Infraestructura

Análisis

El proyecto de gas Sankofa de Ghana, que respalda el Banco Mundial, produce dolores fiscales

28 April 2020 | Traducción:Gustavo Alzugaray

A floating production, storage and offloading vessel for the Sankofa gas project, at its commissioning in 2017 in Singapore. Photo: Eni.

Anunciado como la clave de la independencia energética de Ghana hace una década, el gas submarino de Ghana se está convirtiendo rápidamente en una carga fiscal en medio de su crisis de deuda, lo que genera dudas sobre el papel del Grupo del Banco Mundial (GBM) en el desarrollo del gas de Ghana.

Una asociación público privada (APP) insignia apoyada por el Banco Mundial en Ghana, el proyecto de gas submarino Sankofa, respaldado por un total de USD 1,200 millones en financiamiento de garantías y deudas, es una creciente carga fiscal. En virtud de una cláusula de “tomar o pagar” en el contrato de Sankofa entre Ghana y los inversores del sector privado, la Ghana National Petroleum Corporation (GNPC) debe comprar el 90% de una cantidad predeterminada de gas producido, independientemente de si puede utilizarlo o no. En 2019, la factura del gobierno ghanés por “gas no utilizado”, principalmente debido a la cláusula de “tomar o pagar” en el contrato de Sankofa, ascendió a USD 250 millones, debido a una combinación de falta de demanda e infraestructura asociada necesaria para usar el gas de Sankofa. Los términos del contrato de Sankofa fueron criticados por la organización de la sociedad civil (CSO) ghanesa, African Centre for Energy Policy (ACEP), ya en 2015 por ser desfavorable para el país. En términos más generales, las OSC han planteado persistentemente preocupaciones sobre los riesgos de que el Banco promueva las APP en los países en desarrollo (véase el Observador de Invierno de 2017-2018). El Banco ha anunciado que dejará de proporcionar financiación para proyectos de explotación y producción de petróleo y gas como Sankofa a partir de este año (véase el Observador de Primavera de 2018).

Las dificultades de Ghana se presentan en un momento en que las estrategias energéticas de los países africanos en desarrollo están siendo objeto de un caluroso debate, con 19 OSC africanas, entre ellas Power Shift Africa y la panafricana WoMin, publicando un comunicado durante una cumbre de líderes de la Unión Africana en Etiopía en febrero, en la que se pedía a los líderes africanos “poner fin al desarrollo de combustibles fósiles… e iniciar rápidamente una transición a fuentes de energía renovables limpias y seguras que apoye plenamente el acceso a la energía para aquellos que actualmente carecen de ella”.

El encierro de Ghana en el gas: una estrategia costosa que no está allanando el camino para las energías renovables

La carga fiscal del gas en Ghana no acaba en las condiciones desfavorables del contrato de Sankofa. Una serie de acuerdos de compra de energía firmados con los productores de electricidad en 2015 han agregado otra desventaja fiscal para el Estado. Tal como resumió el medio de comunicación en línea Economist Intelligence Unit, “el gobierno firmó acuerdos de compra de energía a largo plazo con productores privados en 2015, para un total de unos 2.300 MW, sobre la base de que la capacidad se pagaría independientemente de la demanda… [Como la oferta superó la demanda,] el Estado recibió una factura de USD 500 millones por electricidad no utilizada”. En resumen, debido a obligaciones contractuales, Ghana está pagando en la actualidad una cantidad exorbitante de dinero por gas y electricidad no utilizados.

Estos acontecimientos sectoriales surgieron a medida que los niveles de deuda de Ghana llegaron a más del 60% del PIB en 2019 y el Banco Mundial declaró, en enero de 2020, que el país tenía un riesgo medio-alto de dificultades de deuda. Para empeorar las cosas, según un comunicado del ministro de Finanzas de Ghana el 16 de marzo, se espera que la pandemia COVID-19 cause un déficit presupuestario en Ghana este año, debido a una disminución de los ingresos procedentes de las exportaciones de petróleo y el turismo.

Mientras tanto, el desarrollo de la infraestructura de gas de Ghana está contribuyendo a un aumento neto de las emisiones del sector energético del país. Si bien las inversiones en gas han sido justificadas por el Banco Mundial y otros partidarios como un ‘combustible puente’ para un uso más sostenible de la energía, excluyendo la energía hidroeléctrica, en 2019 las fuentes de energía renovables seguían siendo inferiores al 1% de la matriz energética de Ghana.

El Banco Mundial: el siervo de la dependencia de la ruta del gas en Ghana

Sería difícil exagerar la importancia del Banco en facilitar la expansión de la infraestructura de gas de Ghana en los últimos años. Como señaló el Banco en el documento de evaluación del proyecto de 2018 para un préstamo de asistencia técnica de USD 20 millones, el Banco “tiene alrededor de USD 2.000 millones colocados en el sector energético de Ghana”, principalmente en la infraestructura de petróleo y gas del país.

En 2015, el Banco ayudó a facilitar la APP de Sankofa, ofreciendo dos garantías para el proyecto de gas Sankofa por un total de USD 700 millones. Esto incluyó una garantía de pago de 500 millones de dólares de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el brazo concesional de préstamos del Banco Mundial, que cubría los riesgos de que la GNPC no cumpliera con sus obligaciones de pago en virtud del Acuerdo de Venta de Gas con Eni y Vitol, las dos empresas petroleras privadas socias en la APP Sankofa. También implicó una garantía de Préstamo de Enclave de 200 millones de dólares del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, el brazo de préstamos de ingresos medios del Banco Mundial, para apoyar el financiamiento de proyectos para el sector privado cubriendo los impagos del servicio de deuda. En 2016, la Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo de inversión del sector privado del Banco, proporcionó USD 300 millones en financiamiento de deuda para ayudar a cubrir la participación de Vitol en Sankofa, mientras que el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI), el brazo de seguros del Banco, otorgó a los bancos comerciales que ayudaron a financiar Sankofa USD 217 millones en garantías de riesgo político.

El Banco es además inversionista en la planta de energía de gas Takoradi 2 y 3, de 550 MW, en Ghana, que procesa gas de Sankofa, a la que la CFI proporcionó USD 140 millones en préstamos y el OMGI una garantía de USD 88 millones. Además, la CFI otorgó USD 265 millones de dólares en financiación de la deuda a los inversores en el yacimiento petrolero Jubilee de Ghana (véase el Update 65) y la AIF también otorgó una garantía de riesgo parcial de USD 50 millones para el gasoducto de África Occidental, que lleva el gas nigeriano a Ghana.

Dada la amplia exposición del Banco al bloqueo de la infraestructura de gas de Ghana, no es de extrañar que el mencionado programa de asistencia técnica de 2018 estuviera en gran medida preocupado por cuestiones relacionadas con el sector del gas, incluida una estrategia para “equilibrar la demanda y el suministro de gas”. Los esfuerzos para apoyar las energías renovables se limitaron a un estudio de viabilidad de las posibles fuentes de energía fuera de la red en el país.