Medio ambiente

Análisis

El FMI hace un intento tardío por ‘ser realista’ frente a la emergencia climática

2 September 2019 | Translated by: Gustavo Alzugaray

Después de permanecer en gran medida al margen de las discusiones sobre el clima en los últimos años, aparte de sus actividades en las reformas de los precios de la energía y las estimaciones de los subsidios mundiales a los combustibles fósiles, el FMI publicó en mayo un documento de alto perfil sobre herramientas fiscales para el alineamiento con el Acuerdo de París, en el que delineó el papel potencial del Fondo en la participación en el cambio climático como una cuestión ‘macrocrítica’ (es decir, lo que el Fondo considera fundamental para el logro de la estabilidad macroeconómica).

La emblemática publicación del FMI se centró en gran medida en el papel de los sistemas de fijación de precios del carbono para lograr el Acuerdo de París. Como se argumentó en un blog conjunto de la directora gerente saliente del FMI, Christine Lagarde, y Vitor Gaspar, director del Departamento de Asuntos Fiscales del Fondo, titulado Getting Real on Meeting Paris Climate Change Commitments [Seamos realistas sobre los acuerdos sobre cambio climático de las reuniones de París], “Hay un consenso cada vez mayor de que los precios del carbono – el costo por el contenido de carbono de los combustibles fósiles o sus emisiones – es el instrumento de mitigación [del cambio climático] más eficaz”. Sin embargo, a pesar del establecimiento de mecanismos regionales, nacionales y subnacionales de fijación de precios del carbono, el instrumento de políticas se ha enfrentado a una larga y difícil historia, desde el Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kioto de 1992 hasta la actualidad (véase, por ejemplo, Al interior de las instituciones, La financiación del carbono). Incluso el blog de Lagarde y Gaspar lo reconoce cuando señala: “También está claro que los precios del carbono pueden ser políticamente muy difíciles. Los acontecimientos en todas las latitudes nos lo recuerdan”.

De hecho, la prescripción de políticas favorecidas por el Fondo parece relativamente sorda, dada la vieja crítica a los esquemas de fijación de precios del carbono, incluso del Papa Francisco, quien en 2015 señaló: “La estrategia de comprar y vender créditos de carbono puede conducir a una nueva forma de especulación que no ayudaría a reducir la emisión de gases contaminantes en todo el mundo. … de ninguna manera permite el cambio radical que las circunstancias actuales exigen”.

La estrategia de comprar y vender créditos de carbono puede conducir a una nueva forma de especulación que no ayudaría a reducir la emisión de gases contaminantes en todo el mundo. ... de ninguna manera permite el cambio radical que las circunstancias actuales exigenPope Francis

El enfoque del Fondo en materia de cambio climático y resiliencia: ¿muy poco y muy tarde?

Desde que el clima fue identificado como una cuestión estructural emergente en el Fondo, en 2015 – junto con el género y la desigualdad – lentamente, el FMI ha estado tomando medidas lentamente para elaborar su enfoque sobre cuándo y cómo ve el clima como una cuestión macrocrítica. Por ejemplo, un documento de junio sobre la contribución del Fondo al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) señaló que las cuestiones climáticas se han integrado cada vez más en la vigilancia anual del Artículo IV del Fondo (véase Al interior de las Instituciones, Vigilancia del FMI) en algunos países miembros: “Una iniciativa piloto incluyó la mitigación del clima (más allá de las reformas de los precios de la energía) en las consultas del Artículo IV con 16 países en 2015-16; en el futuro, la cobertura periódica en las consultas del Artículo IV sobre cuestiones climáticas se llevará a cabo en los países en los que estas cuestiones son macrocríticas”.

En junio el Fondo publicó además un documento de política sobre los enfoques de la resiliencia en los países vulnerables a los grandes desastres naturales, en el que se esbozaba el alcance de la utilización de herramientas e instrumentos de política convencionales del FMI para ayudar a los países en la planificación ex ante de la gestión de riesgos de desastre, así como la recuperación después de un desastre. Relacionado con esto, una revisión de los préstamos del FMI a los países de bajos ingresos (LIC, por su sigla en inglés), también publicada en junio, propuso un aumento de los montos de desembolso disponibles del Servicio de Crédito Rápido del Fondo, que otorga préstamos concesionales para los LIC afectados por desastres naturales. El FMI se ha asociado además con el Banco Mundial para llevar a cabo diagnósticos de políticas de cambio climático para un puñado de países, entre ellos Belice, Seychelles y Santa Lucía. El próximo Monitor Fiscal del Fondo, que se publicará antes de las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial de octubre, “analizará las políticas fiscales para la mitigación del cambio climático”.

Sin embargo, el impacto ya existente del cambio climático en los niveles de deuda de los países y el posible impacto futuro en la estabilidad macroeconómica mundial hacen necesarias más medidas por parte del Fondo. Un informe encargado por el grupo de países V20, un bloque de 48 países, establecido en 2015, que son sistemáticamente vulnerables al cambio climático – y publicado en abril (véase el Dispatch de Primavera de 2019) concluyó que el cambio climático ya está afectando el costo del capital en muchos países V20, lo que resultó en USD 40.000 millones en pagos de intereses adicionales a la deuda pública, solo en la última década. Los daños fiscales causados por los ciclones Idai y Kenneth en Mozambique y los países vecinos son otro ejemplo de la emergencia macrocrítica del cambio climático en muchos países en desarrollo y del aumento de los niveles de deuda asociados con los impactos del cambio climático en estos casos, los cuales el Fondo se ha negado a olvidar o reestructurar (véase el Observador de Verano de 2019). Ulrich Volz, de la School of Oriental and African Studies, con sede en el Reino Unido, que es uno de los coautores del informe V20, comentó: “Hay impactos claramente importantes del cambio climático en las finanzas públicas y el riesgo soberano. Esto hace que el costo del capital aumente, lo que limitará aún más la inversión en los países vulnerables al clima y conducirá a mayores restricciones fiscales, en una especie de círculo vicioso. El Fondo podría desempeñar un papel importante en la solución del problema y trabajar con los bancos centrales y los ministerios de finanzas para desarrollar respuestas que mejoren la resiliencia macrofinanciera de los países vulnerables al clima”.

Contabilización del riesgo climático: ¿Puede el Fondo ayudar a la economía mundial a evitar el “momento Minsk” climático?

Como argumentó el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, en una reunión de jefes de bancos centrales en 2018, el hecho de no hacer frente a los riesgos financieros asociados con el cambio climático podría conducir a un “momento Minsky” climático (es decir, un colapso repentino de los precios de los activos después de un largo período de crecimiento): “un movimiento demasiado rápido hacia una economía baja en carbono podría dañar materialmente la estabilidad financiera. Una reevaluación al por mayor de las perspectivas, a medida que se reevalúen los riesgos relacionados con el clima, podría desestabilizar los mercados, provocar una cristalización procíclica de las pérdidas y conducir a un endurecimiento persistente de las condiciones financieras”. Se requiere una transición gestionada, con la ayuda de la divulgación de los riesgos climáticos a los países y las empresas, para evitar una ‘corrección’ tan caótica.

Como se señaló en el documento sobre los ODS del FMI antes mencionado, “el personal del FMI ha estado trabajando con los organismos internacionales pertinentes, los bancos centrales y otros asociados en cuestiones de política del sector financiero relacionadas con los riesgos climáticos”. Sin embargo, el World Resources Institute sugirió en un blog de mayo que el FMI debería hacer más: “El FMI debería integrar la evaluación del riesgo climático en todas las consultas del Artículo IV, para cada país y para cada año”. La sociedad civil estará observando la próxima revisión de la vigilancia del FMI (ver Observador de Verano de 2019) para ver si el Fondo realmente está “siendo realista” en relación con el cambio climático.