Derechos

Noticias

La CFI enfrenta preguntas críticas sobre las inversiones en economía gig

1 September 2021 | Traducción:Gustavo Alzugaray

Milano, gig economy. Photo: Luiginter

La Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo del sector privado del Banco Mundial, ha invertido en varias plataformas de transporte en los últimos años que han sido criticadas por defensores de los derechos laborales por sus antecedentes en materia de derechos de los trabajadores.

Más recientemente, en marzo, la CFI invirtió EUR 20 millones en Bolt, una plataforma de transporte de Estonia, para que amplíe los servicios en los mercados emergentes, incluidos Sudáfrica, Nigeria y Ucrania. El servicio, que ha sido comparado con Uber, permite a los usuarios contratar taxis a través de una aplicación.

Bolt enfrentó acciones legales en el Reino Unido en marzo de 2020 por reclamos de que no pagaba el salario mínimo a sus conductores. A principios de este año, el Sindicato independiente de trabajadores de Gran Bretaña  protestó por la seguridad de los conductores tras el asesinato del conductor de Bolt Gabriel Bringye. Una investigación publicada por la Universidad de Oxford en marzo encontró que Bolt, junto con Amazon, mantuvo las peores condiciones de trabajo para los trabajadores de la economía gig en el Reino Unido.

"Las instituciones mundiales de desarrollo como la CFI deben examinar cuidadosamente sus inversiones para garantizar que los trabajadores vulnerables no sean explotados y atrapados en la pobreza".Stephen Cotton, General Secretary of the International Transport Workers’ Federation

En abril los conductores de Bolt en Lagos, Nigeria, bajo la protección del cuerpo de conductores Professional E-hailing Drivers and Private Owners Association fueron a la huelga para protestar por las malas condiciones de trabajo y los salarios. Pidieron a Bolt, junto con otras plataformas de transporte, que aumentara las tarifas de acuerdo a la inflación y proporcione un paquete de bienestar adecuado y una compensación para las familias de los conductores asesinados y secuestrados en el trabajo. El mes pasado, Bolt se vio obligado a aumentar sus tarifas en Kenia después de que los conductores en Nairobi amenazaran con una huelga por los altos precios del combustible.

El secretario general de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, con sede en el Reino Unido, Stephen Cotton, dijo: “Tenemos serias preocupaciones por el aumento de las inversiones en empresas de ‘economía gig’. Las instituciones mundiales de desarrollo como la CFI deben examinar cuidadosamente sus inversiones para garantizar que los trabajadores vulnerables no sean explotados y atrapados en la pobreza”.

Conducir en una carrera a la baja

Aunque la CFI ha reconocido que los trabajadores de la economía gig son particularmente vulnerables durante la pandemia de Covid-19, su inversión en Bolt sigue una tendencia creciente de las empresas de plataformas de financiamiento de la CFI en los sectores de transporte y logística. En junio pasado, los trabajadores de reparto en Brasil organizaron una huelga por los bajos salarios y las malas condiciones de trabajo contra Loggi, una plataforma de mensajería de motocicletas, que recibió una inversión de USD 5 millones de la CFI en 2016. En los últimos tres años, la CFI también ha invertido en FCS Moove, gerente de flotas de Uber en África Subsahariana, en la plataforma de logística de alimentos Shadowfax, con sede en la India, y en Kobo360, una plataforma de camiones de carga con sede en Lagos.

La CFI ha promocionado las plataformas de transporte como una oportunidad para el empoderamiento económico de las mujeres, citando las barreras adicionales que enfrentan las mujeres para acceder a la economía formal. Destacadas economistas feministas han argumentado que sucede lo contrario: la economía gig promueve la desregulación del mercado laboral, lo que coloca a las mujeres en posiciones más precarias y aumenta la pobreza. En un artículo de 2016, las investigadoras Radhika Balakrishnan, Lisa McGowan y Cassandra Waters escribieron que la economía gig “asigna automáticamente a las mujeres una mayor carga de trabajo de cuidado no remunerado, y asume que la forma preferencial de abordar este problema son horarios flexibles, no mejores salarios, mejor acceso al cuidado infantil y otros servicios de apoyo, o repensar los estereotipos sociales”.

Sally Roever, de la organización de la sociedad civil Women in Informal Employment, con sede en el Reino Unido: Globalizing and Organizing dijo: “Nos preocupa que el enfoque en la economía gig corre el riesgo de sesgar el análisis de la economía informal. El aumento del trabajo a través de plataformas en algunos sectores y algunos países no debería ocultar el hecho de que la mayoría de los empleos del mundo no son ni formales ni parte de la economía gig. Las políticas eficaces para la reducción de la pobreza deben abordar la realidad de dos mil millones de trabajadores del mundo cuyos medios de vida son marginales y están desprotegidos porque trabajan en la economía informal de baja tecnología”.

El Banco Mundial tiene una larga historia de promoción de la flexibilización laboral, sobre todo a través de su polémico Informe Doing Business y el Informe sobre el Desarrollo Mundial 2019 (véase el Observador de Invierno de 2019 y el Invierno de 2018). En un White Paper on Social Protection de 2019, el Banco sostuvo que los gobiernos deberían aumentar la flexibilización laboral limitando los aumentos del salario mínimo y facilitando a los empleadores la contratación y el despido de trabajadores.