Finanzas

Análisis

Portazo de la AIF-19: organizaciones de la sociedad civil decepcionadas con las propuestas

6 November 2019 | Translated by: Gustavo Alzugaray

October 5, 2016 - Washington DC., 2016 IMF / World Bank Group Annual Meetings. As part of the Annual Meetings, artist Michael Kirby paints a mural depicting the story of IDA, the World Bank's fund for the poorest countries. Photo: Simone D. McCourtie / World Bank

Durante las Reuniones Anuales del Banco Mundial y el FMI en octubre, los donantes y prestatarios se reunirán para continuar las negociaciones en torno a la 19a reposición de la Asociación Internacional de Fomento (AIF-19), el brazo para países de ingreso bajo del Banco Mundial. Cada tres años, los donantes reponen los recursos de la AIF y revisan su marco de políticas en ‘reuniones de diputados’ con los prestatarios y la gerencia del Banco. La reposición de la AIF-19, que concluirá en diciembre, cubrirá el paquete fiscal de 2021 a 2023. Durante la reposición de la AIF-18, se acordaron USD 75.000 millones de financiación para el periodo 2017-2020 (véase el Observador de Invierno de 2017).

En un resumen de la segunda reunión de diputados de reposición celebrada en Addis Abeba en junio, donantes y prestatarios declararon que, aunque se necesitaban USD 86.000 millones para que la AIF-19 mantuviera el nivel de apoyo per cápita alcanzado en la AIF-18, varios donantes consideraban que esta meta era “poco realista”. En su lugar, algunos plantearon un objetivo “base” de USD 80.000 millones como “apropiado” y otros mostraron preocupación sobre los bajos niveles de financiamiento no concesional en este escenario.

Falta de ambición en ‘Temas especiales’

Los compromisos políticos propuestos en la reunión de diputados de junio mantuvieron los cinco ‘Temas especiales’ establecidos en la AIF-18: Empleo y Transformación Económica (JET, por su sigla en inglés); Fragilidad, Conflicto y Violencia (FCV); Género; Gobernanza e Instituciones; Cambio Climático.

La sociedad civil de los países de la AIF, en particular, debe debe ser llamada e incluida en el proceso de reposiciónJolie Schwarz, Bank Information Center US

Sin embargo, muchas organizaciones de la sociedad civil (OSC) no quedaron convencidas con los compromisos políticos propuestos. Jolie Schwarz, de la OSC estadounidense Bank Information Center, por ejemplo, expresó su decepción “con la falta de ambición en los compromisos de política presentados en Addis”, y añadió que “esperamos que el proyecto de acuerdo de la AIF que se debata en la próxima reunión… en octubre refleje la retroalimentación que el Banco ha recibido de la sociedad civil y establezca metas más ambiciosas en estas áreas prioritarias”.

En respuesta a los compromisos contraídos en el ‘Tema Especial’ JET, Leo Baunach, de la Confederación Sindical Internacional, sugirió que la AIF19 debería hacer un seguimiento de la contribución de los préstamos a empleos de calidad y prosperidad compartida para garantizar la “coherencia con los estándares laborales internacionales”.

En una carta al Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido, las OSC con sede en el Reino Unido que trabajan en cuestiones climáticas y medioambientales pidieron compromisos de política más sólidos para “ayudar a los países de la AIF a seguir vías de desarrollo con bajo contenido de carbono, a favor de los pobres y que respondan a un clima que cambia rápidamente”, incluyendo un mayor enfoque en el acceso a la energía a través de inversiones fuera de la red y en mini redes en los países de la AIF donde las tasas de acceso a la electricidad son bajas.

Mientras tanto, el paquete de políticas propuesto en la AIF-19 en torno al ‘Tema especial’ Género se centró en la aplicación de la Estrategia de Género 2016-2023 del Banco Mundial, un enfoque que ha sido muy criticado por académicas feministas y organizaciones de derechos de las mujeres (véase el Observador de Otoño 2018 y el de Primavera de 2016).

Ventana del sector privado causa preocupaciones

Los donantes en la reunión de Addis Abeba destacaron el papel de la financiación de la AIF para “facilitar el aprovechamiento de los recursos de otros, incluido el sector privado”, a través de la Ventana para el Sector Privado (VSP), que utiliza los recursos de la AIF para financiar a la Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo del sector privado del Banco, y al Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI), el brazo de garantía del Banco, en los países de la AIF. Este compromiso renovado se produce después de que la representante estadounidense Maxine Waters, presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, declarara en abril que “es probable que la VSP priorice los rendimientos financieros sobre los impactos positivos en el desarrollo, que serán difíciles de monitorear” (véase el Observador de Verano de 2019 y el de Verano de 2017).

Los informes de este año del grupo de expertos británico Overseas Development Institute, de abril, y de la OSC Stamp Out Poverty, de marzo, desafiaron la afirmación del Banco de que las finanzas combinadas catalizarán billones de dólares en países de bajos ingresos, haciéndose eco de las viejas preocupaciones por los antecedentes de la CFI en relación con los resultados de desarrollo, en particular en los países en situaciones de fragilidad, conflicto y violencia (véase el Observador de Otoño de 2019 y el Otoño de 2018).

Nadia Daar, con la oficina de Oxfam International en Washington DC, comentó: “Seguimos profundamente preocupados por el mayor apoyo de la CFI a las escuelas comerciales con fines de lucro y esperamos que la ventana para el sector privado de la IDA excluya esas opciones”.

Participación ad hoc de la sociedad civil

El proceso de reposición de la AIF-19 ha sido duramente criticado, además, por no incluir una consulta formal en el análisis de su marco de políticas, lo que deja a las OSC dependiendo sólo de los aportaciones que puedan proporcionar ad hoc.

“Definitivamente hay margen para que el Banco y sus donantes hagan que el proceso de reposición de la AIF sea más transparente y participativo”, reflexionó Daar. Y añadió: “Aunque… el Foro de la AIF es un buen paso adelante, los documentos de la AIF no se publican a tiempo y la sociedad civil siempre ha sido excluida de las reuniones formales de diputados de la AIF”.

Schwarz subrayó que “la sociedad civil de los países de la AIF, en particular, debe ser llamada e incluida en el proceso de reposición, tanto para proporcionar comentarios sobre los avances realizados como resultado de los compromisos y objetivos de política fijados durante las negociaciones de reposición anteriores, como para guiar la agenda de la AIF en el futuro”.