apertura en la conferencia de Bretton Woods, Henry Morgenthau dijo que el “desconcierto y la amargura” que resultaron de la depresión se convirtieron en “caldo de cultivo para el fascismo y finalmente, la guerra”. Los proponentes de las nuevas instituciones consideraron que la interacción económica a nivel global era necesaria para mantener la paz y seguridad internacional. Segun Morgenthau, las instituciones facilitarían “la creación de una comunidad mundial dinámica en la cual las gentes del mundo puedan alcanzar su potencial en paz”.

El FMI crearía estabilidad en el comercio internacional al armonizar las políticas monetarias de sus miembros y al mantener estabilidad cambiaria. Al mismo tiempo, el FMI estaría en capacidad de proveer asistencia económica temporal a países con dificultades en la balanza de pagos. El Banco Mundial, por otro lado, estaría a cargo de mejorar la capacidad comercial de naciones empobrecidas y azotadas por la guerra a través de préstamos para la reconstrucción y proyectos para el desarrollo.