Medio ambiente

Noticias

Las perspectivas de ingresos petroleros del Banco Mundial para Guyana están en desacuerdo con la acción climática

1 September 2021 | Traducción:Gustavo Alzugaray

La sociedad civil guyanesa ha reaccionado con incredulidad al primer Diagnóstico Sistemático del País (DSP) del Banco Mundial para Guyana, que ha sugerido que, a pesar de la necesidad urgente de hacer la transición a una economía mundial baja en carbono, el país experimentará una ganancia sustancial de su nuevo desarrollo de petróleo en alta mar. Según el documento, el desarrollo podría aumentar el PIB per cápita de Guyana a USD 16.900 para 2030, más de 2,5 veces su tamaño actual.

Esto se produce después de que una investigación publicada en septiembre mostrara que el Banco Mundial y el FMI han sobreestimado rutinariamente los ingresos futuros de los nuevos descubrimientos de petróleo y gas en las últimas dos décadas, lo que resulta en una “maldición de recursos” en muchos países, caracterizada por un grave desajuste entre las políticas y los ingresos reales.

La proyección del Banco, que enmarcará su compromiso con Guyana durante los próximos cinco años, va en contra de los objetivos climáticos mundiales, mientras que aparentemente el Banco está apoyando a todos los países a que alcancen a través de su recientemente publicado Plan de Acción sobre el Cambio Climático para 2021-25 (véase el Observador de Verano de 2021). Anteriormente, el Banco respaldó el desarrollo de petróleo en alta mar de Guyana a través de una combinación de financiamiento de políticas de desarrollo (véase Background, What is World Bank Development Policy Finance) y asistencia técnica, con la sociedad civil nacional e internacional siendo muy crítica al respecto (véase el Observador de Otoño de 2020).

Los directores ejecutivos del Banco deben detener esta locura antes de que el equipo de país destruya a Guyana y al planeta enteroMelinda Janki, Guyanese lawyer

El apoyo del Banco ignora las crecientes llamadas a abandonar nuevos proyectos de extracción de petróleo y gas. En su Informe Net Zero publicado en mayo, incluso la históricamente conservadora Agencia Internacional de Energía señaló que limitar el aumento promedio de la temperatura global a 1,5 °C en comparación con el período preindustrial requeriría “que no se aprueben nuevos proyectos de petróleo y gas para el desarrollo”.

La proyección del Banco también está en desacuerdo con el análisis de las perspectivas petroleras de Guyana producido por el Institute for Energy Economics and Financial Analysis (IEEFA), con sede en Estados Unidos, publicado en octubre de 2020. En contraste con el Banco, el IEEFA constató “que los ingresos petroleros no cubrirán el déficit presupuestario anual de Guyana durante los próximos tres años ni cumplirán con su promesa de construir un Fondo soberano de riqueza. Esto llevará a un déficit de USD 482 millones en los primeros tres años”. Incluso con una mejora prevista en los próximos dos años, señala el IEEFA, “aun es probable que el déficit de caja anual agregado de cinco años sea de USD 160 millones”, con el siguiente período apareciendo como altamente incierto: “las perspectivas para la industria del petróleo y el gas son en gran medida negativas. Las nuevas fuerzas políticas y del mercado mundial a largo plazo han creado una sobreoferta permanente de petróleo y gas, precios bajos y nuevos competidores que mantendrán los mercados inestables”.

Ignorar los riesgos climáticos para seguir como hasta ahora

El firme apoyo del Banco Mundial al crecimiento basado en el petróleo en Guyana también es contraproducente a la luz de la grave vulnerabilidad del país a los riesgos físicos que plantea el cambio climático, aun cuando la vía de desarrollo que respalda significa que estos impactos serán más graves. Irónicamente, el DSP reconoce plenamente estos riesgos, señalando que “los riesgos fiscales que emanan del clima y los desastres naturales podrían descarrilar … los esfuerzos de crecimiento y desarrollo; la necesidad de una inversión pública específica para crear resiliencia. Las inundaciones costeras son un riesgo especialmente grave, ya que gran parte de la población y la actividad económica de Guyana, especialmente la agricultura, se concentran en zonas bajas a lo largo de la costa atlántica”.

Melinda Janki, abogada guyanesa, señaló: “Joseph Stiglitz y Lord Stern, dos ex-economistas del Banco Mundial, dicen que la energía renovable ofrece mejores rendimientos económicos. La Agencia Internacional de la Energía dice que no hay nuevos proyectos de combustibles fósiles. Sin embargo, el director del país, Tahseen Sayed, y el equipo del Banco Mundial están presionando a Guyana para que haga la transición al petróleo y pase de ser un sumidero de carbono a una bomba de carbono de 3,87 gigatones. Los Directores Ejecutivos deben poner fin a esta locura antes de que el equipo en el país destruya Guyana y todo el planeta”.

De hecho, en respuesta a las amenazas planteadas por el cambio climático, los ciudadanos guyaneses demandaron a su gobierno en un caso innovador presentado en mayo, alegando que su búsqueda del desarrollo de petróleo en alta mar es inconstitucional, “con el argumento de que exacerba el calentamiento global y amenaza los derechos humanos”. El caso, el primero de su tipo en el Caribe, fue presentado ante la Corte Constitucional de Guyana y está en curso.