Infraestructura

Análisis

El Banco Mundial debe garantizar que la nueva estrategia energética de África sea inclusiva y proteja a los pobres

31 July 2020 | Comentario externo | Traducción:Gustavo Alzugaray

Una mini red de energía solar en las zonas rurales de Mali.

El mundo no está en camino de lograr el acceso universal a energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos para 2030, el objetivo del Objetivo de Desarrollo Sostenible 7 (ODS 7). Según el Informe 2020 del ODS de seguimiento 7: Informe de avance 2020 de la Agencia Internacional de Energías Renovables, desde 2010 se han producido progresos constantes en la tasa de electrificación mundial. Sin embargo, 789 millones de personas en todo el mundo todavía carecen de acceso a la electricidad y el déficit se concentra cada vez más en África Subsahariana, a pesar de que la tasa de acceso en la región pasó de 44% en 2010 a 47% en 2018.

Además, casi 3.000 millones de personas todavía no tienen acceso a combustibles y tecnologías de cocina limpia, según el informe. Vale la pena señalar que el número de personas que carecen de acceso a soluciones de cocina limpia se ha mantenido prácticamente inalterado en las últimas dos décadas, debido al crecimiento de la población que supera al número de personas que tienen acceso a ellas. Este es especialmente el caso en África Subsahariana, donde el crecimiento de la población entre 2014 y 2018 superó el crecimiento del acceso a combustibles y estufas limpias en un promedio de 18 millones de personas al año. El crecimiento de la población ha hecho que el número de personas sin acceso a la cocina limpia haya aumentado de 750 millones a 890 millones en la región en el mismo período.

El Banco Mundial puede desempeñar un papel más importante en la habilitación del acceso a la energía en África

El Banco Mundial ha tomado medidas para aumentar sus inversiones en energías renovables fuera de la red. En particular, el apoyo a los programas de mini-red y fuera de la red creció a USD 600 millones en 2018, en comparación con aproximadamente USD 200 millones en años anteriores. Sin embargo, esto sigue siendo una pequeña proporción de su presupuesto energético global. Se necesita un apoyo más específico para llegar a los países con mayores déficits de acceso a la energía. En el caso de la pobreza energética para cocinar, 9 de los 10 “Países de Alto Impacto” (PAI), aquellos países con mayores desafíos de acceso a la energía, se encuentran en África, al igual que 13 de los 20 PAI por pobreza eléctrica. Sin embargo, en el marco de las prioridades de política climática de la AIF 19 acordadas el año pasado, el Banco no incluyó objetivos de acceso a la energía, a pesar de que la AIF incluyó una serie de PAI. Reconociendo esta omisión, el Banco Mundial está desarrollando actualmente una nueva estrategia energética africana que se pondrá en marcha a finales de este año y establecerá la visión del Banco para el futuro.

Es necesario realizar consultas claras e inclusivas con las partes interesadas para aprovechar los puntos de vista, las experiencias y los conocimientos de las comunidades pobres en energía y los grupos de expertos para ayudar a dar forma a la estrategia del Banco.

Ante la reducción del espacio civil en el mundo (véase el Dispatch de Primavera de 2020) y el reconocimiento de que se necesitan más enfoques del lado de la demanda para reequilibrar el enfoque actual en las intervenciones del lado de la oferta, es necesario una consulta clara e inclusiva a las partes interesadas para aprovechar los puntos de vista, conocimientos y experiencia tanto de las comunidades pobres en energía como de los grupos de expertos para ayudar a dar forma a la estrategia del Banco. Los grupos de la sociedad civil están bien situados para ofrecer información sobre cómo una planificación y oferta de servicios energéticos más inclusivos, basados en la demanda e integrados pueden ayudar a alcanzar los objetivos de la estrategia. La Alliance of Civil Society Organizations for Clean Energy Access (ACCESS Coalition), cuyos miembros tienen pericia y experiencia en investigación en la prestación de servicios y productos energéticos a los consumidores en el último kilómetro, están listos para participar en consultas en torno a la nueva estrategia.

La estrategia es bienvenida, sobre todo si reconoce que el acceso a la energía debe ir más allá del nivel de los hogares para apoyar la prestación de servicios comunitarios. El contexto actual del Covid-19 ha puesto de relieve tanto el papel desempeñado por la contaminación del aire en interiores en el aumento de la susceptibilidad a las enfermedades respiratorias como el papel crucial de la electricidad en la energía para impulsar los servicios de salud y fomentar más la resiliencia comunitaria. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 4 millones de personas mueren anualmente debido a enfermedades prematuras causadas por la contaminación del aire en interiores. Los paquetes de respuesta y recuperación a la pandemia ofrecen la oportunidad de acelerar e innovar aún más para cumplir con el ODS 7.

En África Subsahariana, el acceso a la energía suele tener una prioridad política baja, y los enfoques de planificación y prestación de servicios suelen ser de arriba hacia abajo y no se basan en las necesidades de las comunidades pobres en energía. La iniciativa Energía Sostenible para Todos aboga por vías de electrificación más integradas, donde el acceso a la energía es parte de una planificación energética y prestación de servicios más global y responde al contexto más amplio del desarrollo sostenible y las necesidades humanas. Esto requiere un compromiso del gobierno para apoyar y coordinar el proceso de planificación. Una herramienta que ha vuelto operativo este enfoque es el paquete de herramientas del modelo de suministro de energía, que se utiliza actualmente para la planificación subnacional con el gobierno del condado en Kenya. El Banco debería adoptar esos procesos de planificación inclusiva como parte de su nueva estrategia energética africana.

El acceso universal a la energía requiere una acción más específica para hacer frente a la brecha de asequibilidad para los consumidores pobres y vulnerables, tal como reconoce el propio Banco.  Según los indicadores regulatorios de energía sostenible, el 40% más pobre de los hogares gasta más del 5% de su presupuesto mensual en electricidad. Esto ilustra lo inasequible que es la electricidad para la mayoría de la población no atendida y requiere diferentes modelos de financiamiento para cerrar la brecha. Esto incluye subvenciones específicas y protección social (o “redes de seguridad energética”). La estrategia del Banco debería incluir disposiciones para dichas redes de seguridad.

En resumen, la nueva estrategia energética del Banco en África le ofrece una importante oportunidad de integrar el ODS 7 en sus préstamos energéticos en el continente, mediante consultas con la sociedad civil africana.

Para obtener más información sobre ACCESS Coalition, visite su sitio web o su cuenta de Twitter, @ACCESSCSOs.