Rendición de cuentas

Análisis

Reflexiones críticas sobre el borrador de la estrategia sobre fragilidad, conflicto y violencia del Banco Mundial

6 November 2019 | Análisis externo | Translated by: Gustavo Alzugaray

World Bank President Malpass, Spring meetings 2019

Para 2030, más de la mitad de los pobres del mundo vivirán en estados frágiles y afectados por conflictos (EFAC). Reconociendo este panorama de fragilidad, conflicto y violencia (FCV), el Banco Mundial ha duplicado sus préstamos y subvenciones a EFAC a USD 14.000 millones entre 2014 y 2018. Dado que el Banco Mundial está recibiendo comentarios sobre su Estrategia 2020-2025 sobre FCV, este artículo valora críticamente la agenda propuesta.

En su estrategia, el Banco propone un enfoque diversificado para abordar “los factores, o causas subyacentes, de la FCV y las dinámicas que mantienen a los países o subregiones atrapados en la fragilidad”. Al adoptar el análisis del informe de 2018 Sendas para la Paz, de Naciones Unidas y el Banco Mundial, los impulsores incluyen estructuras (problemáticas), instituciones (débiles) y (malos) comportamientos de una variedad de actores que desarrollan y alimentan la fragilidad a través de “el refuerzo mutuo de estructuras de incentivos e intereses creados”. El desafío, por tanto, implica cambiar positivamente los incentivos e influir en los comportamientos.

En medio de amplias propuestas, el Banco sugiere que se necesita una cuidadosa priorización y secuenciación de iniciativas con el compromiso de múltiples partes interesadas, metodologías de transformación y soluciones coordinadas de desarrollo impulsadas por el sector público y privado. Esto implica la construcción de instituciones estatales, la promoción de la empresa privada y la mitigación de los impactos de la FCV en los más vulnerables. Todos los niveles – comunitario, subnacional, estatal, regional – deben por tanto participar.

Un problema clave que atraviesa el análisis sobre FCV del Banco ... es la continua ausencia de reflexión sobre los impactos e implicaciones de las políticas económicas neoliberales en estos mismos factores de conflictos y fragilidad.

¿El análisis es sólido?

El análisis del Banco sobre las tendencias de la FCV, a partir de investigaciones expansivas basadas en evidencia de muchas instituciones de renombre, es difícil de rebatir. Las conclusiones sobre lo que genera la fragilidad, que el desarrollo en contextos FCV exige enfoques diferentes y que el análisis del contexto FCV debe informar la estrategia, son muy importantes, pero no son ninguna novedad. El diálogo sobre políticas mundiales con su Nuevo Acuerdo para la Participación en los Estados Frágiles promulgó mensajes similares durante la última década.

Un problema clave que atraviesa el análisis sobre FCV del Banco, e incluso el de las Naciones Unidas, es la continua ausencia de reflexión sobre los impactos e implicaciones de las políticas económicas neoliberales en estos mismos factores de conflictos y fragilidad. Los impactos adversos bien documentados incluyen el aumento de la desigualdad y la pobreza, la reducción de los indicadores de desarrollo humano e incluso el crecimiento, el principal objetivo del Banco, los que, cada vez más provocan protestas en muchas partes del mundo.

Si bien esto es consistente con los análisis y propuestas de académicos, profesionales y activistas, las cuestiones críticas siguen sin resolverse. Es vital promover la sensibilidad hacia los conflictos y exigir responsabilidad social empresarial. Sin embargo, ¿hasta qué punto esos esfuerzos transformarán genuinamente las asimetrías de poder que las empresas multinacionales ejercen en relación con las comunidades vulnerables y los gobiernos débiles? ¿Cómo se abordarán los factores económicos de la fragilidad, como los shocks macroeconómicos, las desigualdades y el desempleo? Esto requerirá involucrar las estructuras profundas del subdesarrollo. Si bien el aumento de la financiación del Banco sugiere una adopción de la FCV en todo el sistema, ¿cómo transformará su propia teoría ortodoxa de desarrollo y las directivas de política económica basadas en incentivos impulsados financieramente para producir los cambios necesarios en las estructuras, las instituciones y los comportamientos en los países FCV? ¿Qué tan consistente es el programa insignia de Maximizar la Financiación para el Desarrollo con tales objetivos (véase el Observador de Otoño de 2018)? ¿Cómo abordará el hecho de que sigue siendo un importante financiador de los combustibles fósiles (véase el Observador de Primavera de 2018)?

Desde una perspectiva crítica, la nota conceptual guarda silencio sobre lo que el informe Sendas para la Paz reconoció como un factor central de conflictos y sus resultados de desarrollo en contextos FCV: desigualdades horizontales (reales y percibidas) entre grupos. Este es un tema profundamente político, pero el mandato del Banco no le permite la participación en la política. Sin embargo, sabemos que el desarrollo, y por lo tanto los programas y actividades del Banco, no pueden separarse de la política.

¿Es el Banco el más adecuado para desempeñar estas funciones propuestas?

La estrategia “exige una huella [del Banco] ampliada, que garantice que las habilidades adecuadas estén en el lugar y el momento adecuados”. Esto se refiere, en primer lugar, a que necesitamos que se cumplan los compromisos de la comunidad internacional con la apropiación nacional en materia de consolidación de la paz, construcción de Estados y desarrollo. En lugar de crear nuevas estructuras y capacidades internacionales en y a través del Banco para trabajar en FCV, ¿por qué no (1) invertir recursos en la promoción de liderazgo nacional inclusivo y democrático para abordar los problemas y (2) reconocer la fuerte presencia de organizaciones no gubernamentales de la ONU e internacionales en la mayoría de los entornos de FCV, dar un paso atrás y apoyarlas? Un papel fundamental que es apropiado para el Banco es asegurar que la política económica sensible a los conflictos y la fragilidad se cumpla a través de sus préstamos y subvenciones.

Para terminar, las propuestas de estrategia del Banco ofrecen importantes vías para abordar los elementos de la FCV. Sin embargo, el análisis sugiere que no van lo suficientemente lejos como para abordar los desafíos sistémicos dentro del propio sistema de desarrollo mundial. Críticamente, se necesita más innovación para abordar los desafíos interconectados de la FCV, y es probable que se encuentre en las actividades que fomentan la transformación, involucran las diversidades endógenas en las sociedades y forjan contratos sociales inclusivos y resilientes.