Gobernanza de las IFI

Noticias

Cambios en el personal de alto nivel del Banco Mundial y el FMI

28 April 2020 | Traducción:Gustavo Alzugaray

Former World Bank chief economist, Pinelopi Goldberg (left) Credit: World Bank; Geoffrey Okamoto, appointed IMF first deputy managing director (right)

Former World Bank chief economist, Pinelopi Goldberg (left) Credit: World Bank; Geoffrey Okamoto (right)

En febrero, la economista jefe del Banco Mundial, Pinelopi Koujianou Goldberg, anunció que dejaría el Banco en marzo para regresar a la Universidad de Yale, después de menos de 15 meses en el cargo. Esta es la segunda salida anticipada seguida de un economista jefe del Banco Mundial, después de Paul Romer antes del final de su mandato, tras cuestionar públicamente la integridad del informe de Doing Business, insignia del Banco (véase el Observador de Primavera de 2018). La posición de economista jefe ha sido un vínculo importante entre los roles de conocimiento y préstamos del Banco, que a menudo han estado en tensión. Sin embargo, como se señaló en el medio de noticias de desarrollo Devex, según el execonomista jefe del Banco de 2012 a 2016, Kaushik Basu, este papel ha sido “erosionado” en los últimos años, lo que “dificulta al economista jefe entrante actuar… como una fuente alternativa y más genuina de asesoramiento a los líderes de los países en desarrollo”.

Un claro indicador de la influencia decreciente del rol es que el puesto ya no informará directamente al presidente del Banco Mundial, David Malpass. En su lugar, informará a la directora gerente de política de desarrollo y asociaciones, Mari Pangestu, quien fue nombrada en enero. En noviembre, Malpass nombró además un nuevo director ejecutivo (CEO) del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI), el brazo de garantía del Banco. Hiroshi Matano, de nacionalidad japonesa, anteriormente en BOT Lease, quien reemplazó a Keiko Honda como CEO del OMGI.

Mientras tanto, al otro lado de la calle …

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, también parecía estar sacudiendo las cosas, ya que el FMI anunció en febrero que el primer director gerente adjunto, David Lipton, dejaría su cargo antes del final de su mandato, “en el contexto de los cambios [que Georgieva] hará al equipo de liderazgo”. En marzo Georgieva propuso el nombramiento de subsecretario interino del Tesoro de los Estados Unidos, Geoffrey Okamoto, para el puesto, que históricamente ha estado en manos de un ciudadano estadounidense para compensar a un director gerente europeo del FMI (véase AL interior de las instituciones, ¿Qué es el acuerdo de caballeros?). Okamoto dirigió anteriormente las negociaciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos sobre el comercio con China, desempeñó un papel clave en el aumento de los nuevos acuerdos de préstamo del FMI (véase el Observador de Invierno de 2019), y ayudó a establecer la Iniciativa de Financiación de las Mujeres Emprendedoras (véase el Observador de Verano de 2019). En el mismo mes, el FMI también anunció la salida de la directora administrativa y directora gerente adjunta, Carla Grasso, “cuyo nuevo mandato había comenzado sólo cinco días antes de que se anunciara su partida”, según The Economist.

En septiembre del año pasado, Robert Powell se convirtió en el representante especial del FMI ante las Naciones Unidas, cargo anteriormente ocupado por Christopher Lane. La alta posición se encuentra en Nueva York y representa la conexión institucional para la colaboración entre el FMI y todos los organismos de las Naciones Unidas y otros organismos especializados, que han sido objeto de un severo escrutinio en los últimos años (véase el Observador de Verano de 2019, Invierno de 2018 y Otoño de 2017).